Los signos de psicosis que advierten sobre actos violentos

Las personas que pierden contacto con la realidad sufren de alucinaciones, delirios y cambios drásticos en su estilo de vida y apariencia
Autor: Charles Raison, especial para CNN | Otra fuente: 1

Nota del editor: El médico Charles Raison, experto en salud mental de CNNHealth, es profesor asociado de Psiquiatría en la Universidad de Arizona en Tucson, Estados Unidos.

(CNN) Un asesinato en masa es un acontecimiento sin sentido en sí mismo, por esta razón es tan difícil identificar a los autores antes de tiempo y detener la masacre posterior.

La mayoría de los crímenes graves en Estados Unidos son perpetrados por razones con las que podríamos no estar de acuerdo e incluso aborrecer, pero que podemos entender. Son cometidos para obtener dinero o para consolidar el poder. A menudo ocurren en zonas con alta criminalidad y son cometidos por personas con un historial de violaciones a la ley. Y muchos —quizá la mayoría— de los asesinatos ocurren entre personas que se conocían entre ellos.

Pero, ¿cómo predecir que un joven tranquilo sin ningún historial legal en el pasado vestiría como el Guasón y cometería uno de los tiroteos más graves en la historia de Estados Unidos en Aurora, Colorado? ¿O que un joven sin historial de violencia le dispararía a una congresista y a espectadores inocentes en Tucson, Arizona? ¿Cómo podemos protegernos mejor contra crímenes que no tienen sentido y ocurren sin advertencia?

Los recientes asesinatos en masa tienen en común al menos dos factores. Primero, fueron realizados por hombres jóvenes. Y segundo, ellos pudieron haber presentado un estado psicótico (aunque actualmente se conocen pocos detalles sobre la condición mental de James Holmes, el tirador acusado en Colorado). 

Debido a que utilizamos la palabra “psicótico” en términos generales en el lenguaje común vale la pena definirla cuidadosamente. Ser psicótico es perder el contacto con la realidad humana. Aunque esto puede ocurrir en varias formas, la mayoría de las personas con psicosis luchan contra dos tipos principales de síntomas: delirios y alucinaciones.

Los delirios son creencias fijas falsas. A veces los delirios están mal, pero tienen sentido. Con frecuencia son tan extraños que las personas afectadas no pueden explicar sus ideas de una forma comprensible para los demás.

Las alucinaciones ocurren cuando alguien experimenta algo que no está presente, o más técnicamente, que no es experimentado por otros en el mismo ambiente.

Todos los sentidos son vulnerables a las alucinaciones, pero la mayoría de ellas involucran la vista o el sonido. Las personas ven o escuchan cosas que no están allí. Las alucinaciones visuales son más comunes en personas mayores con enfermedades cerebrales como demencia, y las alucinaciones auditivas en personas más jóvenes que sufren de enfermedades psiquiátricas como esquizofrenia o trastorno bipolar (depresión maniaca).

Gracias a numerosos estudios, sabemos que la mayoría de los individuos afectados con un trastorno psicótico no comete actos violentos. Y por mi experiencia profesional, sé que las personas con esquizofrenia son, como grupo, de las personas más dulces y dignas del planeta. Pero los estudios también indican que las personas con trastornos psicóticos son más propensas a cometer actos violentos.

La gran tragedia detrás de estos actos es que normalmente son cometidos por personas que pueden creer que están haciendo lo correcto. Algunas de las experiencias más terribles de mi vida profesional involucraron a personas que habían hecho algo terrible durante un episodio psicótico y que después se percataron del horror de sus actos al recuperar el sentido de la realidad a través de tratamiento.

Detectar comportamientos inusuales

Si queremos reducir el riesgo de asesinatos masivos, una forma de comenzar sería poner más atención a las personas que muestran evidencia de estar desarrollando un trastorno psicótico e intervenir antes de que los delirios los lleven a la destrucción.

Ésta no es una tarea fácil, o ya se estaría realizando. Pero creo que un poco de educación pública sobre qué observar podría tener efectos medibles.

A veces es obvio que alguien tiene psicosis porque dice y hace cosas que son indiscutiblemente extrañas, como hablar consigo mismo, adoptar creencias raras y falsas, o hablar sin sentido.

Pero con frecuencia el inicio de la psicosis es más lento e insidioso. En estos casos lo que llama la atención es que la persona cambia de alguna forma fundamental. Este parece ser el caso de la mayoría de los recientes asesinos en masa en Estados Unidos.

La persona quizá se volvió más aislada del resto de la gente. Su nivel de funcionamiento comienza a disminuir, evidenciado por actos como abandonar la escuela. La apariencia física también puede cambiar, volviéndose extraños y perturbadores.

Es importante enfatizar que la mayoría de las personas que demuestran estos tipos de cambios no cometerán actos violentos, sin embargo, estas transformaciones son un indicio de riesgo para los asesinatos masivos. Tomando en cuenta esto, haríamos bien en tomarlos más seriamente, como individuos, familias y como sociedad.

Debido a que estas personas no presentan comportamientos que resultan en hospitalización psiquiátrica o arresto, actualmente son ignorados por el sistema. Y gracias a las libertades básicas estadounidenses, están protegidos de la detención o el encarcelamiento basado sólo en la sospecha.

Así que si queremos mejorar para detener tragedias como el reciente tiroteo en Aurora, nos corresponde a nosotros como individuos prestar más atención a nuestros conocidos, amigos y seres queridos que comienzan a mostrar signos de psicosis.

Las amenazas habladas de violencia, o los indicadores de que una persona se prepara para la violencia, siempre deberían ser tomados con mayor seriedad. Pero esto es aún más cierto para las personas que muestran signos de psicosis, porque (tristemente) sus delirios pueden darles un sentido de urgencia y compromiso profundo que hace que la violencia sea mucho más probable. 

A veces, las personas que planean actos violentos por razones psicóticas son reservadas. Pero con la misma frecuencia, te dirán lo que planean hacer si les preguntas. Por esta razón, vale la pena contactar a las personas psicóticas para asegurarse que su enfermedad no los está llevando al peligro.

Si tenemos un amigo, ser querido o un familiar que tiene un episodio psicótico, vale la pena echar un vistazo a su ambiente de vida actual para asegurarse de que están cuidándose adecuadamente, pero también porque ocasionalmente una inspección mostrará las señales de peligro. Una revisión a las pertenencias de cualquiera de los recientes asesinos, uno o dos días antes de sus asesinatos, podría habría permitido encontrar evidencia de lo que ocurriría.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Si escuchamos o vemos señales de peligro, es de suma importancia que actuemos. Aunque el sistema de salud mental en Estados Unidos a menudo no lo permite, en muchos estados la mayoría de las personas pueden ser hospitalizadas en contra de su voluntad cuando hay evidencia clara (ya sea en sus palabras o actos) de que tienen la intención de cometer actos violentos.

En mi experiencia, estas hospitalizaciones pueden detener el peligro y hacer que las personas inicien un tratamiento necesario. Por supuesto, este no siempre es el caso. Pero es lo mejor que podemos hacer, y es mucho mejor que no hacer nada.

Ahora ve
Uber y Volvo hacen equipo para fabricar miles de vehículos autónomos
No te pierdas
×