La actividad cerebral de Ariel Sharon no garantiza su recuperación

El cerebro del ex primer ministro de Israel responde a estímulos, como voces conocidas e imágenes de su casa
exprimer ministro israeli
ariel_sharon  exprimer ministro israeli  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Elizabeth Landau
(Reuters) -

El cerebro puede presentar actividad, a pesar de que el cuerpo esté totalmente inerte. Aún en coma, el cerebro de algunas personas tiene patrones de actividad sanguínea, aunque no son necesariamente muestra de que estén conscientes.

Los médicos dicen que han observado “actividad cerebral significativa” en el ex primer ministro de Israel, Ariel Sharon. Basan su declaración en los resultados de los experimentos que se han hecho con imágenes a través de resonancia magnética funcional o IRMf. En ellas se muestra que el cerebro de Sharon se comporta de forma diferente cuando se le presentan sonidos e imágenes conocidos que cuando se le somete a estímulos desconocidos.

“Al parecer el cerebro tiene la capacidad de reaccionar (...) Aún no se determina qué es lo que esto significa en cuanto a los resultados a largo plazo”, dijo Fatta Nahab, neurocientífico de la Universidad de Miami, quien no está al cuidado de Sharon. 

La IRMf permite que los científicos observen los cambios en el flujo sanguíneo en el cerebro, relacionados con la actividad neuronal. No mide la actividad actual en sí pero puede dar pistas de que algunas regiones aún funcionan.

Se desconoce cómo se deben interpretar dichos resultados y si hay relación con una posible recuperación.

Los médicos compararon las respuestas del cerebro de Sharon cuando veía fotos de casas al azar y cuando se le mostró una foto de su casa. Observaron que el cerebro respondía diferente a la imagen del lugar conocido que al resto de las fotografías.

Sharon, de 84 años, también mostró patrones de actividad cerebral definidos cuando sus familiares le hablaron, a diferencia de cuando se distorsionaron sus voces para que no sonaran conocidas y fueran incomprensibles.

La respuesta del cerebro a la voz de un familiar estaba en “el sitio correcto” en donde una persona con funciones cognitivas normales detecta la voz de personas conocidas, dijo Ilan Shelef, director de imagenología médica en el Centro Médico de la Universidad Soroka, quien estuvo involucrado en las pruebas de IRMf, aunque no es el médico tratante de Sharon.

Esa clase de resultados indican que se podrían estar procesando estímulos superiores y que las regiones en donde se procesan aún funcionan, dijo Keith L. Black, director y profesor del departamento de Neurocirugía del Centro Médico Cedars-Sinai y quien tampoco está relacionado con el cuidado de Sharon.

No hay pruebas de que Sharon esté consciente de los sonidos e imágenes conocidos o de que los reconozca como lo haría una persona completamente sana, dijo.

Como los médicos no habían aplicado antes estas pruebas a Sharon, se desconoce si esto significa que hay mejoría.

CNN ha reportado desde 2006 que Sharon ha estado en coma desde que tuvo una embolia masiva ese año. Entre más tiempo pase en coma una persona, menores son las probabilidades de que se recupere, dijo Nahab.

Shelef dijo que Sharon no está en coma o en estado vegetativo, sino que está en algún punto entre el coma y la consciencia. Duerme, despierta, come y deglute por sí mismo, sus ojos se abren y se cierran, dijo Shelef. Shelef se negó a hacer comentarios acerca de la salud de Sharon en general.

Los pacientes como Sharon caen en un estado entre la muerte cerebral y la consciencia, dijo Black. Los resultados de la IRMf  indican que no tiene muerte cerebral porque hay regiones sobre el tallo cerebral que presentan actividad. También hay pacientes “encerrados” que están completamente conscientes de las imágenes y sonidos que los rodean pero que no pueden moverse o hablar.

Para efectos médicos, parece que Sharon está en coma, dijo Black.

“Hemos visto pacientes que mejoran notablemente después de estar en coma por largo tiempo, pero el mejor pronóstico lo da su evolución (...) La mayor parte de la recuperación ocurrirá en el primer par de años”, dijo Black.

Como Sharon ha estado en coma durante siete años, los resultados que arroja la IRMf son positivos, pero dado que ha permanecido en este estado por tanto tiempo, sería inusual que empezara a hablar, por ejemplo, dijo Black.

Es probable que los científicos obtuvieran estos nuevos resultados porque aun cuando una persona está en coma, “algunas partes del sistema nervioso que aún funcionan son capaces de aprender y de cambiar sus patrones de actividad”, dijo Daniel Hanley, profesor de Neurología, Neurocirugía y Anestesia en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y quien no está relacionado con los cuidados de Sharon. Es un fenómeno que se ha estudiado y observado antes, dijo.

“Aún con daño cerebral grave, se conservan algunas cualidades de la existencia humana y siempre deberíamos tratar dignamente a los pacientes”, dijo Hanley.

Se desconoce qué significado tendrán para el paciente esos patrones de actividad cerebral. “No entendemos como esos pequeños cambios en la función se relacionan con la recuperación”, dijo.

Si se repiten los mismos estudios de IRMf dentro de seis y nueve meses para comparar los niveles de actividad, se obtendrían indicadores para determinar si Sharon evoluciona positivamente, dijo Black.

“Lo que en verdad quieres saber es si está mejorando y si puedes extrapolar esa mejoría para saber qué tanto va a mejorar al final”, dijo.

Elizabeth Cohen y William Hudson, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Ahora ve