El dejar las cosas para mañana puede ser 'culpa' de tus genes

Un estudio de la Universidad de Colorado revela factores genéticos en la conducta de dejar las cosas para después
procrastinar flojera  procrastinar flojera
| Otra fuente: CNNMéxico

Dejarlo todo para mañana y la impulsividad parecen ser dos conductas genéticamente relacionadas y hereditarias de acuerdo con un estudio de la Universidad de Colorado en Estados Unidos.

La procrastinación y la impulsividad podrían provenir de la misma rama evolutiva, aquella que se relaciona con nuestra habilidad para perseguir y lidiar con las metas de acuerdo con el análisis publicado esta semana en el diario de la Asociación de Ciencias Psicológicas.

“Todos procrastinamos algunas veces, pero queríamos explorar por qué algunas personas lo hacen más que otras y por qué estos individuos parecen ser más impulsivos”, dijo el psicólogo y autor del estudio Daniel Gustavson en el reporte.

Los investigadores encontraron que tanto la procrastinación como la impulsividad están relacionadas genéticamente y son hereditarias e incluso afirman que dejar las cosas para mañana es un producto evolutivo de la impulsividad.

Al parecer la impulsividad era una herramienta de nuestros antepasados para realizar acciones en el momento, mientras que la procrastinación es un efecto del “mundo moderno” por medio del cual somos capaces de enfocarnos en metas a mayor plazo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los psicólogos llegaron a esta conclusión tras encuestar a 181 pares de gemelos idénticos o monocigóticos y 166 pares de mellizos o gemelos dicigóticos para probar sus tendencias de impulsividad y procrastinación, así como la posibilidad de establecer y mantener metas.

Aquellos que comparten el 100% de sus genes (gemelos monocigóticos) mostraron mayor similitud de comportamiento que los gemelos dicigóticos, que sólo comparten 50% de sus genes por lo que se determinó una mayor influencia genética que del ambiente en la expresión de estas conductas.

Ahora ve
Tras el sismo, el olvido. Estos damnificados siguen en albergues desde 1985
No te pierdas
×