La marihuana podría afectar fertilidad en hombres jóvenes, según estudio

La marihuana es una de las posibles causas de cambio en la morfología de los espermas de acuerdo con investigadores
marihuana
marihuana drogas  marihuana
Autor: Saundra Young
(Reuters) -

"Si eres un consumidor de cannabis e intentas tener un bebé… detente”.

Este consejo viene del médico Allan Pacey, conferencista de Andrología en la Universidad de Sheffield en Reino Unido y autor principal de un nuevo estudio en el que se sugiere que consumir marihuana aumenta el riesgo de problemas de fertilidad de un hombre.

En el estudio, publicado en la revista Human Reproduction, se analizó cómo el estilo de vida de un hombre afecta la morfología de su esperma: el tamaño y forma de su esperma. Los investigadores recolectaron datos de 1,970 hombres que ofrecieron semen como parte de una evaluación de fertilidad.

Toda la información del estilo de vida fue autoreportada, y los investigadores no intentaron confirmar su precisión. De esos hombres, 318 produjeron esperma anormal, donde menos del 4% de este tenía la forma y tamaño correctos (como se define por la Organización Mundial de la Salud). El esperma restante del hombre tenía un mayor porcentaje de un tamaño y forma “normales”.

"Fumar cannabis era más común en esos hombres que tenían una morfología del esperma menor al 4%”, dijo Pacey. “La cannabis afecta uno de los procesos involucrados en determinar la forma y el tamaño. Y también sabemos que la forma en la que la cannabis se metaboliza es diferente en los hombres fértiles e infértiles”.

En el estudio se encontró que los hombres que tenían menos del 4% de esperma normal, normalmente tenían menos de 30 años, consumieron marihuana dentro de los tres meses de dar su muestra y tenían el doble de probabilidad de haber ofrecido su muestra durante el verano.

Cualquiera de esos factores pudo influir en la morfología del esperma, pero Pacey dijo que “lo único que encontramos que era un riesgo sobre el que un hombre puede hacer algo fue la cannabis”.

Los investigadores no se propusieron estudiar la cannabis; simplemente recolectaban datos sobre los estilos de vida de los hombres para identificar los riesgos para la fertilidad. Analizaron varias posibilidades, incluidos los cigarros, alcohol, consumo recreativo de drogas, historial de empleo, IMC, historial médico y el tipo de ropa interior que vestían los hombres. Los investigadores concluyeron que ninguno de estos fue un factor.

Una tercera parte de todos los casos de infertilidad se vincula con la pareja masculina, según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (en PDF). La sociedad dice que la marihuana se asocia con la alteración de la función espermática y no debe ser consumida por los hombres que intentan concebir.

La presidenta de la sociedad, Rebecca Sokol, dice que en el estudio se confirman estudios previos en los que se encontró un vínculo posible pero no probado entre semen anormal y función espermática y el consumo de cannabis. Pero advierte que el estudio no tiene suficientes casos para tener conclusiones definitivas.

"La lección que nos llevamos a casa de este artículo es que los médicos deben aconsejar a sus pacientes sobre las posibles relaciones entre factores de estilo de vida, parámetros anormales de semen y resultados de fertilidad”, dijo Sokol. “Esto debe incluir una discusión de que los datos a menudo no son concluyentes, pero el lema ‘todo con moderación’ es un enfoque sabio para la pareja que planea un embarazo”.

Otro artículo sobre las consecuencias de salud del consumo de cannabis fue publicado esta semana en New England Journal of Medicine. La médico Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas de Estados Unidos, y un equipo de investigadores del instituto prepararon un artículo en el que se detallaban los riesgos con base en la evidencia científica más fuerte que actualmente está disponible. Según el artículo, querían disipar “la noción popular de que la marihuana es un placer inofensivo” y no necesita regularse.

En el artículo se detalla lo que la investigación muestra como los efectos adversos del consumo recreativo, incluidos los riesgos de adicción. Aproximadamente el 9% de aquellos que prueban la marihuana se volverá adicto; uno de cada seis de aquellos que la prueban es adolescente y entre el 25% y el 50% de aquellos que la fuman diariamente se vuelven adictos.

Los investigadores también escribieron sobre los efectos nocivos del consumo de cannabis en el desarrollo del cerebro, especialmente en niños y adolescentes. En la investigación preliminar se muestra que los adolescentes que son fumadores que inician tempranamente son más lentos en tareas, tienen CI menores posteriormente en la vida y tienen una mayor incidencia de trastornos psicóticos.

Otros problemas asociados con el consumo de marihuana, según el artículo, incluyen el deterioro de la memoria a corto plazo y coordinación motora, juicio alterado, efectos en el desempeño escolar, un mayor riesgo de accidentes en vehículos de motor y un mayor riesgo de cáncer y otras cuestiones de salud como enfermedades del corazón y accidente cerebrovascular.

“Hay una percepción extensa y creciente no solo entre la juventud, sino entre el público en general, de que la marihuana es una droga relativamente inofensiva, y fue difícil presentar a la ciencia para corregir esta percepción”, dijo Volkow. “La ciencia de la marihuana está lejos de ser resuelta, y esto permitió que defensores de varias posiciones escogieran la evidencia que más les conviniera para respaldar su postura particular”.

En la revisión también se enlistan algunos de los beneficios potenciales terapéuticos de la cannabis. Las condiciones y síntomas que pueden ser ayudados por el tratamiento con marihuana incluyen el glaucoma, dolor crónico, esclerosis múltiple, epilepsia, náuseas, inflamación, anorexia y síndrome de desgaste relacionados con el Sida, según el reporte.

Volkow y sus compañeros investigadores temen que a medida que los gobiernos comienzan a modificar la política de marihuana hacia la legalización, el consumo recreativo aumente, así como una serie de problemas negativos de salud.

Sin embargo, Mason Tvert, director de Comunicación en el Proyecto de Políticas de Marihuana de Estados Unidos, dice que el reporte de los investigadores del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés) no es una revisión objetiva de la evidencia científica actual.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El Proyecto de Políticas de Marihuana trabajó para reformar las políticas y leyes de la marihuana desde 1995 a nivel federal y estatal. Cabildea por legislación que reemplazaría la prohibición de la marihuana a favor de la regulación legal. Proporcionó gran parte del personal y financiamiento en el impulso para legalizar y regular la marihuana para adultos de 21 años o más en Colorado en 2012, y su meta es aprobar, para 2017, al menos 10 leyes más que regularían a la cannabis como si fuera alcohol.

"El NIDA ha sido criticado durante mucho tiempo por priorizar la política sobre la ciencia”, dijo Tvert. “No logran reconocer cualquiera de la investigación conocida que refuta, y en algunos casos desmitifica completamente, sus conclusiones. Esto se parece más a un ensayo universitario que está mal escrito… que a un artículo de revista objetivo, basado en evidencia. Cada estudio objetivo sobre la marihuana concluye que plantea un daño mucho menor que el alcohol al consumidor y a la sociedad”.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×