Una cepa de malaria resistente amenaza con causar una catástrofe

La OMS alertó que la enfermedad detectada al sudeste de Asia y resistente a medicamentos, podría causar miles de muertes si llega a África
autoridades sanitarias toman muestras de sangre
malaria-examenes  autoridades sanitarias toman muestras de sangre
/
SIDNEY (Reuters) -

Una cepa de la malaria resistente a los fármacos y detectada en el sudeste de Asia podría causar una catástrofe sanitaria pública si llega a otras zonas del mundo, en particular a África, alertó este miércoles la Organización Mundial de la Salud.

"Si se extiende fuera de sus límites y llega a África, realmente podría convertirse en una catástrofe sanitaria pública", dijo el director del Programa sobre Malaria de la OMS, Robert Newman.

Esta cepa de la malaria o paludismo ha aumentado su resistencia a los tratamientos de artemisinina en la región del Gran Mekong, que incluye áreas de Camboya, Tailandia, Myanmar, Laos y Vietnam.

Los medicamentos contra la malaria usados en África aún son efectivos, pero si la cepa detectada en la región del Mekong alcanza ese continente, podría causar la muerte de unas 200,000 personas, alertó Peter Baxter, director general de la agencia de cooperación internacional de Australia AusAID.

Es muy probable que esta cepa, detectada en el 2009, se extienda fuera de los límites de la región Asia Pacífico y los medicamentos dejen de ser eficaces a medio y corto plazo, detalló el profesor Dennis Shanks, del Instituto Militar contra la Malaria de Queensland.

"Debemos recordar que la resistencia a los medicamentos se ha desplazado antes desde el Sudeste Asiático hasta Papúa Nueva Guinea y más allá", comentó Shanks, al referirse a la cepa resistente a la cloroquina que se descubrió en la cuenca del Mekong en 2001.

En todo el mundo se registran anualmente más de 216 millones de casos de malaria, una enfermedad que se transmite a los humanos mediante la picadura de mosquitos anofeles infectados; de este total, 655,000 son mortales, de acuerdo a datos facilitados por la OMS.

Unos 30 millones de casos de malaria se contabilizan cada año en la región de Asia-Pacífico. En el 2010 causó la muerte a unas 42,000 personas en India, Myanmar, Bangladesh, Indonesia y Papúa Nueva Guinea.

En las últimas décadas, la tasa de mortalidad por esta enfermedad infecciosa disminuyó un 20%, pero también se han reducido las contribuciones económicas a favor de su prevención y combate, así como el desarrollo de nuevos medicamentos.

Las autoridades sanitarias de los países del sudeste de Asia dirigen la mayor parte de las medidas a prevenir que el mosquito transmisor de la malaria entre en las viviendas por la noche, mientras que por lo general, las de las naciones del Pacífico centran sus esfuerzos en campañas de prevención durante el día.

"Por cada dólar que se invierte en el control y tratamiento de la malaria se ahorran dos dólares en medicinas y otro tipo de costos", enfatizó el director general de AusAID.

La lucha contra la malaria ha alcanzado un "momento crucial", dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en un video difundido durante la reunión de Sidney que busca acelerar las medidas para reducir en un 75% los casos de contagio y muerte en el Asia Pacífico para el año 2015.

Ahora ve
No te pierdas