El estrés podría presentar problemas a las mujeres que buscan embarazarse

En un estudio se encontró una correlación entre los niveles de estrés y la infertilidad en mujeres
mujer estrés
mujer estrés  mujer estrés  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Elizabeth Landau
(Reuters) -

Si intentas embarazarte, relájate e intenta mantener bajos tus niveles de estrés. Eso suena como un buen consejo, que tu médico probablemente ya te dio, pero hay muy pocos estudios científicos para respaldarlo; hasta ahora.

En una publicación de la revista Human Reproduction, los investigadores dicen que sacaron el primer estudio prospectivo en el que se muestra una asociación entre el estrés y la infertilidad.

Midieron el estrés a través de marcadores biológicos en la saliva de las mujeres que querían concebir, y encontraron una fuerte correlación con la enzima alfa-amilasa, que ayuda a digerir los carbohidratos y sirve para medir esta reacción fisiológica del organismo.

“Las mujeres que tenían los mayores niveles de biomarcador de estrés salival tuvieron un 29% menos de probabilidad de embarazarse con el paso del tiempo, y eso en realidad se tradujo a un riesgo de más de dos veces de infertilidad para ellas al final del estudio”, dijo la autora principal Courtney Lynch, directora de epidemiología reproductiva en el Centro Médico de la Universidad Wexner Estatal de Ohio en Estados Unidos.

Los Institutos Nacionales de Salud en Estados Unidos ya recomiendan reducir el estrés mientras intentas concebir, pero en esta nueva investigación en realidad estudió la relación entre el estrés y la fertilidad, dijo Lynch. Hace cuatro años, Lynch y sus colegas mostraron en un estudio previo que las mujeres con mayores niveles de un biomarcador de estrés en su saliva tenían un 15% menos de probabilidad de embarazarse en el primer ciclo.

En estos estudios se muestran asociaciones, no causas. Los investigadores no analizaron por qué el estrés podría llevar a la infertilidad, y podría haber algún otro factor que vincule a los dos. Y hay muchas otras razones por las que una pareja puede tener problemas para concebir.

Participantes

En este estudio, 401 parejas completaron todo el protocolo. Los investigadores siguieron a las parejas hasta por 12 meses mientras las parejas intentaban concebir. Aquellas que pudieron embarazarse también fueron seguidas durante el transcurso del embarazo. De las 401 mujeres que pasaron todo el estudio, el 87% (347) se embarazaron y 54 (13%) no lo hicieron.

Todas las mujeres que participaron tenían entre 18 y 40 años, estaban casadas o en una relación comprometida, dejaron de usar recientemente anticonceptivos y tenían una pareja masculina de 18 años o más.

Métodos

Los investigadores controlaron la edad, raza, e ingreso de las participantes, así como el consumo de alcohol, cafeína y cigarros mientras las mujeres intentaban concebir.

Las mujeres dieron muestras de saliva la mañana después de que se inscribieron al estudio y otra la mañana después de su primer periodo en el transcurso del estudio. Los investigadores analizaron la saliva para encontrar el marcador biológico de estrés cortisol y alfa-amilasa.

Cuando comenzaron el estudio, las mujeres respondieron una variedad de preguntas de estilo de vida incluida una que les pedía calificar su nivel de estrés general diario.

Diariamente, las parejas mantenían un diario, al escribir sus niveles de estrés así como si tenían relaciones sexuales o experimentaban menstruación.

La información fue recolectada entre 2005 y 2009 como parte del Estudio LIFE.

Resultados

Los investigadores encontraron que las mujeres con más alfa-amilasa tenían un doble riesgo de infertilidad. No había asociación con el otro marcador biológico analizado, la hormona cortisol -liberada por la glándula suprarrenal en presencia de estrés-.

Con base en los autoreportes, las mujeres en este estudio parecían tener menores niveles de estrés que la población en general, así que incluso aquellas con los mayores niveles de alfa-amilasa en el estudio probablemente experimentan un nivel relativamente bajo de estrés, dijo Lynch.

Aunque normalmente las parejas son vistas como personas que tienen problemas de infertilidad si no conciben después de un año de intentarlo, los investigadores en el nuevo estudio vieron una fuerte caída después de entre cinco a seis meses. Después de ese tiempo, las mujeres con mayores niveles de marcadores biológicos de estrés parecen tener una mucho menor probabilidad de embarazarse.

"Sugerimos que el periodo de cinco a seis meses es realmente una oportunidad para que las mujeres retrocedan a ese punto y digan, ‘wow, ya sabes, quizá debería considerar al estrés como un problema potencial para mí’”.

Explicación

En el estudio no se sugiere que el estrés es el factor más importante para determinar si una pareja concebirá, dijo Lynch. Los problemas médicos y la calidad del semen tendrían una mayor probabilidad de influir en la fertilidad.

Pero si el estrés afecta la fertilidad, ¿por qué lo afecta? Los autores del estudio descartaron la idea de que las mujeres estresadas tienen menos relaciones sexuales, con base en los reportes diarios de los participantes y los niveles de alfa-amilasa. Hay muchas teorías sobre cómo el estrés podría impactar más directamente la fertilidad, pero la ciencia no ha respaldado nada aún.

Limitaciones

El estrés pudo aumentar para algunas mujeres mientras pasaba más tiempo sin concebir, pero eso no sería registrado en este estudio.

En este estudio no se recolectó repetidamente muestras con el paso del tiempo. Y aunque los participantes reportaron sus niveles de estrés con el paso del tiempo en sus diarios, los investigadores no consideraron esta información en los resultados. Lynch dijo que los niveles de estrés autoreportados serán analizados en un estudio subsecuente.

Interesantemente, no está claro que los niveles de estrés autoreportados se correlacionan con marcadores biológicos de estrés medibles. En su estudio previo, Lynch y sus colegas notaron esta discrepancia. “No podíamos encontrar un cuestionario en papel que predijera esto tan bien”, dijo.

A los investigadores también les gustaría conocer más sobre quiénes son las mujeres y quiénes experimentan problemas de fertilidad relacionados con el estrés. ¿Tienen más ansiedad y depresión en general, y son menos resistentes a nuevos factores de estrés? Eso sería un tema para futuros estudios.

Próximos pasos

Lynch y sus colegas trabajan en una prueba controlada al azar de una intervención de estrés para ver si ayuda a las mujeres a embarazarse más rápido si tienen problemas de estrés.

Mientras tanto, si eres una mujer que tiene problemas para concebir después de por lo menos cinco o seis meses, Lynch recomienda probar una actividad que está probada que reduce el estrés como técnicas de atención, meditación y ejercicio diario moderado.

“Hasta que tengamos más datos, creo que es una recomendación razonable para las mujeres”, dijo.

Ahora ve