La figura de las mujeres, antes y después de pasar por un embarazo

Famosas como Heidi Klum son conocidas por recuperar con rapidez el peso y la figura que tenían antes de un embarazo
Existen métodos naturales para perder el peso post embarazo
GET. Embarazo  Existen métodos naturales para perder el peso post embarazo  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Shannon Cook
(Reuters) -

¿Soy solo yo o estamos un poco obsesionados sobre cómo se ven las celebridades después del nacimiento de sus hijos?

Claro, las personas famosas son siempre divertidas de observar (especialmente cuando hacen cosas interesantes como Mila Kunis y salvan vidas), pero todas estas pláticas en torno a sus muslos, traseros y senos al poco tiempo de haber vivido una de las experiencias naturales más preciosas de su vida, ¿no es un poco torcido?

Me voy a arriesgar y diré que sí lo es.

Felicito a Beyoncé por verse como, bueno, Beyoncé al salir de parto vestida en un sensual vestido rojo. Uno casi podía escuchar el sonido de champaña descorchándose alrededor del mundo celebrando su talento por no hacer de su hermoso cuerpo un desastre. Y luego, están las interminables portadas de revistas mostrando su increíble abdomen (¡maquillado!) con encabezados similares a "¡De parto a bikini en menos de cinco minutos!".

¿Y qué con el desagradable movimiento neonatal? Jessica Simpson fue brutalmente criticada por el peso que ganó durante el embarazo. Y puedes confiar en que los fotógrafos de Hollywood están celebrando con champaña el haber sido los primeros en fotografiarla después de haber tenido a su bebé. Esperemos por su bien, que escape ilesa a diferencia de Bryce Dallas Howard. La destazaron los comentaristas de TMZ con fotos infraganti de ella el fin de semana del día de las madres (¡qué elegante!) con un poco de sobrepeso en compañía de su bebé de 4 meses.

La más reciente víctima es la estrella de Bollywood, Aishawarya Rai Bachchan, quien ha sido criticada en su natal India por no haber bajado los kilos posparto después de seis meses. Inclusive circula un video en línea que muestra el antes y después de la exMiss Universo al ritmo de elefantes tocando la trompeta.

¿No las pueden dejar en paz? 

¿Y, esta obsesión mediática por la habilidad (o inhabilidad) de las estrellas por poder bajar de peso rápidamente está produciendo ansiedad en las mamás que no son famosas?

"Sí, realmente les genera estrés a las mujeres", dice Geraldine Fitzgerald, una mamá irlandesa de un bebé de 14 meses. "Se escurre hacia lo popular, y hay una competencia feroz entre las madres por 'verse presentables' lo más pronto posible después del parto.

Sally Langeveld tuvo a su primer hijo hace diez meses, y aunque está muy contenta con su cuerpo, está molesta por las críticas a Simpson y Rai.

"Es altamente ofensivo", dice. "Pareciera que las mujeres embarazadas y que acaban de dar a luz (son criticables). Creo que generalmente hay una presión inherente a las mujeres que lo pueden tener todo, ser exitosas, tener un bebé, ser delgadas y fabulosas. Tal vez sólo soy yo, pero al ver fotografías de después del embarazo pienso en cómo es que llegar a estar así tan rápido. Quiero regresar a mi peso anterior".

Pero no todas las madres están preocupadas por la elasticidad de sus célebres homólogas

"No me importa un comino", dice Sarah, madre de tiempo completo (su nombre ha sido cambiado a petición de la misma). "¡Es basura! No tengo tiempo para eso. Si tuviera dinero para contratar a una niñera, a una cuidadora, a un entrenador personal, a un chef… haría lo mismo. Pero al final del día todos somos estas mujeres, así que las felicito por regresar a su figura".

Debo admitir que entrevistar a Heidi Klum cuando yo estaba en el segundo trimestre de mi embarazo fue muy emocionante. Para mí, ella era una especie de diosa del embarazo que pasaba de estar embarazada a o no estarlo sin esfuerzo, al igual que cambia de guardarropa cada estación del año. (¿La recuerdan en la pasarela de Victoria’s Secret a escasas seis semanas después de su cuarto hijo?).

Estaba un poco decepcionada de la respuesta de Klum: "menos carbohidratos, más proteínas" cuando le pregunté sobre su régimen alimenticio postparto. ¿No podía darme unos cristales mágicos germanos que me ayudaran?

