Edith Cooper, de aspirante a dueña de boutique a directiva en Wall Street

La vicepresidenta ejecutiva de Goldman Sachs comenzó su carrera en las finanzas con el deseo de abrir su propia tienda de ropa
edith cooper goldman sachs  -
Autor: Lauren Said-Moorhouse
(Reuters) -

En marzo de 2012, un empleado de Goldman Sachs escribió un mordaz artículo de opinión en el diario The New York Times sobre por qué dejaba el banco de inversión. Retrató una imagen de un lugar de trabajo “tóxico” que adoptó prácticas moralmente corruptas a expensas de sus clientes.

La primera reacción de Edith Cooper no fue hacer control de daños. Como directora global de gestión de capital humano de la empresa, que tiene más de 30,000 empleados, quería saber por qué: “Averiguar por qué había un individuo que trabajó en Goldman Sachs y sentía que la única forma de expresar su experiencia era con un artículo de opinión en The New York Times”, dijo a la conductora Poppy Harlow, de CNN.

Lee: ¿Los trabajadores felices son más productivos?

“Salimos de lo que fue uno de los periodos más desafiantes de la historia de los servicios financieros, y llegamos a una posición mejor, más normalizada (…) Tuvimos la capacidad de retroceder un paso y pensar realmente en el futuro”, dijo Cooper.

Goldman Sachs fue nombrada una de las 100 Mejores Empresas para trabajar en 2014, según Fortune. Durante los últimos seis años, Cooper ha sido la responsable de reclutar al mejor y más brillante talento. “Seguimos sorprendidos por los extraordinarios talentos de esta generación. Son inteligentes. Obtienen información instantáneamente. Y plantean preguntas realmente difíciles. Como resultado, tenemos que permanecer alertas”.

Ampliar los horizontes

En retrospectiva, Cooper acredita gran parte de su ascenso en Goldman Sachs al tiempo que pasó trabajando en el extranjero, en la oficina de Londres de la empresa.

“Creo que en la economía de hoy en día, operar fuera de tu zona de confort es realmente importante. No puedo pensar en una industria en la que no sea importante poder tomar ese riesgo de avanzar hacia lo desconocido”.

Describe el mudarse al extranjero como una “experiencia extraordinaria” donde se deleitó en aprender a trabajar con personas de todo el mundo.

Los datos impulsan el rendimiento

"Si me hubieras preguntado hace 30 años si estaría en el comité de administración en Goldman Sachs y sería la influencia de nuestro éxito a través de nuestra gente... Por supuesto que no. Así que, creo que llegué a esperar lo inesperado”, dice.

Cooper es una de las personas más poderosas en Wall Street, pero nunca planeó una carrera en finanzas. Cuando era joven, su ambición era tener su propia boutique de ropa en Nueva York.

Para hacer realidad su sueño, tras graduarse de Harvard, Cooper decidió que necesitaba ir a la escuela de negocios. Trabajaba en un banco en Chicago, Estados Unidos, y al mismo tiempo asistía a la escuela de negocios, en la Kellogg School of Management.

Tres décadas después, todavía se dedica a las finanzas y la tienda de ropa es un encantador pero distante recuerdo.

Confidentes corporativos

Cooper recuerda cuando se unió al comité de administración. Al final de la primera reunión, la llamó el presidente y jefe de operaciones del banco, Gary Cohn.

“Dijo: ‘¿Sabes qué? No representaste lo que haces y lo que sabes en el comité de administración esta mañana. A partir de ahora, hablaremos por teléfono todos los domingos, y me contarás sobre lo que hablarás (los lunes)".

Al final, solo tuvo dos llamadas con Cohn. Fue todo lo que necesitó.

“Significó que no estaba sola en la experiencia.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Muchas veces, ser mentor es escuchar y retroalimentar a las personas los que en realidad pueden averiguar por sí mismos, pero solo necesitan un impulso de confianza para hacerlo”, explica.

Poppy Harlow, de CNN, contribuyó con este artículo.

Ahora ve
‘Despacito’, de Luis Fonsi, arrasa en la entrega número 18 de los Grammy Latino
No te pierdas
×