"Estoy celosa de mi bebé": Una confesión de mamá

Los terapeutas afirman que los celos que se sienten hacia un bebé son completamente normales y es solo una etapa
padre e hijo
padre e hijo  padre e hijo  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Shannon Cook
(CNN) -

Aproximadamente una semana después del parto, mi esposo me llamó desde la habitación de nuestra bebé: "Cariño, ¿qué es esto?".

Entré, lista para ofrecer inexpertos consejos de paternidad a mi abrumado esposo, pero allí estaba Daniel, sonriendo y agitando un pequeño sonajero azul en forma de hipopótamo frente a nuestro motivo de alegría.

Resulta que yo no era el "cariño" a quien se refería. No; "cariño" era nuestra recién nacida.

Bueno, esto es nuevo, pensé. Después de 10 años de ser la chica número uno de mi esposo, ahora usa ese apodo especial para nuestra hija.

Pero, ¿qué es esa sensación incómoda en mi pecho?; ¿esa ligera angustia seguida de una acidez estomacal pesada? No. Podrían ser… ¿celos?

"Sí, lo que describes es definitivamente un caso de celos", me dijo Gerrod Parrott, profesor de Psicología en la Universidad Georgetown, en Estados Unidos. "Es una reacción completamente normal. Los celos son una respuesta a una amenaza percibida hacia una relación importante. Parte de nuestro sentimiento de quiénes somos viene de cómo nos tratan otros, y cuando una persona especial parece darle ese tratamiento a alguien más, es normal sentir inseguridad y una pérdida de identidad".

Así que no solo soy pésima en doblar mamelucos; también soy capaz de sentir celos de mi propia bebé. Y si soy honesta, esos sentimientos empezaron tiempo atrás.

"¿Cómo está mi niña?", preguntaba Daniel cuando todavía estaba embarazada, haciendo clara referencia a la que aún no había nacido. Después regresó de un viaje de trabajo a Taiwán con un pequeño regalo para mí, y un regalo realmente increíble para la bebé: un cerdo rosado de peluche que inmediatamente deseé que fuera mío.

No me malentiendan; es maravilloso ver a mi esposo tan entusiasmado y enamorado de nuestra bebé. No querría que fuera de otra manera. Pero definitivamente hay un proceso de ajuste lento.

Incluso a medida que la bebé se aproxima a cumplir 18 meses, escuchar a Daniel llamarla "mi princesa" me hace pensar en poner sus zapatos en el lavavajillas.

"El amor romántico y el amor paternal son sistemas de superposición", dice Parrott, quien ha estudiado los celos y la envidia durante más de 25 años. "Ambos involucran un fuerte apego y dependencia. Los niños reciben tipos de atención física que se superponen con las interacciones románticas, y por esa razón usualmente se les retira eso después en la niñez".

Tiene sentido. ¿Alguna vez has visto a los padres con sus pequeños? Hay un montón de abrazos, besos y pláticas repugnantemente acarameladas.

"No, no es sexual", dice Parrott. "¿Pero es íntimo? ¡Ciertamente!".

No solo son las mamás las que se pueden sentir un poco fuera de forma cuando sus esposos adoran a sus hijas. La psicóloga y presentadora del programa de televisión Couples Therapy (Terapia de pareja), Jenn Berman, dice que los papás se quejan más de perder la atención de la esposa por los bebés. 

"Creo que muchas de las mujeres se sienten igual que tú, pero tienen miedo de decirlo porque como mujer se nos inculca en la sociedad a ser desinteresadas y a ser dadoras", dice. "Creo que se necesita mucha valentía para admitir que te sientes un poco reemplazada".

Está bien, es natural, pero, ¿qué puedo hacer sobre esos ocasionales celos? 

Primero que nada, dice Berman, tengo que aceptar que, como nuevos padres, mi esposo y yo estamos tratando de descifrar todavía cómo manejar nuestra relación en este contexto muy diferente. "Toma cierto tiempo conseguir el equilibrio", dice.

Y, sorpresa, hablar de eso ayuda. "Recuerda, está bien no ser perfecta", dice Parrott. "Si realmente te gusta ser la única dulzura princesa en la casa, puedes tratar de decirlo de una manera que haga que tu esposo sienta que significa que él es especial para ti, así como quieres ser especial para él".

Entendido. Y mi esposo lo entiende también. Cuando señalé que el "¿cómo está mi niña?" era un poco discordante, empezó a decir "¿cómo están mis niñas?". (Nunca subestimes el poder de una "s" estratégicamente colocada).

Cuando me lamentaba por no sentirme más como su princesa, me dijo que en realidad obtuve un ascenso: a reina. Y he adoptado el título poco a poco.

Pero los apodos de la realeza son innecesarios para recordar a las mamás que son especiales los otros 364 días del año, según Berman, autora de SuperBaby: 12 Ways to Give Your Child a Head Start In The First Three Years. "Tampoco es necesario que los papás compren regalos costosos".

"Un momento básico, cara a cara, sin tener la televisión prendida, sin Blackberrys, sin iPads, sin ninguna de esas cosas; ese es realmente uno de los mejores regalos", dice. "Es dinero emocional en el banco".

Brandon Wheeler, un padre de tres hijas, da la perspectiva del padre: "Sí compro flores o pequeños regalos a veces para (mi esposa), pero honestamente aquellas cosas tienen un menor impacto que cuando lavo los trastes al azar, llevo a las niñas a dormir o ayudo a que se cumplan las reglas", dice.

Pero si le presta demasiada atención a su esposa, Brandon dice que su hija más pequeña de ocho años, Juliet, se siente celosa de su madre. Incluso sugirió a su padre que hiciera una agenda para determinar a cuál de las dos consentir en momentos diferentes.

"Si (Juliet) está durmiendo, entonces puedo consentir a mamá", dice Brandon.

¿Alguien podría llevarle una cerveza a Brandon, por favor? ¡Qué acto de equilibrio!

Por supuesto, hay mucho qué agradecer en mi situación. Tengo un esposo que es un padre involucrado. Si Daniel me quita del camino en su prisa para vaciar el bote de los pañales, ¿quién soy yo para quejarme? Si me anima a salir con mis amigos mientras él disfruta de su hija, ¡lo haré!

Y muy en el fondo, sé que sigo siendo su chica principal. Su mirada cuando recién estrené un vestido me lo dice.

Quizá realmente es posible tener dos mujeres adoradas. Su Majestad realmente espera que así sea.

¿Alguna vez te has sentido celosa de la atención que tu pareja les muestra a sus hijos? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Ahora ve