Visita el planeta Tatooine de 'Star Wars' antes de que lo devore el Sahara

El desierto del Sahara en Túnez fue la locación utilizada para recrear el planeta ficticio de las películas de George Lucas
Autor: Errol Barnett y Aja Harris
(Reuters) -

En el fondo del desierto del Sahara en Túnez hay un asentamiento abandonado, parcialmente sumergido en arena, con diseños alienígenas extrañamente familiares.

El paisaje que lo rodea parece de otro mundo, de una galaxia muy muy lejana. Por esa razón el director de cine George Lucas lo escogió como una locación para filmar partes de Star Wars.

El desierto se transformó en Tatooine, el planeta árido con soles gemelos donde nació Anakin Skywalker, también conocido como Darth Vader. A petición del gobierno de Túnez, Mos Espa permanece intacto.

Pero un equipo de científicos rastreó el movimiento de una gran duna de arena que ya comenzó a cubrir el pueblo. Se mueve a un ritmo de cuatro centímetros por día y no pasará mucho tiempo antes de que esta ciudad alienígena sea enterrada debajo de la arena.

Como cualquier oasis del desierto, este también desaparecerá pronto.

El set de 20 construcciones cubre un área de aproximadamente 10,000 metros cuadrados y sigue siendo un destino de peregrinación para los fanáticos de Star Wars de todo el mundo.

El expiloto de rally, Tahar Karya, es un experto en luchar contra las dunas de arena del Sahara en su vehículo cuatro por cuatro. Fue el conductor personal de George Lucas en la filmación en Túnez y tiene un lazo personal con el set.

Cree que la decisión de Lucas de utilizar el área en su película fue un beneficio genial para la región. “Más de 1,500 actores extra fueron empleados. Las agencias y hoteles también se beneficiaron”, dice. 

El personal enfrentó dificultades para lidiar con el clima en el Sahara, ya que las temperaturas alcanzaron los 57 grados centígrados durante la filmación, pero Lucas logró obtener las escenas que necesitaba y que aparecen en las películas de Star Wars, La amenaza fantasma y El ataque de los clones. 

Pero para aquellos que quieran experimentar este trozo de la historia, el tiempo se acaba. Aunque el set mantuvo a los elementos a raya durante más de una década, las dunas de arena del desierto se mueven para tragar la ciudad ficticia.

“Desde que terminaron la filmación de la película en 2003, las dunas de arena han rodeado al set de filmación desde cada lado. No debieron permitir que esto pasara”, dice Tahar.

Cada día los turistas (en su mayoría de Europa) llegan con automóviles llenos. Los viajes al set abandonado de filmación se incluyen en paquetes de vacaciones de hoteles y es una de las pocas cosas que atraerá a los visitantes al desierto demasiado caliente.

Lo que realmente importa para Tahar es que el turismo llegue, especialmente porque el país lucha por reconstruir su economía después de su revolución de 2011.

“Túnez es un país muy hermoso y seguro”, dice. “Le aconsejo a todo el mundo a que venga a visitar Túnez. Túnez es un país de seguridad, comodidad y estabilidad… además, en Túnez hay más de 300 días de sol. ¡Este es un país donde la vida es buena!”, asegura.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Mientras el sol abate a la tierra alienígena, Tahar dice que está orgulloso de haber sido parte de algo icónico.

Pero los fanáticos que quieran visitar Mos Espa necesitarán actuar pronto, antes de que el desierto del Sahara se trague todo.

Ahora ve
Maduro dice que el triunfo del oficialismo es un “mensaje brutal” a Trump
No te pierdas
×