Sipadan, el paraíso de coral y especies únicas que impresiona a los buzos

Con más de 3,000 especies de peces y un muro de 600 metros, esta isla protegida en Malasia es el sueño de cualquier buzo
Autor: Karla Cripps | Otra fuente: CNNTravel

La lista de lugares capaces de inspirar esa emoción singular que experimentan los apasionados del buceo se reduce rápidamente.

La sobrepesca, la contaminación, la decoloración de los corales y el dragado del lecho marino han colaborado a arruinar lentamente muchos de los destinos para bucear que alguna vez fueron los más importantes.

En la lista de los lugares que aún subsisten queda la isla de Sipadan, en Malasia.

Sipadan compite en la lista de "los mejores lugares del mundo para bucear" de cualquier publicación y se encuentra a 35 kilómetros de la costa de Sabah, en la parte malaya de Borneo.

"Sipadan es el sueño de los buzos: ves tortugas, tiburones, barracudas, grandes bancos de peces toro y muchos más, no solo fugazmente, sino que están frente a ti todo el tiempo", dice Chris Mitchell, periodista y escritor sobre buceo.

Steve White, editor en jefe de la revista de viajes de aventura, Action Asia, coincide en que Sipadan merece la reputación de ser uno de los mejores sitios para bucear en el planeta.

"La diversidad de peces y corales en Asia supera por mucho a la del Caribe", dice.

"Los escarpados acantilados indican que en la misma sumersión podrás combinar los paisajes de un bullicioso arrecife tropical con los paisajes pelágicos".

En otras palabras, los buzos obtienen lo mejor de ambos mundos acuáticos.

La turbulenta historia reciente de Sipadan

Los sitios que yacen debajo de la superficie tal vez sean el sueño de los buzos, pero la verdadera fama de Sipadan se remonta a un periodo nada paradisiaco, lleno de batallas en los tribunales y enfrentamientos armados.

Para empezar, hubo una crisis de rehenes en 2000.

Abu Sayyaf, un grupo separatista islámico de Filipinas, secuestró a 21 personas en la isla. Llevaron a los rehenes —10 turistas y 11 empleados de un centro vacacional— a un campamento en la isla de Jolo, en el sur de Filipinas. A lo largo de los siguientes meses los liberaron, supuestamente tras pagar un rescate de hasta un millón de dólares por rehén.

En 2002, después de una intensa disputa territorial entre Malasia e Indonesia, la Corte Internacional de Justicia determinó que Sipadan pertenece a Malasia.

Pocas personas podrían negar que los motivos de la lucha de Malasia por sus derechos yacieran —al menos parcialmente— en el valor turístico que implica la posesión de una isla tan singular.

Para proteger el frágil ecosistema de Sipadan, en 2004 el gobierno malayo ordenó que todos los centros de buceo abandonaran la isla, prohibió las sumersiones nocturnas y estableció un límite de 120 buzos al día.

No obstante, los buzos siguieron llegando.

Hasta Cousteau quedó impresionado

"Al principio, el gobierno actuó con cierto cinismo; sin embargo, el prohibir los centros vacacionales e implementar el sistema de permisos eran medidas necesarias y al parecer están funcionando razonablemente bien", dice White, de Action Asia.

"Los operadores están respetando los límites gracias a que hay otros buenos sitios para bucear al alcance, así que si un día no obtienes un permiso no significa que no podrás bucear. Los sitios de buceo que se encuentran en riesgo en otras partes deberían poner atención al modelo", dijo.

Hoy, Sipadan parece tener el control de su conservación ya que la vida florece en las aguas circundantes.

"Jacques Cousteau estaba muy entusiasmado con Sipadan la primera vez que buceó allá en 1989 y era difícil impresionarlo", dice Mitchell.

"Si puedes imaginar que eres la única persona en esta isla diminuta, que acampas en la playa y luego entras a las diáfanas aguas para ver una explosión de vida submarina, puedes entender por qué habría estado tan emocionado", agregó.

Mitchell dice que a pesar de su creciente popularidad en la actualidad, la abundancia de Sipadan se ha conservado. No obstante, los cuidadores locales tienen que permanecer atentos y pertrechados con el equipo adecuado para detectar e interceptar los peligros potenciales para la isla.

"Como en todas partes de Asia, los gobiernos tienen que invertir más en la supervisión cuidadosa de la salud de los arrecifes, financiar las investigaciones científicas y combatir firmemente la sobrepesca", apuntó.

Algunos datos

Sipadan es la única isla oceánica de Malasia. Eso significa que se eleva desde el suelo marino profundo, a diferencia de una isla continental, que es una parte no sumergida de la plataforma continental.

De acuerdo con las autoridades de turismo de Sabah, Sipadan se formó cuando los corales crecieron encima de un volcán submarino extinto que se eleva a 600 metros sobre el lecho marino.

Para los buzos, este es el atractivo principal: una sumersión hacia un muro de 600 metros de profundidad que se encuentra a solo 15 metros de la costa y que se interna en las profundidades.

Se reporta que las aguas de Sipadan albergan a 3,000 especies de peces, cientos de especies de corales, una gran variedad de mantarrayas y tiburones, y grandes cantidades de tortugas verdes y de carey.

En las aguas de la isla Sipadan hay 12 sitios para bucear, y los más populares son Punta Barracuda, la Caverna de la Tortuga, Punta Sur y los Jardines Colgantes.

La isla está abierta para los buzos de las 6 de la mañana a las 4 de la tarde y no se permiten las sumersiones nocturnas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En Sipadan se ha limitado el acceso a 120 buzos al día con el fin de conservar el estado inmaculado de la isla.

Es un destino ideal para el buceo durante todo el año, aunque la mayoría de los operadores de la zona dicen que la mejor época para visitarla es entre abril y diciembre.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×