Pero toda esta noción de "rebotar" después de haber tenido a tu bebé, ¿qué tan realista es?

"Uno nunca está totalmente de regreso al cuerpo de pelea de antes del matrimonio", dice Jacques Moritz, un obstetra que tiene a Christy Turnlington de paciente. "Las cosas están mucho más holgadas en áreas distintas. Y creo que debemos de dejar de venderles la idea a las personas de que pueden regresar por completo a la figura que tenían. Tendrán estrías. La piel de su abdomen –exceptuando algunas afortunadas– nunca será la misma".

Los senos pueden verse modificados de todas las maneras posibles (y direcciones) después del embarazo y la lactancia. Y también, está lo que Moritz se refiere como "el oscuro secreto" – los cambios que ocurren en los genitales después de un parto natural.

Para todas aquellas consternadas por la forma en la que esta región se amoldará, Moritz comenta que manda a las mujeres con un especialista que les enseña a fortalecer y apretar los músculos pélvicos con ejercicios muy específicos.

El punto es que el concepto "rebotar de regreso" es inadecuado. Aún para las supermodelos que han ido con entrenadoras de élite, y rehabilitación vaginal. Sí, es muy posible que las mamás regresen a su antigua figura y que luzcan fantásticas, eso no se discute. Pero serán una nueva versión de su antigua persona.

"Ya hice las paces con el hecho de que mi cuerpo tiene más curvas", dice Sarah, de 36, con un hijo de 2 años. "Y aunque extraño tener senos más chicos y abdomen de acero, acepto el cuerpo, más femenino, que tengo ahora".

Suena como si Sarah estuviera haciendo un muy buen trabajo en mantener la perspectiva de las cosas; sin embargo, Moritz, quien ha asistido partos desde hace 25 años, dice que ha notado que sus pacientes carecen de una cualidad postparto: paciencia.

"Todas preguntan cuándo pueden regresar al gimnasio", dice. "Algunas de ellas nunca han ido al gimnasio en su vida. Evidentemente hay una preocupación por 'cuándo puedo regresar a ser la misma'".

Fred Borzumato es un entrenador personal de madres famosas como Vera Farmiga, así que sabe un par de cosas sobre su determinación por estar en la alfombra roja rápidamente.

"Mis clientes sienten una increíble cantidad de presión por volver a estar en forma", dice. "Son fotografiadas constantemente, en todos lados. También quieren regresar a trabajar así que tienen que ser delgadas rápido. Se presentan a entrenar como si estuvieran en el trabajo, muy serias. Esto hace mi trabajo muy fácil".

Borzumato dice que pone a sus clientas en una dieta alta en proteínas y baja en grasas, y requieren entrenar por lo menos cuatro veces a la semana. Cada sesión involucra 45 minutos de pesas (para mejorar el metabolismo, dice) y 30 minutos mínimo de cardio.

¿Y además de esto, tienen a un recién nacido? Creo que necesito sentarme.

"Es trabajo muy duro, pero funciona", comenta Borzumato. "Muchas de las veces, tienen un mejor cuerpo después de haber tenido a su hijo. Creo que es porque están tan seguras de querer tener su antiguo cuerpo de regreso, y realmente aprenden a comer y a entrenar adecuadamente".

Muchos expertos en salud, incluyendo a Moritz, te dirán que toma por lo menos un año para que tu cuerpo regrese a su antiguo estado "de la mejor forma posible". Las buenas noticias son que las mamás actuales pueden estar de acuerdo con algunas de estas características. Mis brazos están más tonificados que antes por estar cargando a mi bebé. Algunas mujeres reportan tener mejor sexo postparto debido al incremento en la sensibilidad. Un amigo recientemente me presumía que descubrió su punto G, por cambios que ocurrieron después del parto.

"Honestamente puedo decir que hay veces en que me siento más sexy y hermosa de lo que me sentía antes de haber tenido hijos", dice Sarah. "Sospecho que tiene más que ver con la madurez que he adquirido desde que me convertí en madre. Me ayuda tener un esposo maravilloso que me apoya, y que adora absolutamente todo mi cuerpo, ¡incluyendo mis partes aplastadas!

Esto no suena a una mamá que quiere retroceder. Suena más a una madre que está progresando.

Ahora ve