¿Qué es y cómo se contagia el sarampión?

La enfermedad se produce por un virus que se contagia a través de la saliva y los fluidos nasales, provocando salpullido y fiebre

Descripción

1
Sin Pie de Foto
sarampion rubeola grano comezon varicela  Sin Pie de Foto  (Foto: Getty Images)

El sarampión es una infección infantil causada por un virus. Alguna vez fue bastante común, pero ahora se puede prevenir con una vacuna.

Este miércoles se detectó el primer caso en México: una niña de 18 meses proveniente de Francia. El gobierno instaló un cerco sanitario de vacunación en los aeropuertos el pasado 15 de julio. Hasta mayo pasado, 38 países europeos reportaron más de 12,000 casos de sarampión.

De acuerdo con el Secretario de Salud, José Angel Córdova Villalobos, éste es el primer caso detectado en México desde 2007.

El sarampión puede ser grave e incluso mortal para los niños pequeños. Aunque las tasas de mortalidad han disminuido en todo el mundo a medida que más niños reciben la vacuna contra este virus, la enfermedad todavía mata a varios cientos de miles de personas al año, la mayoría menores de 5 años.

A continuación te presentamos cómo prevenir la enfermedad, cuáles son sus síntomas y qué tratamiento debes seguir en caso de que tú o un miembro de tu familia la contraigan.

Prevención

2
Cuartoscuro Archivo
vacuna sarampion adulto  Cuartoscuro Archivo

Vacunar. Asegúrate de que cualquier persona que esté en riesgo de contraer el sarampión y que no haya sido vacunado, reciba la inmunización contra este virus tan pronto como sea posible.

Esto incluye a cualquier persona nacida después de 1957 que no ha sido vacunada, así como los bebés mayores de seis meses de edad.

La secretaría de Salud recomienda la vacunación de cualquier persona menor de 40 años, especialmente si viajará al extranjero.

Si alguien en tu hogar tiene sarampión, toma las siguientes precauciones para proteger a los familiares y amigos vulnerables:

Aislamiento. Debido a que el sarampión es altamente contagioso, alrededor de cuatro días antes hasta cuatro días después de que el salpullido inicia, los enfermos no deben realizar actividades en las que interactúen con otras personas durante este periodo.

Hay que mantener a las personas no vacunadas –hermanos o padres, por ejemplo– lejos de la persona infectada.

Prevención de nuevas infecciones

Si ya has tenido sarampión, tu cuerpo ha reforzado su sistema inmunológico para combatir la infección, y no puedes contagiarte de sarampión de nuevo. La mayoría de las personas nacidas antes de 1957 son inmunes al sarampión, simplemente porque ya lo tuvieron.

Para todos los demás, existe la vacuna contra el sarampión, la cual es importante para:

Promover y preservar la inmunidad del rebaño. Desde la introducción de la vacuna contra el sarampión, esta enfermedad ha sido prácticamente eliminada. Este efecto se llama inmunidad del rebaño.

Prevenir un resurgimiento del sarampión. Poco después de que las tasas de vacunación disminuyen, el sarampión comienza a regresar. En 1998, un estudio publicado — ahora desacreditado — vinculaba erróneamente el autismo con la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral o SPR). En Reino Unido, donde se originó el estudio, la tasa de vacunación bajó a un mínimo histórico de casi 80% de todos los niños de 2003 a 2004. En 2009, más de 1,100 niños en Reino Unido contrajeron sarampión, frente a sólo 70 niños en 2001.

Causa

3
bebe campana
vacuna sarampión Guerrero  bebe campana  (Foto: Archivo Cuartoscuro)

La causa del sarampión es un virus muy contagioso que vive en la mucosa de la nariz y garganta de un niño o adulto infectado. Ese niño o adulto es contagioso cuatro días antes y cuatro días después de que aparezca el salpullido.

Cuando alguien con sarampión tose, estornuda o habla, gotitas infectadas se esparcen por el aire, donde otra gente puede inhalarlas.

Las gotitas infectadas también pueden aterrizar en una superficie, donde permanecen activas y contagiosas durante varias horas. Puedes contraer el virus al poner tus dedos en tu boca o nariz o al frotarte los ojos después de tocar la superficie infectada.

Factores de riesgo

4
granitos
sarampion varicela viruela measles granos rubeola  granitos  (Foto: Getty Images)

Falta de vacunación. Las personas que no han recibido la vacuna contra el sarampión tienen muchas más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Viajes internacionales. Las personas no vacunadas que viajan a países en desarrollo, donde el sarampión es más común, tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Carencia de vitamina A. Las personas que no tienen suficiente vitamina A en sus dietas tienen más probabilidades de contraer sarampión y tener síntomas más graves.

