El día en que una pandemia de influenza AH1N1 alertó al mundo

Hace cinco años México y otras naciones activaron medidas de emergencia para contener la propagación del virus
| Otra fuente: CNNMéxico

El 29 de abril de 2009 el mundo despertó con la noticia de que la influenza AH1N1 era nombrada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El surgimiento de este nuevo virus inició en marzo, pero fue hasta abril que los diferentes gobiernos, como el mexicano, comenzaron a hacer oficiales las declaraciones de emergencia y tomaron cartas sobre este hecho.

"Los virus de la gripe AH1N1 caracterizados en este brote nunca se han detectado antes en cerdos ni en humanos. Los virus caracterizados por el momento han respondido a oseltamivir pero han mostrado resistencia tanto a amantadina como a rimantadina", decía la Organización Panamericana de la Salud en un comunicado de prensa sobre el estado de la enfermedad en Norteamérica.

Seis días antes, el 23 de abril de ese año, el gobierno de Felipe Calderón en México ya había ordenado acciones como la suspensión de clases en todo el territorio nacional, la cancelación de actividades en sitios públicos, la difusión de información sanitaria y más tarde campañas de vacunación.

El mismo 29 de abril el entonces secretario de Salud, José Ángel Córdova, dijo que sólo había siete casos confirmados de muertes relacionadas con esta condición. En Estados Unidos se hablaba de 64 personas contagiadas.

El gobierno de Marcelo Ebrard en el Distrito Federal pedía a las personas que se quedaran en casa y sugería a los restauranteros considerar el cierre de sus locales.

La pandemia había llegado al nivel 5 de 6 en las estimaciones de la OMS.

La OMS establece que en la fase 5: "Conglomerados grandes, pero la transmisión humano a humano continúa siendo localizada, sugiriendo que el virus se está adaptando a los humanos, pero aún no es totalmente transmisible (riesgo sustancial de pandemia). Hay transmisión humano a humano en al menos dos países de la región de la OMS. Es una señal de que la pandemia es inminente y el tiempo para implementar medidas de mitigación es breve". 

Algunos vuelos de y hacia México se suspendieron, se comenzaron a implementar medidas de seguridad en aeropuertos en donde se prohibía el viaje a personas que parecían enfermas o con síntomas de fiebre para evitar el aumento del contagio internacional.

Alrededor de 27,000 escuelas en todo el país se encontraban cerradas según la Secretaría de Educación Pública. Éstas permanecieron así hasta el 11 de mayo.

Para este momento la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dijo que el costo de esta pandemia podría ser de 1% del Producto Interno Bruto del país, posteriormente se ajustó a 0.7% o 57,000 millones de pesos.

A nivel mundial se registraron alrededor de 18,337 decesos en 2009, de acuerdo con estimaciones de la OMS.

Para febrero de 2010 se reportaban 1,032 muertos y 72,233 casos confirmados con AH1N1 en México, de acuerdo con la Secretaría de Salud. En este país los afectados fueron mayoritariamente personas jóvenes, casi 79% correspondió a menores de 30 años de acuerdo con datos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 2012 los casos confirmados bajaron a 6,090 y las defunciones a 266 personas; mientras que en 2013 se registraron 1,805 casos y 234 defunciones.

La situación actual de la influenza AH1N1

La cepa de influenza AH1N1 que surgió en 2009 se ha convertido en un virus estacional que circula principalmente en la época invernal, de diciembre a marzo.

En las primeras 12 semanas del año (hasta mediados de marzo) se registraron 4,225 casos de influenza AH1N1 según datos de la Organización Panamericana de la Salud.

En la última medición pública de la Secretaría de Salud, el 6 de marzo de 2014, se habían reportado 607 muertes en México, siendo la semana del 5 al 11 de enero la más mortal.

Aunque el H1N1 fue la cepa más común de gripe en la temporada 2013-2014, la inmunidad grupal que se generó por quienes ya habían sido expuestos a este virus en otras temporadas y quienes se habían vacunado previamente evitaron que se convirtiera en una pandemia, de acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

El CDC también considera que la conformación de la vacuna actual contra esta influenza, que además protege también contra otras cepas, se hizo más efectiva en esta temporada, protegiendo a 62% de quienes se la aplicaron. Anteriormente la efectividad se estimaba entre 50 y 60%.

Lo que aprendimos de 2009

El virus es contagioso y puede diseminarse de persona en persona a través de fluidos, tras toser o estornudar, o con superficies y materiales contaminados

Los síntomas son similares a los de la influenza estacional: fiebre mayor a 38 grados, tos, picazón de garganta, dolor muscular, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga.

Los grupos más vulnerables para esta cepa son los niños de 6 meses a 5 años de edad, las personas mayores de 60 años y mujeres embarazadas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El periodo de incubación es de 1 a 7 días

El periodo de transmisibilidad es desde un día antes de iniciar los síntomas hasta siete días en los adultos, y en los niños hasta 14 días.

Ahora ve
Tiroteo en hospital de Guatemala deja seis muertos
No te pierdas
×