El índice de adolescentes que conducen ebrios en EU cayó 54% desde 1991

Según un estudio, aunque los jóvenes dijeron que no conducen si beben alcohol, esa es la principal causa de muerte en ese sector de EU
adolescentes_alcohol
adolescentes_alcohol  adolescentes_alcohol  (Foto: )
Autor: Ann J. Curley
(Reuters) -

El número de adolescentes que beben y manejan ha disminuido un 54% en las últimas dos décadas, según un nuevo informe publicado este martes por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

En 2011, cuando se les preguntó si bebían y manejaban, el 90% de los estudiantes de preparatoria encuestados, de 16 años o más, dijeron que no lo hacían.

Sin embargo, “los accidentes automovilísticos permanecen como la principal causa de muerte entre los adolescentes en este país. Más de 2,000 adolescentes entre 16 y 19 años mueren cada año y muchas de esas muertas están relacionadas con el consumo de alcohol”, dijo el director de los CDC, el médico Thomas R. Frieden. “Casi un millón de adolescentes de preparatoria de 16 años o más condujeron después de beber alcohol en 2011".

El informe también nos dice que el 85% de los estudiantes que admitieron manejar después de beber también participaron en borracheras en los últimos 30 días.

Frieden explicó que beber y manejar es especialmente arriesgado para conductores jóvenes, quienes son 17 veces más propensos a morir en un accidente cuando el alcohol está involucrado.

El estudio examinó datos del Sistema de Vigilancia de Comportamiento Juvenil de Riesgo de 1991-2011 de los CDC, que monitorea seis tipos de comportamientos que aumentan el riesgo de muerte y discapacidad entre jóvenes y los adultos jóvenes. El sistema de vigilancia incluye encuestas nacionales aplicadas a estudiantes de escuelas públicas y privadas de Estados Unidos, desde el tercer grado de secundaria al tercer grado de preparatoria. Los adolescentes completaron voluntaria y de manera anónima los cuestionarios sobre los hábitos actuales de bebida y conducción, el consumo del alcohol y sus borracheras.

A los adolescentes se les preguntó si habían conducido un automóvil después de beber alcohol una o más veces durante los 30 días antes de contestar la encuesta.

Algunos descubrimientos significativos del estudio fueron:

– El 10.3% de los adolescentes reportaron beber y conducir en 2011, comparado con el 22.3% en 1991.

– El 11.7% de los estudiantes hombres fueron más propensos a beber y conducir, comparado con el 8.8% de las estudiantes mujeres.

– Los hispanos (11.5%) y estudiantes blancos (10.6%) fueron más propensos a beber y manejar que los estudiantes afroamericanos (6.6%).

– El 7.2% de los adolescentes de 16 años reportó beber y conducir, entre los adolescentes de 17 años esto aumentó a un 11.5%. Entre los estudiantes que reportaron beber y conducir, el 84.6% dijo que bebía en exceso, definido como consumir cinco bebidas o más consecutivamente.

Aunque el informe muestra que en los últimos 20 años se ha reducido el número de adolescentes que beben y conducen, conducir entre los adolescentes también se redujo durante la última década.

Algunos de los factores que han contribuido en la reducción de conducir ebrio incluyen el aumento de la edad mínima para beber a 21 años en todo Estados Unidos, leyes cero tolerancia que hacen que sea ilegal para los adolescentes tener alcohol en su sistema mientras manejan, y el aumento en programas de licencias para conducir graduales, que facilita a los nuevos conductores tener privilegios completos al conducir.

“Hemos visto que las víctimas adolescentes de accidentes vehiculares disminuyeron aproximadamente 40% en casi cinco años debido a las leyes de licencias para conducir graduales, así como otras medidas”, dijo Frieden. 

Destacó la importancia de los estados, médicos y padres para educar a los adolescentes sobre los peligros de conducir en estado de ebriedad. Y exhortó a los padres a establecer un ejemplo al no beber y conducir, y firmando acuerdos con sus hijos adolescentes para no beber y manejar, así como enseñarles a los adolescentes a no ir en un vehículo con alguien que haya bebido alcohol.

Ahora ve
No te pierdas