Investigadores definen los aeropuertos que más esparcen enfermedades en EU

Especialistas encontraron que no siempre las terminales más grandes son las más riesgosas para la transmisión de enfermedades contagiosas
Pasajeros hallan agujas en sándwiches en sus vuelos
(Reuters) -

Puede que no sea la tos ni el estornudo de un pasajero a tu lado en un vuelo quien esté propagando una enfermedad, sino el aeropuerto en el que estuviste.

Luego de un análisis a los 40 aeropuertos más grandes de Estados Unidos, investigadores del departamento de Ingeniería Civil y Ambiental del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) determinaron cuáles con los que más propagarían una enfermedad en el que caso de que un brote surgiera en la ciudad donde se ubican.

Consideraron los patrones de viaje de los pasajeros, la ubicación geográfica de los puertos aéreos, las interacciones entre las terminales e incluso los tiempos de espera, en el estudio publicado el 19 de julio en la revista PLoS ONE.

Una de las sorpresas que resultó del estudio es que el tamaño o flujo de pasajeros no determinó necesariamente la posición de los aeropuertos en la lista de los investigadores.

Mientras que los aeropuertos internacionales John F. Kennedy de Nueva York y el de Los Ángeles fueron el primero y segundo en la lista, respectivamente, la terminal de Honolulu, Hawai, ocupó el tercer lugar, a pesar de que tiene solo el 30% del tráfico respecto al Kennedy.

Los investigadores dijeron que se debe a la ubicación de Honolulu en la red de transporte aéreo: está en el Océano Pacífico, con muchas conexiones con lugares lejanos, con salas amplias y bien comunicadas.

A pesar de que el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta ocupa el primer lugar en el número de vuelos, fue octavo en la lista de aeropuertos que potencialmente esparcen enfermedades. El Aeropuerto Internacional Boston Logan se ubicó en el puesto 15.

Después del Kennedy, el de Los Ángeles y Honolulu, sigue en la lista la terminal aérea de San Francisco, el aeropuerto Newark Liberty, el Chicago O'Hare y el puerto aéreo Washington Dulles. Atlanta, Miami y el Dallas /Fort Worth completaron la lista de 10.

Las crisis de salud pública de la última década, como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) en 2003 o la gripe pandémica H1N1 en 2009, han puesto de manifiesto lo fácil que es la propagación de enfermedades en todo el mundo, incluso a través de los viajes aéreos.

Pero existen modelos, según los investigadores, que buscan sólo terminar con una epidemia y no ubican en primera instancia los lugares que tuvieron el desarrollo de las tasas de infección más altas.

Los especialistas dicen que un nuevo modelo puede ayudar a determinar cómo contener una infección en un área específica, y también apoyar a las autoridades de salud pública a tomar decisiones sobre el tratamiento y las vacunas necesarias en los primeros días de contagio.

"En la actualidad somos capaces de crear modelos con algunos detalles reales de brotes de enfermedades, pero somos menos efectivos en intentar identificar las nuevas medidas para minimizar el impacto de una enfermedad emergente", dijo el profesor Yamir Moreno, de la Universidad de Zaragoza, que estudia las complejas redes y modalidades de propagación de epidemias.

"El trabajo realizado por el equipo del MIT abre el camino para encontrar nuevas estrategias de contención", ya que permite una mejor comprensión de los patrones que caracterizan las etapas iniciales de un brote de la enfermedad, dijo Moreno en un comentario sobre la investigación.

El brote de SARS se extendió a 37 países y causó cerca de 1,000 muertes. La pandemia del virus H1N1, conocido como "gripe porcina", mató a unas 300,000 personas en todo el mundo.

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×