Alex Honnold, el alpinista que llega a la cima en solitario

Alex Honnold es considerado como uno de los mejores alpinistas en la historia de la escalada en formato libre, y dice no conocer imposibles
escalador  escalador solitario
Autor: John Cassaras
(Reuters) -

La punta de los dedos de las manos y los pies de Alex Honnold apenas se aferran a la ladera de una montaña en Yosemite, a miles de metros en el aire. Escala en formato libre, en solitario, lo cual significa que no tiene cuerda para apoyarlo, por lo que un movimiento en falso significaría una caída al rocoso suelo que está abajo.

Levanta la vista hacia el cineasta Peter Mortimer, quien graba su ascenso en silencio, y finalmente rompe el hielo: “Entonces, ¿qué debo hacer? ¿Quieres que haga que parezca que esto me es difícil?”

Al ver escalar a Honnold, de 26 años, esto parece imposible. Mortimer, también escalador, lo descubrió por primera vez en 2008, y quedó tan sorprendido que comenzó a convertir sus recorridos en documentales.

Igual que con las rutas que Honnold escala, le ha tomado muchos pequeños movimientos el llegar hasta aquí.

“Fue un chico muy difícil de educar desde el día en que nació, y lo digo literalmente”, dice su madre, Dierdre Wolownick. “Siempre intentaba estar vertical. A menos de 11 horas de nacido, él se aferraba al dedo meñique y se ponía de pie sobre sus pequeñas piernas”.

Pronto su madre tendría que acostumbrarse a verlo subir en los mostradores, refrigeradores, estantes, y en todo lo demás.

Encontró su salida cuando tenía aproximadamente 10 años, época en que abrió un gimnasio de escalada en Sacramento, California, donde él vivía. Descubrió su pasión y su hogar, colgándose en las paredes.

Cuando creció, comenzó a trabajar en el gimnasio. En horas no laborales, cuando los supervisores se iban a casa, él y sus amigos intentaban escalar sin cuerda, ese fue el comienzo de una pasión que ha crecido desde entonces, hace 17 años.

“Fue muy emocionante. También tenía un poco de miedo, pero me gustó mucho”, recuerda Honnold.

Honnold se graduó de la preparatoria e hizo el siguiente paso lógico para un chico inteligente: ir a la Universidad de California, en Berkeley. Pero después de su primer año, enfrentó algunos retos difíciles. No era feliz en la escuela, no tenía muchos amigos y, luego, en 2004, su padre falleció.

En las misma época quedó en el segundo lugar en los Nacionales Juveniles de escalada, en donde se dio cuenta que era una de las pocas cosas que lo hacían feliz, y decidió perseguir su sueño.

"Al principio ni siquiera tenía coche. Tenía una bicicleta y una tienda de campaña, y era bastante deprimente”, recuerda. “Pero yo sólo quería escalar todo el tiempo, así que eso es lo que hice”.

Su dedicación valió la pena, mientras su nombre comenzó a ser conocido en el mundo de la escalada, y los patrocinadores empezaron a llamarle. Al poco tiempo pudo mantener su estilo de vida e intentar cosas que nunca había hecho. Entre ellas su más reciente hazaña de escalar la “Triple Yosemite” en un solo día, unos 2,500 metros de tramo.

Mortimer recuerda la primera vez que conoció a Honnold, “Era tan seguro de sí mismo y tan tranquilo. Su visión de lo que era posible en la escalada era la de ‘cualquier cosa es posible’. Me refiero a las primeras cosas que hizo en formato libre, que para entonces la gente pensaba que era una broma, que ni siquiera era posible”.

Sus colegas le apodaron “No Big Deal (No es para tanto)”, por su actitud indiferente hacia hazañas increíbles. Honnold sube con cuerda el 90% de las ocasiones, pero cada año, toma uno o dos desafíos épicos sin cuerdas.

La actitud de Honnold es el choque entre la súper confianza que se espera de alguien que escala una pared de 1,000 metros sin cuerdas contra la modestia de un escalador promedio.

“Soy uno de los mejores solistas (...) pero sólo porque en todas las épocas ha habido como ocho solistas muy buenos, así que no es tan difícil ser uno de los mejores”, afirma.

Pero muchos, entre ellos Mortimer, no estarían de acuerdo. “Por lo que respecta a lo físico, es un escalador de élite. En el juego mental, Alex es indiscutiblemente el más grande en la historia de este deporte. Su capacidad para guardar tranquilidad en las posiciones más extremas está más allá de donde alguien haya ido o pueda llegar”.

Verlo desafiar la gravedad plantea la pregunta: ¿Cuánto tiempo podrá mantener este estilo de vida? Viaja por todo el país, duerme en una furgoneta y va a peligrosos destinos de escalada en todo el mundo. Sin embargo, la gente cercana a él cree que todavía le queda un largo trayecto.

“Es muy, muy calculador, y tiene la capacidad de permanecer en equilibrio cuando escala. Así que no creo que exista gran probabilidad de que caiga”, dice Mortimer.

Su madre está de acuerdo: “Soy su madre, por supuesto que me preocupa su seguridad. Pero creo que él está muy en sintonía con lo que es capaz hacer”.

Ahora Honnold enfrenta su desafío más grande: la fama. Se ha convertido en algo así como una leyenda en el mundo de la escalada después de que documentales como el de "Alone on the Wall", de Peter Mortimer, han circulado por las salas, y su aparición en "60 Minutes", en 2011, incrementó su público.

La repentina fama lo hizo huir de la misma manera en que lo hizo en la universidad. "Medio me ocupé de ello al huir en la furgoneta y abrazar mi viejo estilo de tan sólo estar en carretera", dice. “Pero luego me di cuenta de que no funcionaría. Así que he pasado los últimos meses yendo en la otra dirección, adoptando toda la locura. Esperemos canalizarla para hacer algo positivo”.

Honnold está cada vez más cómodo en el centro de atención. Su lista de patrocinadores se ha ampliado desde The North Face hasta incluso una línea de relojes de lujo. Su ascenso más reciente aparece en otra película que se estrenará este año, y ha aparecido en un popular comercial de Citibank. Ahora está trabajando para echar a andar una organización sin fines de lucro que ayudará al medio ambiente, algo que le interesa profundamente.

“Espero poder plasmar todo esto en algo que tenga un efecto más duradero en el mundo”, dice Honnold.

Tiene la oportunidad de ser un personaje reconocido en un deporte que todavía no ha tenido su Michael Jordan, un éxito por todos lados con el público en general.

“Los no escaladores pueden relacionarse con él de una manera que no pueden relacionarse con los escaladores de cuerda regulares. Lo que está haciendo es superar un temor humano esencial. Ni siquiera se trata del deporte; cualquiera puede imaginarse estar en la ladera de un acantilado y tener miedo de morir”, dice Mortimer.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El futuro está abierto para Alex Honnold, y es muy probable que tome pasos pequeños y calculados para llegar a la cima.

Para conocer más de Alex Honnold, visita: www.senderfilms.com

Ahora ve
Raúl Cervantes renuncia al puesto de procurador General de la República
No te pierdas
×