Qué hacer si te toca sentarte junto al adicto a su 'smartphone'

En esta época de festividades a veces nos toca convivir con toda clase de personas, incluyendo los que solo se comunican a través del móvil
.
phone table nomophobia ettiquette dinner  .
Autor: Amanda Enayati, colaboradora de CNN | Otra fuente: 1

Nota del editor: La colaboradora de CNN, Amanda Enayati, estudia la búsqueda de serenidad, de bienestar y equilibrio de vida en momentos estresantes. Síguela en Twitter o Facebook.

(CNN) — Todos tenemos historias de estrés en las festividades.

El nuevo riesgo es quedar atrapado en el extremo más lejano de la mesa con un familiar lejano que pasa toda la comida con su smartphone.

Durante la mayor parte de las dos horas de cena una noche de estas festividades, intenté encontrar un lugar dónde mirar, aparte de la frente de la mujer, quien enviaba mensajes de texto, tuiteaba, tomaba una cantidad alucinante de selfies y salía a hacer una llamada “realmente urgente”.

Después descubrí (por uno de sus tuits) que también jugó dominó con sus amigos en línea durante la cena. Y antes de juzgar a los “jóvenes” por esas conductas: la mujer tiene más de 30 años.

El panorama completo es mucho más matizado que el prejuicio de que “la tecnología nos causa estrés”, pero realmente las nuevas tecnologías a veces pueden usarse para cometer algunos deslices sociales.

Una búsqueda rápida en internet arroja miles de artículos sobre desintoxicación digital, pero pocos ofrecen consejos sobre cómo lidiar con la ansiedad asociada con la adicción a la tecnología de alguien más.

La comunicación es la esencia de las relaciones humanas, dice Susan Gillis Chapman, autora del libro Las cinco claves para la comunicación consciente.

La clave es acercarte a un escenario alarmante con simpatía y comprensión, incluso cuando la otra persona no está comunicándose, aunque parezca difícil en el momento, dice Chapman.

“La forma para hacerlo es practicar la atención plena; regresar toda nuestra atención a lo que ocurre en el momento presente”, escribe Chapman.

La médico Jan Chozen Bays, maestra zen y autora de Cómo entrenar a un elefante salvaje y otras aventuras de la atención plena, concuerda: “Sean festividades o no, la mayoría de nosotros se beneficiaría de practicar una mayor atención plena”.

Lo primero que debes hacer, dice, es:

Respirar

Si te encuentras estresado por lo que sea, como por quedarte mirando la frente de un pariente durante largos periodos en esta temporada de festividades, enfócate en respirar primero. 

Respirar profundamente es LA clave, señala Bays. En los estudios se muestra que respirar ayuda a manejar y reducir el estrés, al calmar el sistema nervioso y disipar la adrenalina que surge cuando nos enojamos.

Evalúa la situación y, quizá, participa

En algunas situaciones, a algunas personas que están inmersas en su teléfono puedes pedirles que dejen de hacerlo, señala el médico Gary Small, profesor de Psiquiatría y Ciencias biológicas del comportamiento en UCLA, en Estados Unidos y autor de iBrain: sobrevivir a la alteración tecnológica de la mente moderna.

“Si es tu propio hijo o estás en un cine, probablemente está bien hacerlo”, dice.

Sin embargo, hay situaciones sociales en las que pedirle a las personas que dejen su dispositivo podría no sentirse apropiado.

Small recomienda evaluar las circunstancias. ¿Es una relación que vale la pena desarrollar? Entonces puedes querer hablar sobre cómo te hace sentir. ¿Pero y si alguien es grosero y molesto? Podría no valer la pena molestarse. Primero, decide con qué lidias”.

A veces, dice Small, simplemente intentar involucrar a la persona en la conversación puede funcionar. A veces no funciona.

Y cuando no funciona, puedes:

Aceptar las circunstancias

Bays cuenta una historia personal de una fiesta a la que alguien llegó y se sentó en la esquina con su iPad durante todo el tiempo.

“Pude atraerlo a una conversación breve una vez, pero luego (...) acepté que eso era todo lo que podía manejar”, dice.

“Lo puse cerca de la chimenea (...) Le dije: ‘estarás cómodo aquí’. Y lo estaba y también nosotros”.

Lo que da paso a la siguiente estrategia:

Aislar

Si alguien está pegado a su dispositivo y se sienta frente a ti, pide otro asiento, sugiere Small. O haz lo que puedas para apartarte de ellos.

Di algo como: “Parece que tienes algo importante que hacer. Qué te parece si te movemos a otra habitación donde puedes tener privacidad. De esa forma, podemos estar cómodos hablando y tú puedes estar cómodo enviando mensajes de texto”.

“Pero tienes que decir esto sin un rastro de ironía…”, dice Bays.

¿Cómo es eso posible?: "Por eso respirar profundamente es tan importante (...) Date cuenta de que juzgaste, y convierte ese juicio en una preferencia”, explica.

Sé empático

Small sugiere que por más frustrado que te sientas por tus parientes/amigos obsesionados con la tecnología, podría convenir algo de empatía.

Bays coincide: “Lo que las personas realmente quieren, de lo que realmente se tratan las festividades, es de nuestra presencia. Pero estar presente no siempre es cómodo”.

Es posible que la persona pegada al dispositivo esté nerviosa o lo utilice como un medio para evitar intimidad.

“Las películas, videojuegos, redes sociales, mensajes de texto, pueden ayudar a desviar nuestras mentes de los círculos de ansiedad”, dice Bays. “La tecnología puede servir como una ayuda o una distracción, al igual que la comida. Puede aliviar temporalmente la angustia mental y emocional”.

Velos con “ojos de amor”

En su libro, Bays ofrece una serie de ejercicios para ayudar con la atención plena en una variedad de circunstancias. Uno que recomienda para el estrés en las festividades son los “ojos de amor”.

Cuando te encuentras frustrado por una persona, trata de mirarla con ojos de amor. 

“Cuando las personas intentan ver al mundo con ojos de amor, reportan un cambio en cómo ven a los objetos y a otras personas”, escribe.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“… Hay una serie de ‘ojos’ diferentes que podemos utilizar, desde ojos de enojo hasta ojos críticos, ojos impersonales, ojos personales, ojos amables y ojos de amor. Los ojos que elegimos colorearán nuestra percepción del mundo, al cambiarlo de hostil a acogedor.

“Los ojos que escogemos utilizar tendrán un efecto sobre nuestra propia felicidad y la felicidad de aquellos seres a los que observamos”.

Ahora ve
Dos aeronaves del Ejército se impactaron en Tecámac
No te pierdas
×