Seúl pide a los turistas no asustarse por las amenazas de Corea del Norte

Corea del Norte busca impactar negativamente en el turismo y la economía de su vecino del sur con sus amenazas, según un experto
Corea del Norte paraliza un complejo industrial
Frances Cha
Autor: Frances Cha
SEÚL (Reuters) -

“¿Cómo podemos promover a Seúl como un destino seguro en la prensa extranjera en medio de la actual situación con Corea del Norte?”, cuestionó un representante de relaciones públicas del gobierno de Seúl en una reunión este lunes, mientras Pyongyang continuaba su retórica militar, al anunciar ese día que retiraría a sus trabajadores de una zona industrial fronteriza.

Temiendo una baja a corto y largo plazo en el turismo, el gobierno de Seúl buscaba asesoría en una reunión con el experto en Corea del Norte, Andrei Lankov, un profesor de la Universidad de Kookmin de Seúl.

“Es una pregunta muy importante, pero el problema es que los medios extranjeros creen en las amenazas de Corea del Norte cuando no deberían de hacerlo”, afirmó Lankov, que ha estudiado Corea del Norte por casi 30 años.

A través de la reunión, que ocurrió en la oficina de Lankov, el profesor ignoró su teléfono móvil y su teléfono fijo mientras ambos sonaban insistentemente.

“Periodistas”, dijo, moviendo la cabeza.

Lankov pidió al gobierno de Seúl que bombardee los medios con imágenes mostrando la vida diaria de los surcoreanos que no han sido afectadas por las amenazas, y cómo los residentes están sin preocupación por la retórica hostil.

“Un impacto negativo en el turismo y la economía de Corea del Sur es exactamente lo que quiere Corea del Norte”, afirmó Lankov, que considera que esa nación no atacará el sur.

"Kim Jong Un está viviendo una vida maravillosa que es mejor que de cualquier dueño de un conglomerado en Corea del Sur. ¿Por qué querría terminar con eso?”, se preguntó.

Impacto en el turismo de Corea del Sur

Suena lógico que el turismo en Seúl y en todo Corea del Sur sufriría por la retórica hostil del gobierno de Corea del Norte. Seúl está localizado a solo 190 kilómetros de Pyongyang, dentro del rango de miles de piezas de artillería de Corea del Norte.

Sin embargo, ningún país ha emitido alertas de viaje para Corea del Sur.

“La embajada no ha cambiado su postura de seguridad y no estamos recomendando que los ciudadanos estadounidenses que residen aquí, o planean una visita a la República de Corea tomen precauciones de seguridad ahora mismo”, se lee en un comunicado publicado en la página de la embajada de Estados Unidos en Seúl.

No se puede negar, sin embargo, que algunos viajeros están alterando sus planes.

“Tuvimos dos colegas en Nueva York que decidieron retroceder en sus viajes de negocios a Seúl debido a la crisis norcoreana”, afirmó Annie Kim, una gerente de riesgo en un banco multinacional.

Kim, que llegó a Seúl hace dos semanas por cuestiones de negocios, dijo a CNN que no cree que las amenazas representen un peligro.

Sus colegas, sin embargo, se están poniendo más nerviosos sobre la situación con cada nuevo reporte noticioso.

El turismo alcanza niveles récord

A pesar de las preocupaciones, el turismo está incrementándose en Corea del Sur.

La semana pasada, la Organización de Turismo de Corea anunció un récord de visitantes para el mes de marzo.

Por primera vez en la historia, el turismo internacional llegó a más de un millón de personas, un incremento del 11.9% comparado con el mismo mes el año pasado. Los números de abril no estarán disponibles hasta Mayo.

“Tenemos números record de todos los países menos de Japón y Alemania”, afirma Kang Sun-duk, integrante de la organización.

Según Kang, el turismo es impactado por la geopolítica, pero no necesariamente por la que involucra a Corea del Norte.

“Muchos de los chinos que visitarían Japón están ahora visitando Corea del Sur debido a las disputas con las islas entre China y Japón”, según Kang.

Aproximadamente 12,000 visitantes por día entran a Corea del Sur en cruceros desde China, según la organización.

Todo normal en la zona desmilitarizada

Korean Air, la principal aerolínea del país, y varias cadenas de hoteles en Seúl, afirman a CNN que no han registrado una baja en las reservas.

“No hemos visto un impacto por las noticias de Corea del Norte hasta ahora, pero tendríamos que ver sobre cualquier impacto adicional”, dijo a CNN un representante de relaciones públicas de Korean Air.

El fin de semana pasado en Imjingak, un área dentro de la zona desmilitarizada popular con los turistas, los negocios parecían estar afectados solo de forma ligera.

Aunque había embotellamientos con grupos de turistas chinos y familias coreanas que hacían viajes diarios, la zona parecía tener menos visitantes occidentales que de costumbre.

“Hemos visto una baja del 20% en los negocios, pero no es tan malo”, asegura Kim Bong-nam, de 57 años, que vende hot dogs en la zona desde hace 30 años.

“Hubo una baja similar en visitantes cuando fue bombardeada la isla de Yeonpyong”, afirma, al referirse al incidente de 2010 en el que dos civiles y dos infantes de Marina murieron luego del ataque norcoreano.

En la zona, la Organización Coreana de Turismo informó que todo está operando normal.

“No estamos nada de asustados”, afirmó un integrante de un grupo de turistas chinos de Hebei, cuando se le preguntó el motivo de su visita a la zona en medio de los actuales reportes. “Solo habrá paz aquí”.

De acuerdo con el profesor Lankov, la razón por la que turistas chinos no están siendo afectados por las amenazas, es debido a que la prensa china no está reportando la situación con alarma, y no lo está haciendo al estilo de sus contrapartes occidentales, “como la CNN y la BBC, como si la guerra fuera a estallar”.

“El gobierno chino no deja representar a su vecino país comunista  de esa forma”, según Lankov.

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×