¿Tu próxima parada es Colombia? Estas son las 10 cosas que debes saber

El país sudamericano ofrece una gran variedad para los turistas que busquen espectaculares paisajes y un ambiente de fiesta
Colombia-Turismo-Reuters  Reuters
Autor: Justin Calderon | Otra fuente: CNNTravel

Hubo un tiempo en que pocos turistas se aventuraban a viajar a Colombia, cuando el país sudamericano era sinónimo de capos de la droga y las únicas personas que hablaban inglés eran los marines estadounidenses.

Esa Colombia conflictiva y de los cárteles ha desaparecido en su mayor parte, y una Bogotá rejuvenecida la ha reemplazado con una cultura flexible que se rehúsa a embrollarse con los días sombríos.

Debes dejar a un lado los estereotipos cuando visites este país sudamericano con paisajes espectaculares. La actual Colombia es mucho más que el feo legado de Pablo Escobar o que su famoso café andino, aunque ciertamente es muy probable que durante el viaje llegue a tus manos una taza de café.

Te presentamos algunas cosas importantes que debes tener presentes antes de visitar el país que cuenta con la tercera mayor población hispanoparlante del mundo (cerca de 46 millones), solo detrás de México y España.

1. Medellín es la ciudad más innovadora del mundo, oficialmente

En la ladera de la montaña repleta de barrios construidos con tabiques rojizos, de entre el mar de chozas sobresalen las tres secciones de la Biblioteca España de Medellín.

La Biblioteca España se terminó de construir en 2007 y se ha vuelto la tarjeta de presentación de la revitalizada ciudad, uno más de los ejemplos que propiciaron que el Urban Land Institute de Washington la nombrara “La ciudad innovadora del año” en 2012 en una competencia patrocinada por el diario The Wall Street Journal y Citi.

El MetroCable —una forma novedosa de abordar la pobreza en los niveles básicos— se desliza hacia la cima para comunicar a la biblioteca con las zonas circundantes.

“Medellín es una ciudad que se esfuerza para mostrarle al mundo sus capacidades y transmitir sus impresionantes oportunidades turísticas”, dijo María Claudia Lacouture, presidente del grupo comercial Proexport Colombia.

2. Los estereotipos sobre la cultura de las drogas son falsos e insultantes

Olvida tus preconcepciones de una tierra sumergida en la cocaína y perdida en los días de la banda de Escobar.

Aunque los habitantes de Medellín recuerdan que crecieron en un campo de batalla, en el que incluso salir a comprar abarrotes implicaba evadir la violencia, Colombia ya no es un paraíso para los mafiosos.

Aún se mastica hoja de coca en las comunidades rurales y se surte té de hoja de coca para los turistas, pero insinuar que Colombia no ha superado su pasado infame se considera ignorante y grosero.

Colombia ha perseverado, aunque desafortunadamente también lo ha hecho la guerra contra las drogas, que ha emigrado para ubicarse más cerca de su mercado final: la frontera entre Estados Unidos y México.

3. Debes ver Bogotá desde Monserrate

Todas las grandes ciudades tienen un punto de observación perfecto desde el que se puede apreciar su inmensidad. En el caso de Bogotá, ese punto mágico es Monserrate.

Asentado en una montaña que domina la ciudad, Monserrate alberga una iglesia en la que los peregrinos visitan un santuario dedicado al Señor Caído.

Desde la cima, la enorme extensión de concreto gris y rojo de Bogotá absorbe el verde valle que lo circunda; la vista pone en perspectiva la magnitud creciente de esta megaurbe.

Puedes llegar a Monserrate a bordo de un tranvía, un teleférico o (si te consideras un atleta) puedes subir a pie.

4. La seguridad ha mejorado drásticamente

Desde que el expresidente Álvaro Uribe implementó unas políticas controvertidas a través de las que instó a los grupos paramilitares a que se "desmovilizaran" tras el conflicto con las guerrillas comunistas, la seguridad en Colombia ha mejorado enormemente.

La nueva imagen del país ha propiciado un auge en el turismo y ahora se considera que los recorridos en autobús (aunque solo en ciertas rutas) son seguras para los extranjeros.

Es común encontrar personal militar en puntos de revisión a las afueras de las ciudades, pero se trata de una mejora que representa el control que el gobierno tiene sobre el país.

5. Los auténticos colombianos beben café tinto

Colombia es sinónimo de café, así que no sorprende que la bebida matutina tenga tal demanda que varios grupos de mujeres recorran las calles colombianas sirviéndolo.

A primera vista, estas mujeres parecen estar equipadas para exterminar alguna plaga, pero sus mochilas no están hechas para exterminar insectos, sino para servir café caliente.

Inevitablemente te dirán que un auténtico colombiano toma el café negro, o café tinto, como lo llaman.

6. Las salsatecas son mejores cuando el ambiente es caluroso y sudoroso

Colombia sin salsa no es Colombia.

Los principiantes pueden tomar algunas clases para conocer los pasos básicos.  Quienes no puedan tomarse la molestia de tomar una clase formal descubrirán que los colombianos son gente cálida y lo son aún más cuando bailan. La mayoría estarán alegremente dispuestos a mostrarte algunos pasos iniciales si eres lo suficientemente encantador.

7. Los pueblitos son los destinos preferidos para el fin de semana

El campo colombiano está cuajado de pueblitos que ofrecen un pasado colonial y un anticuado encanto que no se encuentra en las ciudades.

Puedes llegar por tierra a los pueblitos desde casi todas las principales ciudades colombianas, lo que los hace un viaje fácil para un fin de semana.

A las afueras de Bogotá, cerca del lago Guatavita está el pueblo del mismo nombre, que ofrece paisajes idílicos de las casitas que ejemplifican el campo colombiano.

8. Nada es más colombiano que el aguardiente

Si buscas una bebida fuerte, una botella de aguardiente de seis dólares es la forma más colombiana de obtenerla.

Todos los departamentos (regiones administrativas) de Colombia están autorizados para producir su propio aguardiente, un licor de 60 grados de alcohol. No hay celebración colombiana en la que no haya aguardiente.

¿Quieres algo aún más local? El inolvidable “guayabo” de aguardiente (que en Colombia es el término equivalente a “cruda”).

9. El clima en Colombia varía enormemente

Colombia se extiende a ambos lados del ecuador, pero eso no significa que debas dejar en casa tus guantes y tu suéter.

Bogotá y Medellín se encuentran en las tierras altas tropicales y puede hacer frío por las noches, especialmente en Bogotá, en donde las chamarras gruesas y las bufandas son la norma todo el año.

Sin embargo, si visitas la costa de Cartagena, te sofocarás de calor.

La disparidad climática se refleja en la composición cultural de Colombia. La gente local es tan variada como el clima; no se puede hablar de una apariencia colombiana típica.

10. Cali es la Ciudad de la Salsa

Las féminas que desafían a la gravedad en los clubes nocturnos de Cali sobresalen a tal extremo que no se les puede pasar por alto: la sensual ciudad de la salsa es famosa por sus salones de baile sexualmente dinámicos y llenos de talento.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Quienes buscan una experiencia más sutil pueden empezar en una viejoteca, en donde hay más baile, menos drama físico y menos bebedores locos.

Lee más historias de viaje en CNNTravel.

Ahora ve
El agradecimiento con el que Agustín Carstens se despidió de Banxico
No te pierdas
×