El atentado del Maratón de Boston cambió la vida de decenas de personas

Tres sobrevivientes del ataque terrorista en el Maratón de Boston en 2013 hablan con CNN sobre su experiencia
boston  ofrendas para las victimas de los atentados
| Otra fuente: CNN

Hace un año vimos con sorpresa cómo dos artefactos explotaron mientras se realizaba el Maratón de Boston en Estados Unidos. Reportes de heridos, mutilados y muertos comenzaron a surgir en medios locales e internacionales. Algunos sobrevivientes se llevaron las primeras planas de los periódicos y hoy, aún son tema de conversación.

Ese es el caso de Jeff Bauman, el hombre que vimos en fotos en redes sociales siendo empujado en silla de ruedas tras perder las dos piernas. Hoy Bauman está comprometido con la mujer que estaba esperando en la meta del Maratón, Erin Hurley, y está por tener su primer hijo según una publicación en Facebook.

La imagen de Bauman siendo empujado por un hombre con sombrero de vaquero fue una de las fotografías más memorables del ataque terrorista del Maratón de Boston que mató a tres personas y causó heridas en más de 260.

Al día siguiente del atentado Bauman despertó sin piernas tras dos cirugías para salvarle la vida, aún así participó en la identificación del sospechoso Tamerlan Tsarnaev, quien falleció tras ser atropellado por su hermano Dzhokar al huir de la policía justo después de los bombazos.

Dzhokar, se ha declarado inocente en 30 cargos relacionados con el atentado.

Bauman anunció en septiembre que publicará sus memorias tituladas Stronger (Más Fuerte) sobre sus experiencias durante y después del Maratón de Boston de 2013.

Una mujer recibe una pierna y una nueva vida

Mery Daniel estaba en la línea de meta del Maratón de Boston cuando alrededor de las 2:50 pm se escuchó el primer estruendo.

“Yo estaba en la línea de meta, en el momento en que llegué escuché el estallido”, dice Mery a CNN.

“No me di cuenta que había perdido la pierna porque pasó demasiado rápido”, dice la joven madre.

Después de que explotaron las bombas Mery fue trasladada al Hospital General de Massachusetts con varias heridas en la parte inferior de su cuerpo. Ella recuerda que le pidió a los doctores que trataran de salvarle la pierna, pero no pudieron hacerlo. Su corazón se paró durante la cirugía y estuvo en coma durante tres días.

Cuando despertó vio que le habían amputado la pierna izquierda por arriba de la rodilla, en la pierna derecha perdió una gran porción de su chamorro.

“Quiero continuar y hacer todo lo que debía hacer y seguir adelante”, dice Mery.

“No me importa que la gente me mire. Es lo que es. Ésta es la nueva yo y debo estar cómoda con ello”.

Mery cuenta que las heridas en su cuerpo asustaron tanto a su hija de cinco años, Ciarra, que al principio no quería acercarse a ella.

En junio de ese mismo año Mery recibió una prótesis y comenzó la rehabilitación para una nueva vida.

El sueño de una bailarina se desmoronó en Boston

Los sueños de Adrianne Haslet-Davis de bailar se terminaron en el Maratón. La joven perdió su pie izquierdo con la segunda explosión que se registró en el atentado. 

Antes de que Haslet supiera qué le pasó vio cómo su esposo, que acababa de regresar de Afganistán, tomó su pie del suelo y comenzó a gritar.

Su esposo, Adam Davis, también sufrió heridas en ambas piernas que lo hicieron perder sangre, pero él sabía que lo que le había pasado a Adrianne había sido más traumático.

“Tomé mi cinturón y lo puse alrededor de la pierna de Adrianne. En ese momento recordé algo irónico, durante 4 meses y medio llevé un torniquete en mi brazo todos los días en Afganistán, ¿cuándo lo necesité? Hasta que regresé a casa”, dijo Davis a CNN.

Al llegar al Centro Médico de Boston los médicos tuvieron que amputar el pie de Haslet, cuando despertó al día siguiente tenía el síndrome de la extremidad fantasma, la sensación de tener aún el pie en su lugar. Ella creía que lo habían salvado, pero su madre tuvo que darle la mala noticia.

“Me miró y dijo: ‘Adrianne, tú no tienes un pie, lo perdiste’ (...) Y ahí fue cuando lo perdí, la noticia fue muy difícil de escuchar”, contó la víctima del atentado a CNN.

Para Haslet perder un pie era el fin de su vida como bailarina de salón. Tan sólo una semana después del atentado, Haslet dijo a Anderson Cooper de CNN que regresaría a bailar.

Meses después, gracias al trabajo del médico Hugh Herr, uno de los líderes en la creación de extremidades prostéticas biónicas, Adrianne ha podido regresar a bailar.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El Maratón de Boston en 2013 reunió a más de 23,000 corredores que representaban a 96 países. Desde 1897 esta competencia es una de las de mayor tradición en Estados Unidos y el más antiguo en el mundo de la era moderna.

Alan Duke, Poppy Harlow, Sheila Steffen y Anderson Cooper contribuyeron con este reporte

Ahora ve
México tuvo en octubre pasado el mes más violento en dos décadas
No te pierdas
×