Los padres que viven separados de sus hijos, ¿cuánto se involucran?

Las parejas divorciadas en EU mantienen una participación activa en la vida de sus hijos a pesar de no vivir con ellos, según un estudio
divorcio padres hijos matrimonio
divorcio padres hijos matrimonio  divorcio padres hijos matrimonio  (Foto: )
Wayne Drash
Autor: Wayne Drash
ATLANTA (Reuters) -

La conformación actual de las familias, y los divorcios frecuentes, han causado que existan dos tipos de padres: los que participan todos los días de manera regular en la vida de sus hijos y los que viven separados de ellos, de acuerdo con un estudio difundido por el Pew Research Center.

“Por un lado, los padres que viven con sus hijos parecen estar mucho más involucrados con ellos de lo que estaban hace 50 años”, dijo Gretchen Livingston, la autora principal del estudio de Pew. “Pero al mismo tiempo, la proporción de padres que viven separados de sus hijos se ha más que duplicado” desde 1960.

Aunque el estudio se hizo en Estados Unidos, México presenta cifras similares en su tasa de divorcios. En 1990 la población divorciada representaba el 1.2%, mientras que para 2010 las cifras de parejas divorciadas aumentaron a 3.7%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).  

“Este asunto de vivir separados de tus hijos frente a vivir con tus hijos es muy importante si observamos la participación en el día a día con los niños”, dice Livingston.

“Nuestra investigación muestra que los padres que viven con sus hijos están mucho más involucrados”.

El estudio de Pew se basa en el análisis de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar (NSFG, por sus siglas en inglés) que involucra entrevistas realizadas por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud estadounidense.

Algunos de los hallazgos suenan lógicos: Un padre que vive con su hijo participará más.

Un estudio separado, el Pew Research Center señaló que el 69% de los encuestados dijeron que creen que un niño necesita un padre en el hogar para crecer feliz.

El estudio basado en las estadísticas de la NSFG también encontró que la educación, la riqueza y la raza son factores que contribuyen.

“Los papás blancos, con estudios universitarios y que tienen mayores ingresos, son más propensos a vivir con sus hijos que otros padres”, dijo Livingston. “Los números son bastante crudos”.

Por ejemplo, el 40% de los padres con menos de un diploma de escuela preparatoria viven lejos de los hijos en comparación con el 7% de los padres con títulos universitarios que viven separados de sus hijos, según el estudio.

“Las diferencias son igual de grandes que las diferencias de raza y de ingresos”, dijo Livingston.

El estudio encontró que el 21% de los padres blancos viven lejos de sus hijos. Entre los afroamericanos, este porcentajes se elevan al doble, el 44%. Entre los hispanos, el 35% vive lejos de sus hijos.

Pero de entre los padres que viven separados de sus hijos, los papás afroamericanos fueron los más involucrados en las vidas de sus hijos.

“Yo creo que es una historia de dos padres distintos”, dice Livingston, “pero sólo porque un padre no vive con su hijo, no significa necesariamente que esté ausente de la vida de ese niño”.

En 1960, el 89% de los niños vivía en casa con su papá. Hoy en día, la cifra es del 73%.

En el lado positivo, el estudio encontró que los padres que viven con sus hijos son más activos que nunca:

• El 93% conversó con sus hijos varias veces a la semana acerca de lo que está pasando en sus vidas (frente al 31% que viven lejos de sus hijos).

• Nueve de cada 10 realizó varias comidas semanales con sus hijos.

• Aproximadamente seis de cada 10 les ayuda con la tarea.

• Poco más del 50% lleva y recoge a sus hijos de sus actividades.

En cuanto al 27% de los padres que viven lejos de sus hijos, casi una quinta parte son considerados los padres ausentes, con sólo contacto ocasional y sin visitas durante el año pasado.

El 14% dijo que aunque no viven con ellos, ven a sus hijos varias veces a la semana y hablan por teléfono o correo electrónico con ellos regularmente.

A todos los padres encuestados se les preguntó: “¿Qué tan buen trabajo cree usted hacer como padre?”

Se les dio respuestas fijas: Casi nueve de cada 10 de aquellos que viven con sus hijos dijo que eran buenos o muy buenos papás, el 49% de los que viven lejos de sus hijos respondió lo mismo.

Frank Furstenberg, profesor de Sociología e Investigación de Zellerbach Family de la Universidad de Pennsylvania, escribió en 1988 un artículo titulado Good dads, Bad dads sobre las crecientes desigualdades entre los padres en EU. Este último estudio subraya aún más lo que escribió hace muchos años. “No es una nueva tendencia, pero se ha agravado con el tiempo”, dice.

“Desde el primer momento, las familias de bajos ingresos, las familias con ingresos medios y las familias de altos ingresos son cada vez más divergentes, tanto en su forma como en la manera en que funcionan como familias. No es porque las personas no compartan los mismos valores, sino que el tipo de inicio y los recursos que los padres pueden aplicar se ha convertido en un problema apremiante en la sociedad estadounidense".

Ahora ve
No te pierdas