Por qué los aficionados a los videojuegos son buenos para el gimnasio

Características como establecer metas de corto plazo y concentrarse en los objetivos permiten que los aficionados sean buenos culturistas
Jacque Wilson
Autor: Jacque Wilson
(Reuters) -

Los entrenaron para ser capaces de concentrarse durante semanas en lograr un objetivo único a la vez. Saben cómo identificar claramente los obstáculos y realizar planes paso a paso para superarlos.

Se obsesionan por mejorar algunas habilidades específicas, pero juzgan el éxito sólo por los logros en el progreso total en el mundo que decidieron conquistar (realista o fantástico). Precisamente son esas características las que convierten a los gamers en grandes culturistas.

Tómate un momento para reír, si es necesario. Ahora, escúchanos. Brian Wang y Dick Talens eran los típicos aficionados a los videojuegos en la preparatoria. Uno era flaco y el otro era gordo. Crecieron jugando sesiones maratónicas de EverQuest y Counter-Strike.

“Literalmente me levantaba y jugaba todo el día, comía de forma intermitente”, dice Talens. “Está bien, cuando digo de forma intermitente, me refiero a que comía mucho”.

Pero en el momento en que los hombres se conocieron en la Universidad de Pennsylvania en 2004, cambiaron su obsesión por los videojuegos por el levantamiento de pesas. A medida que intercambiaban historias en el gimnasio, se dieron cuenta que su saludable transformación había sido más fácil para ellos que para la mayoría de la gente.

¿Por qué? Porque eran, y siempre serán, gamers.

“La gente no se da cuenta que los videojuegos son una expresión de la personalidad”, dice Talens.”Hay ciertas cualidades que las personas tienen. Se obsesionan por mejorar las estadísticas, por llegar al siguiente nivel. Prestan mucha atención a los detalles. Los chicos que juegan (World of Warcraft) (…) son muy intensos sobre cualquier cosa que tengan que hacer. Pueden usar esa adicción y todo lo que le caracteriza para mantenerse en forma”.

Es una teoría en la que confían plenamente. Talens y Wang son los cofundadores de Fitocracy, una página web que convierte a los aficionados a los videojuegos en aficionados a mantenerse en forma. El sitio cuenta con 70,000 usuarios en su versión beta y esperan que en los próximos meses se puedan abrir a 60,000 más que están en la lista de espera.

Los miembros de Fitocracy pueden “subir de nivel” al ganar puntos por sus rutinas de ejercicio. Los nuevos niveles desbloquean desafíos especiales o misiones que son diseñadas para presionar a los usuarios a salir de su zona de confort. Por ejemplo, un corredor podría tener que hacer yoga, o un culturista podría tener que correr cinco kilómetros.

Sin embargo, uno se tiene que preguntar: ¿Qué podría hacer que un guerrero virtual cambiara su espada y su escudo por un par de mancuernas? Lo mismo que hizo que se interesara en los videojuegos, dice el doctor Scott Rigby.

Rigby y el doctor Richard Ryan son los coautores del libro Glued to Games: How Video Games Draw Us In and Hold Us Spellbound. Como expertos en motivación humana, identificaron las necesidades psicológicas básicas (similares a las necesidades como comer, beber y dormir) que satisfacen los videojuegos.

En primer lugar, dice Ryan, está la necesidad de sentirse competente. En la vida real, tienes la oportunidad de “subir de nivel” sólo una vez cada par de años: como cuando asciendes en el trabajo o te casas. En los videojuegos, siempre sabes lo que tienes que hacer para llegar al siguiente nivel.

“En los videojuegos, constantemente recibes información sobre tus logros y (aprendes) la forma en que puedes hacer mejor las cosas”, dice Ryan. “Hay una oportunidad para desarrollar un dominio, lo que es un motivador clave”.

Eso se traduce muy bien a mantenerse en forma, ya que darle seguimiento a tus logros te permite progresar más rápido. Sabes que mejoraste cuando corres un kilómetro adicional o cargas 23 kilogramos más de peso muerto.

Un segundo factor de motivación en los videojuegos es la sensación de libertad y de autonomía, dice Rigby. A las personas les gusta saber que tienen el control de su futuro. En los juegos de video, puedes elegir tu camino, las habilidades que deseas mejorar, incluso tu equipo. Y poder tomar las mismas opciones en tu régimen de ejercicios ayuda a que te sientas con poder.

“Los objetivos en los juegos son muy claros”, dice Rigby. “Debes correr del punto A al punto B, entregar un mensaje, matar a un malo. Tienes una sensación clara de ‘si tomo estos pasos, tendré éxito’. Y llamémosle misiones, porque suenan heroicas. ¿Y a quién no le gusta sentirse como un héroe?

Michael Perry, un usuario de Fitocracy, dice que lo más importante para él es la comunidad en la página web, que se asemeja a su juego favorito en línea World of Warcraft. En cualquier juego de rol multijugador en línea, trabajas con otros jugadores para conquistar a los enemigos. Tu equipo espera que te presentes y hagas lo que se necesita hacer. Obtiene el mismo sentido de responsabilidad con los miembros de Fitocracy.

“Cuando jugaba WoW (World of Warcraft) todo el tiempo, me tenía que asegurar que todo lo que hacía era correcto. Investigaba hasta último detalle, para asegurarme de que estaba realizando los hechizos correctamente y en el momento adecuado. No me perdía una incursión”, dice Perry. “Creo que se traduce muy bien para hacer ejercicio y para el culturismo, porque debes de tener ese nivel de conocimiento, (y) debes de tener ese nivel de compromiso”.

Ribgy dice que la comunidad que rodea a los juegos en línea, o mantenerse en forma, satisface una de las últimas necesidades psicológicas: las relaciones.

“Hay un componente social en esto (…) dependes de los demás. Realmente necesitas a la otra persona para que vigile tu espalda y viceversa”, dice. “(Los juegos) construyen una sensación de “le importo a los demás, los demás me importan’”.

Por supuesto, la motivación no se limita a los aficionados a los videojuegos. Todo el mundo tiene estas necesidades psicológicas básicas que pueden aplicar al ejercicio. Simplemente para los gamers es más fácil aprender el idioma.

“Lo que tienen los aficionados de los videojuegos es una cierta comprensión de cómo se construyen estas especies de estructuras para mantenerse en forma: fijar objetivos, medir el progreso, etc.”, dice Rigby. “En otras palabras, es un mundo que conocen”.

Un ejemplo es Vin Diesel, uno de los hombres más fornidos en Hollywood. Diesel solía jugar D&D (Dungeons and Dragons) en sus días libres como guardia en una discoteca de Nueva York.

En su contribución al prólogo para el libro 30 Years of Adventure: A celebration of Dungeons and Dragons,  escribió, “A todos nos atrajo el juego porque nos permitía convertirnos en estos personajes, muy diferentes en apariencia y en acciones, pero lo que nos mantuvo enganchados fue la búsqueda de un personaje que representara a nuestro ser superior”.

Una búsqueda para ser diferente, para actuar de forma más fuerte, para ser mejores. ¿Suena conocido?

Ahora ve
No te pierdas