Síntomas

5
Sin Pie de Foto
sarampion rubeola grano comezon varicela  Sin Pie de Foto  (Foto: Getty Images)

Los signos y síntomas del sarampión aparecen entre siete a 14 días después de la exposición al virus. Los signos y síntomas del sarampión incluyen típicamente:

Fiebre

Tos seca

Escurrimiento nasal

Dolor de garganta

Ojos inflamados (conjuntivitis)

Sensibilidad a la luz

Pequeñas manchas blancas con centros de color blanco azulado encontradas dentro de la boca en el revestimiento interno de la mejilla, llamados puntos de Koplik

Una erupción cutánea formada por manchas grandes, planas, que a menudo se conectan unas con otras La infección se produce en etapas sucesivas durante un período de dos a tres semanas.

Infección e incubación. Durante los primeros siete a 14 días después de que la persona se infecta, el virus del sarampión se incuba. No se tienen signos o síntomas de sarampión durante este tiempo.

Signos y síntomas no específicos. El sarampión comienza con una fiebre leve a moderada, a menudo acompañada de una tos persistente, secreción nasal, ojos inflamados (conjuntivitis) y dolor de garganta. Esta enfermedad relativamente leve puede durar dos o tres días.

Enfermedad aguda y erupciones cutáneas. El salpullido consiste en pequeñas manchas rojas, algunas de las cuales están un poco elevadas. Manchas y protuberancias en racimos apretados dan a la piel un aspecto rojizo. Comienzan en la cara en primer lugar, sobre todo detrás de las orejas y a lo largo de la línea del cabello. En los próximos días, la erupción se extiende por los brazos y el tronco, y luego sobre los muslos, las piernas y los pies. Al mismo tiempo, la fiebre se eleva abruptamente, llegando a ser a menudo tan alta como 40 o 40.6 grados centígrados (104 o 105 grados Farenheit).

El salpullido del sarampión se desvanece poco a poco, desapareciendo de la cara primero y por último de los muslos y los pies.

Período de transmisión. Una persona con sarampión puede contagiar el virus a otras personas durante ocho días: cuatro días antes de que aparezca la erupción y cuando la erupción ha estado presente durante cuatro días.

Cuándo consultar a un médico. Llama a tu médico si piensas que tú o tu hijo pueden haber estado expuestos al sarampión, o si tú o tu hijo presentan una erupción semejante a la del sarampión. Revisa los registros de vacunación de tu familia con tu médico, especialmente antes de empezar la escuela primaria, antes de la universidad y antes de los viajes internacionales.

Tratamiento

6
ninez
sarampion varicela rubeola grano comezon fiebre  ninez

No existe tratamiento farmacológico para librarse de una infección establecida de sarampión. Sin embargo, se pueden tomar algunas medidas para proteger a las personas vulnerables que han estado expuestas al virus.

Vacunación post-exposición. A las personas no vacunadas, incluyendo a los bebés, se les puede administrar la vacuna contra el sarampión en las primeras 72 horas de exposición al virus para proporcionar una protección contra la enfermedad. Si el sarampión se desarrolla a pesar de esto, suele tener síntomas más leves y duran menos tiempo.

Inmunoglobulina sérica. Las mujeres embarazadas, bebés y personas con sistemas inmunes debilitados que hayan sido expuestas al virus pueden recibir una inyección de proteínas (anticuerpos) llamada inmunoglobulina sérica. Cuando se administra dentro de los seis días tras la exposición al virus, estos anticuerpos pueden prevenir el sarampión o hacer que los síntomas sean menos severos.

Medicamentos

Para bajar la fiebre. Tú o tu hijo pueden tomar medicamentos de venta libre como el acetaminofén (Tylenol y otros), el ibuprofeno (Advil, Motrin y otros) o el naproxeno (Flanax) para ayudar a aliviar la fiebre que acompaña al sarampión. No le des aspirina a los niños debido al riesgo del síndrome de Reye; una enfermedad rara pero potencialmente fatal.

Antibióticos. Si una infección bacteriana, como la neumonía o una infección de oído, se desarrolla al mismo tiempo que tú o tu hijo tienen sarampión, tu médico puede recetarte un antibiótico.

Vitamina A. Las personas con bajos niveles de vitamina A son más propensas a tener un caso más grave de sarampión. La administración de esta vitamina puede reducir la gravedad del sarampión. Por lo general se da en una gran dosis de 200,000 unidades internacionales (UI) durante dos días. (Ve aquí dónde se encuentra la vitamina A.)

Cuidados

7
granitos
varicela viruela sarampio rubeola chicken pox granos cuarent  granitos  (Foto: Getty Images)

Si tú o tu hijo tienen sarampión, manténte en contacto con tu médico a medida que vigilas el progreso de la enfermedad, y permanece atento a las complicaciones. También prueba con estas medidas de alivio:

Tómalo con calma. Descansa y evita ocuparte en actividades.

Bebe líquidos. Bebe mucha agua, jugos de frutas y té de hierbas para reemplazar los líquidos perdidos por la fiebre y la sudoración.

Busca alivio respiratorio. Utiliza un humidificador para aliviar la tos y el dolor de garganta.

Descansa los ojos. Si tú o tu hijo están sensibles a la luz, al igual que muchas personas con sarampión, mantén las luces bajas o usa lentes oscuros. Además, evita leer o ver la televisión si te molesta.

Con información de Clínica Mayo.