Una prueba de sangre promete predecir el riesgo de depresión postparto

Investigadores desarrollaron la prueba médica que identifica la alteración de dos genes que pueden predisponer a una mujer a este trastorno
¿Cómo se detecta la depresión postparto?
(Reuters) -

La alteración química de dos genes, detectable mediante un análisis de sangre durante el embarazo, pronostica con un 85% de acierto si la mujer desarrollará depresión posparto, según un estudio publicado este miércoles en la revista Molecular Psychiatry.

Los investigadores de la Universidad John Hopkins, en Estados Unidos, indicaron que las modificaciones que alteran el funcionamiento de los genes pueden detectarse en la sangre de las mujeres en cualquier trimestre del embarazo.

Ese cambio en la estructura el gen puede ofrecer una manera sencilla de pronosticar la depresión en las semanas siguientes al parto y una oportunidad de intervención terapéutica antes de que los síntomas se compliquen.

En el estudio participaron 52 mujeres embarazadas, aunque los investigadores señalan que se requerirán pruebas con contingentes más extensos para verificar los resultados.

No es claro qué causa la depresión posparto, una condición que incluye sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza, cansancio y ansiedad, y que comienza dentro de las cuatro semanas siguientes al parto y puede prolongarse por semanas, meses o hasta un año.

Se calcula que entre el 10% y el 18% de las mujeres embarazadas desarrollan esa condición, y la tasa sube al 30% y 35% entre las mujeres a quienes antes se les había diagnosticado trastornos del estado de ánimo.

Los científicos creen que los síntomas están vinculados con la caída sustancial de los niveles de estrógeno en la madre después del parto, pero los estudios han mostrado que tanto las mujeres deprimidas como las no deprimidas tienen niveles similares de estrógeno.

En el estudio de ratones, los investigadores de John Hopkins especularon que el estrógeno induce cambios en las células del hipocampo, el área del cerebro que gobierna los estados de ánimo.

Luego, mediante un complicado modelo estadístico en la búsqueda de genes más propensos a esos cambios, identificaron dos de ellos —conocidos como TTC9B y HP1BP3—, sobre los cuales poco se conoce salvo su participación en la actividad del hipocampo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los investigadores confirmaron sus conclusiones en humanos observando los cambios en muestras de sangre de las 52 embarazadas con trastornos del ánimo. El estudio observó a las mujeres durante el embarazo y después del parto para ver si desarrollaban depresión posparto.

El nivel de precisión del indicador —85% de acierto— sorprendió a los investigadores por la manera en que los cambios genéticos aparecen correlacionados con la depresión posparto.

Ahora ve
Los mexicanos desconfían cada vez más en sus autoridades, revela un estudio
No te pierdas
×