Los accidentes más comunes de la decoración y celebraciones Navideñas

Caídas al colocar luces de adorno, incendios causados por árboles de Navidad y lesiones con armas son frecuentes en diciembre
  • A+A-
Autor: Jacque Wilson
(CNN) -

Kathleen Taylor estaba colocando luces en su casa. Mientras se estiraba para colgar una estrella amarilla gigante del tejado, sintió que la escalera sobre la que estaba parada se tambaleó.

Miró hacia abajo y vio a su hija de tres años jugando bajo la escalera. “Entré en pánico”, dijo. Preocupada por la niña, saltó y cayó torpemente sobre la parte frontal de su pie izquierdo.

Tuvo el pie hinchado durante días y recuerda haber cojeado durante las fiestas. La historia de Taylor no es inusual. Los accidentes en general aumentan en la época de fiestas. Durante noviembre y diciembre de 2010, las salas de emergencia en Estados Unidos atendieron a más de 13,000 personas con lesiones relacionadas a las labores de decoración de la temporada.Según la Comisión de Seguridad en los Productos para los Consumidores de Estados Unidos (CPSC por sus siglas en inglés), 

Shawn Evans, médico de urgencias en el Hospital Scripps Memorial, al sur de California, dice que las caídas son “sin duda la razón más común por la que atienden a la gente durante esta época del año”.

De acuerdo con Evans, estas lesiones usualmente entran en una de tres categorías: hombres o mujeres mayores que al colocar luces afuera de su casa se lastiman la cabeza o el cuello; hombres de mediana edad que bebieron un par de tragos mientras decoraban resultan con lesiones en hombros y muñecas; o niños que ayudan en las labores y terminan con lesiones y contusiones en la cabeza.

Evans describió un aterrador accidente ocurrido hace años: Un hombre que estaba colgando adornos en el tejado de su casa resbaló y su cuello se enredó con una serie de luces. “Tenía los pies sobre la escalera. La escalera pudo haberse deslizado, pudo haberse ahorcado”, dijo. Afortunadamente un vecino lo rescató, pero el accidente le dejó una marca en el cuello.

La decoración no es el único peligro en esta temporada. Cada año los incendios causan daños por más de 990 millones de dólares y los árboles de Navidad son con frecuencia el primer objeto que se incendia, según la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego de Estados Unidos.

Si este año vas a comprar un árbol natural, asegúrate de revisar que esté fresco. Debe ser verde, no café, y sus hojas no deben romperse al doblarlas ni desprenderse fácilmente de las ramas, recomienda la Comisión de Seguridad en los Productos para los Consumidores de Estados Unidos.

Además siempre debes colocar el árbol lejos de fuentes de calor, como ductos de ventilación o chimeneas. Si eliges un árbol artificial, busca que tenga una etiqueta donde especifique que es resistente al fuego, indica la CPSC.

Las velas son otro riesgo de incendio. LA CPSC recomienda el uso de velas sin llama si tienes hijos pequeños o mascotas, así como colocar las velas reales lejos de materiales que pueden incendiarse con facilidad. Asegúrate de apagar todas antes de acostarte.

Evans dice que la segunda lesión más común es ocasionada por accidentes relacionados con el alcohol: alcohol y un vehículo motorizado, alcohol y una riña, alcohol y cuchillos de cocina.

Los regalos inadecuados también pueden poner en riesgo a la gente. Algunos de los regalos más peligrosos tienen ruedas, dice Evans. Durante las fiestas, en las salas de emergencia con frecuencia se ven lesiones de cabeza y columna en niños ansiosos por probar sus bicicletas nuevas y adultos impacientes por probar sus nuevas motocicletas.

“El mensaje para la gente es que si (el regalo) rueda o requiere del uso de un casco, se aseguren de regalar el casco”, dice Evans. “No confíen en que la persona lo comprará después. Saldrán lastimados el día de Navidad”.

Los médicos también tratan a personas con lesiones causadas por pistolas y cuchillos después de Navidad. La gente ansiosa por presumir sus regalos a veces es imprudente con su seguridad y la de quienes los rodean, dice Evans.

Podrías pensar que estas historias hacen que el personal de las salas de emergencia cuestione la inteligencia de la raza humana. “Te da una gran perspectiva de la humilde condición humana”, dice Evans. “Siendo honestos, tú y yo haríamos lo mismo”.

Como cuando piensas que tienes la edad suficiente para patinar sin casco, hasta que tu cabeza choca con el pavimento. Evans advierte que “la historia de la lesión de cualquier persona empieza con algo bastante razonable”.

Ahora ve