Bajar de peso con medicamentos y sin consecuencias es imposible: expertos

Las causas de la obesidad son distintas para cada persona, por lo que una sola pastilla no puede ser efectiva para combatir esta enfermedad
medicinas
medicinas  medicinas  (Foto: )
  • A+A-
Por: Madison Park
Autor: Madison Park
(CNN) -

La obesidad no se cura con pastillas, inyecciones o cirugía. Los estimulantes para bajar de peso aceleran el metabolismo pero pueden causar embolias, infartos y problemas cardiovasculares. Los medicamentos que impiden que el cuerpo absorba grasa tienen terribles efectos secundarios como diarrea, brotes de grasa y el notorio flujo anal.

No tenemos una varita mágica para la obesidad", dice el Dr. Gene Jack Wang, presidente de investigación médica en el Laboratorio Nacional Brookhaven en Estados Unidos.

El médico Sidney Wolfe, director del Grupo de Investigación para la Salud que es parte de la organización sin fines de lucro y defensor del consumidor Public Citizen de Estados Unidos, no tiene muchas esperanzas acerca del desarrollo de un medicamento efectivo y seguro para bajar de peso.

“La posibilidad de que el medicamento sólo haga cosas buenas como bajar de peso y no tenga varios efectos en el cuerpo, es de cero”, dijo.

A pesar de siglos de supuestos remedios para bajar de peso, desde sopas anti-obesidad, dietas relámpago basadas en vinagre e incluso anfetaminas, las modas pasajeras han sido un fracaso.

Con el paso de los años, las personas se han obsesionado cada vez más con la pérdida de peso, pero no se han vuelto más saludables, ya que la obesidad ha llegado a ser un problema de salud pública.

La obesidad tiene más factores que sólo comer en exceso, según algunas investigaciones. Las razones por las que la gente sube excesivamente de peso pueden variar, y un medicamento no atenderá todos los factores, como estilo de vida, acceso a la comida y medio ambiente.

Nuestro cerebro tiene una tendencia natural al deseo de comer más allá de la necesidad, para almacenarlo en caso de escasez o hambruna, señalan científicos. Esto no es lo ideal en esta era moderna en la que los alimentos con alto contenido calórico están disponibles en todo momento.

Pastillas mágicas dañinas

Los medicamentos no han respondido efectivamente el problema, a pesar de los miles de millones de dólares gastados en investigación.

El grupo de investigación de Public Citizen pidió a la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) que prohibiera el único medicamento aprobado para perder peso a largo plazo: el orlistat.

El grupo dijo que el orlistat, vendido en México con receta médica en forma de Xenical Orlistat y como medicamento de mostrador como Lindeza, causa serios efectos secundarios como lesiones en el hígado y falla renal.

Genentech, el fabricante de Xenical, dijo que aún no había revisado la petición. La firma argumentó que la eficacia y seguridad del medicamento “está basada en más de 10 años de experiencia clínica y en más de 38.7 millones de pacientes a nivel mundial que han recibido Xenical”.

Glaxo Smith Kline, dueño de Alli, anunció que sacaría del mercado el medicamento para perder peso junto con otros productos, pues “no contienen una masa crítica suficiente” de consumidores.

El tratamiento para la obesidad “es una prioridad” entre los investigadores de medicamentos, dijo el Dr. Mark Gold, presidente de psiquiatría en la Universidad de Florida, quien se concentra en la adicción y a los hábitos alimenticios. “Han fracasado en la mayoría de los casos previos”.

Los medicamentos para perder peso y sus efectos secundarios son muy variados, entre ellos: Redumed, Basistram, Yeduc, (infartos, embolias), Ifa acxion (riesgo cardíaco), Acomplia (pensamientos suicidas).

El año pasado, la FDA rechazó tres propuestas de medicamentos para bajar de peso: Qnexa, Iorcaserin y Contrave, debido a preocupaciones de seguridad desde problemas cardíacos hasta problemas psicológicos.

“Bajar de peso no significa nada si el medicamento está teniendo efectos negativos”, dijo Wolfe, quien es miembro de un comité de asesoría de seguridad en la FDA. Él no participó en los lineamientos en torno a los tres medicamentos para perder peso.

“Los medicamentos para dietas no deberían ser aprobados a menos que sean seguros, pues la gente que tiene sobrepeso ya sufre un riesgo cardiovascular mayor, y riesgo a sufrir una embolia. Si vas a agregarle a eso un medicamento, no tiene sentido”.

Entonces, ¿por qué no se puede crear un medicamento efectivo para bajar de peso sin que tenga terribles efectos secundarios?

Obesidad, responsabilidad personal

Las causas del aumento de peso pueden ser emocionales, biológicas, sociales, psicológicas, ambientales… y estos factores múltiples no caben en una pastilla efectiva.

Mientras que el estilo de vida, la dieta y el ejercicio son importantes, nuestro cableado biológico, junto con el ambiente moderno, lo dificultan, dicen investigadores.

“Mucha gente dice que la razón de la obesidad es una responsabilidad personal”, dice el científico Wang. “Como médico, no creo que eso sea necesariamente cierto”.

Los investigadores están pensando cómo atacar el problema del sobrepeso porque el enfoque tradicional de culpar al paciente no está funcionando, dijo.

Nuestro cerebro busca calorías para almacenarlas para tiempos difíciles, dice Gold, investigador de obesidad.

“Pero desafortunadamente, eso funcionó muy buen cuando teníamos poca comida y necesitábamos un incentivo para cazar. Ahora que tenemos una abundancia de comida, es muy fácil obtener comida, y comida rápida”, dijo.

Hoy en día, los alimentos con alto contenido calórico cargados de sal, azúcar y grasa están por doquier. La publicidad y los mensajes sociales bombardean a los consumidores para comer.

“La epidemia global de obesidad se debe a que hay comida disponible en cualquier lugar”, dijo Gold. “La comida evolucionó, pero nuestro cerebro no ha cambiado realmente de la época en la que teníamos que cazar y cultivar nuestros propios alimentos”.

Gran parte de los senderos del cerebro están ligados al apetito, dijo. Es difícil crear un medicamento que suprima el apetito cuando puede haber varios factores desconocidos involucrados en este instinto.

Los medicamentos para reducir el apetito han tenido resultados desastrosos como episodios psicóticos, depresión y pensamientos suicidas, según expertos.

La Dra. Patricia Powell, profesora clínica adjunta para la farmacia clínica en la Universidad de Carolina del Sur, dice que “el problema con estos estimulantes son los efectos secundarios, el riesgo cardiovascular, embolias, infartos, presión sanguínea alta. Están forzando al corazón a trabajar más rápido”.

El riesgo de un infarto o una embolia “supera cualquier beneficio pequeño de perder peso”, dijo.

Otro efecto secundario es que algunas personas adoptan adicciones nuevas como las drogas y el alcohol después de haber suprimido su apetito, dicen expertos. Es por eso que comer en exceso se ha ligado a la adicción a las drogas.

“No puede haber un conductor más básico para la gente que comer”, dijo Wolfe, quien habla de forma crítica sobre los medicamentos para perder peso. “Está incrustado en todo el cuerpo, y si suprimes el apetito o afectas la absorción de grasa, otros sistemas saldrán afectados”.

Y agregó de forma contundente: “El punto es: la magia no existe”.

Ahora ve