Comidas grasosas y mujeres estresadas: los 5 estudios médicos de la semana

Las mujeres que sufren estrés tienden a aumentar más de peso, según estudios recientes en Estados Unidos
obesidad
obesidad  obesidad
Geetha Parachuru, especial para CNN
Autor: Geetha Parachuru, especial para CNN
(Reuters) -

Aquí está un resumen de cinco estudios médicos publicados esta semana que podrían darte nuevas perspectivas de tu salud, mente y cuerpo. Recuerda, la correlación no es causa, así que si en un estudio se encuentra una conexión entre dos cosas, no significa que una cause la otra.

1. No todas las vitaminas son buenas para ti: en estudios se muestra que la niacina no reduce los problemas del corazón

Revista: New England Journal of Medicine

Durante los últimos 50 años más o menos, algunos médicos creían que tomar dosis altas de niacina o vitamina B3 podía ayudar a reducir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno, y por lo tanto prevenir infartos.

Las pautas actuales recomiendan la terapia de niacina como una forma posible para reducir el riesgo de enfermedades del corazón y, según un estudio de 2009 en la revista JAMA Internal Medicine, a 70,000 estadounidenses se les receta niacina cada mes, aunque falta evidencia científica que respalda esta recomendación.

En un estudio publicado este miércoles en New England Journal of Medicine se encontró que tomar niacina no reducía las muertes inducidas por enfermedades del corazón. Causó efectos secundarios negativos como problemas gastrointestinales, infecciones, sangrado, úlceras y un mayor riesgo de diabetes.

En el estudio se combinaron los resultados de dos estudios separados, ambos preocupados con la liberación extensa de niacina. Después de analizar un gran grupo de adultos con enfermedades cardiovasculares (entre 50 y 80 años), los investigadores encontraron que la niacina no redujo las tasas de infartos y accidentes cerebrovasculares comparada con un placebo.

"Podría haber una muerte por cada 200 personas a las que les damos niacina”, dijo Donald Lloyd-Jones, médico en la editorial del estudio. Lloyd-Jones es un cardiólogo preventivo y director de medicina preventiva en la Escuela Feinberg de Medicina de la Universidad Northwestern y el Hospital Memorial Northwestern en Estados Unidos.

Entonces, si tomas píldoras de vitamina B3 con la esperanza de reducir tu colesterol, es tiempo de hablar con tu médico, porque podrías causarte más daño que bien.

Para conocer más: Time.com

2. La evaluación de VPH es un mejor predictor del riesgo de cáncer cervicouterino que una prueba de Papanicolaou

Revista: Journal of National Cancer Institute

Según los CDC (siglas en inglés de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos), 79 millones de estadounidenses tienen VPH (virus del papiloma humano), una infección de transmisión sexual que representa el 90% de todos los cánceres cervicouterinos. Las tasas altas de infección del VPH la convierten en la infección de transmisión sexual más común. Y aunque una prueba clásica de Papanicolaou es administrada para proteger a las mujeres contra el cáncer cervicouterino, en el estudio se sugiere una mejor forma de detectarlo.

Las recomendaciones actuales son que una mujer debe someterse a una prueba primaria de Papanicolaou cada tres años o debe recibir dos pruebas al mismo tiempo, la del Papanicolaou más la prueba del VPH, cada cinco años.

En un estudio publicado el pasado viernes en la revista Journal of the National Cancer Institute se concluyó que hacerse una prueba del VPH cada tres años es “igual de seguro, si no es más que seguro” que las recomendaciones actuales.

El estudio incluyó a un millón de mujeres de entre 30 y 64 años inscritas en el sistema de cuidado de la salud del Kaiser Permanente Northern California de Estados Unidos.

Así que, si eres una de esas personas que encuentran incómodo el hisopado del cuello uterino, puede haber otra opción.

Para conocer más: Pouplar Science.com

3. Mujeres estresadas + alimentos altos en grasa = 4.9 kilogramos extra al año

Revista: Biological Psychiatry

Es conveniente, barata y deliciosa. Y aunque todos sabemos que la hamburguesa grasosa con una gran porción de papas fritas puede que no sea la opción más saludable, los investigadores en la Universidad Estatal de Ohio de Estados Unidos ofrecen otra razón por la cual hay poca comodidad en nuestros alimentos de confort para llevar.

No solo el estrés nos hace desear alimentos no saludables, según la investigación recientemente publicada en Biological Psychiatry, el estrés también causa que las mujeres metabolicen alimentos altos en grasa más lentamente. En el estudio encontró que esto era así en las mujeres que experimentan uno o más eventos estresantes al día antes de comer una sola comida alta en grasas.

Es importante señalar que el estudio no solo encuestó a 58 mujeres, que promediaban 53 años, sobre sus estresantes del día previo antes de darles una comida alta en grasas. La comida consistía en huevos, salchicha de pavo, galletas y salsa, para un total de 930 calorías y 60 gramos de grasa. El estudio fue diseñado para imitar la cantidad de calorías y grasa de una hamburguesa con una guarnición de papas fritas en un restaurante de comida rápida.

Los resultados: en promedio, las mujeres que reportaron uno o más estresantes 24 horas antes de su comida quemaron 104 menos calorías que las mujeres no estresadas en siete horas después de una comida alta en grasas; una diferencia de 4.9 kilogramos en un año.

Entonces, si te preguntas qué es peor que una comida grasosa, podría ser una comida grasosa después de un día estresante.

Para conocer más: Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio

4. Estar en buena forma física podría ayudar a reducir los efectos negativos de sentarse

Revista: Mayo Clinic Proceedings

Lo has escuchado antes. Mantenerte sentado en una silla todo el día no es bueno para ti. De hecho, en los estudios previos se muestra que las personas que son físicamente activas no son inmunes a los efectos dañinos de sentarse durante horas (obesidad, enfermedades del corazón, diabetes, ciertos tipos de cánceres, etc.). Pero en un nuevo estudio lanzado por Mayo Clinic Proceedings se sugiere que ser físicamente activo podría protegerte de los riesgos asociados con sentarse durante horas.

Los investigadores del Instituto Cooper, la Universidad de Texas y la Sociedad Americana de Cáncer en Estados Unidos intentaron responder la pregunta del comportamiento sedentario: ¿el efecto de sentarse es el que es dañino a la salud, o es que las personas que pasan muchas horas sentándose tienden a ser menos activas físicamente?

Kerem Shuval, junto con un equipo de colegas, evaluó los niveles de bienestar físico de 1,304 hombres, a los que se les pidió autoreportar su tiempo sedentario. Los resultados: el tiempo de sentado está asociado con mayores niveles de presión sanguínea sistólica, colesterol total, triglicéridos, porcentaje de grasa corporal, IMC y circunferencia de la cintura. Sin embargo, cuando es controlado con la actividad física, los investigadores encontraron que sentarse prolongadamente está significativamente asociado con una proporción mayor de triglicéridos/colesterol HDL, y un indicador de resistencia de insulina.

Con base en los resultados del estudio, cuando consideras la actividad física, sentarse durante periodos prolongados tiene un efecto menos pronunciado en el desarrollo de diabetes, enfermedades del corazón o grasa corporal en exceso.

Para conocer más: Time.com

5. ¿Tus píldoras de prescripción se ven diferentes para la misma receta?

Revista: Annals of Internal Medicine

Con base en el suministro de la farmacia o en tu seguro de salud, tus medicamentos de receta pueden reemplazarse con una forma genérica del medicamento. Y aunque los genéricos son químicamente lo mismo, la FDA (siglas en inglés de Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) no requiere que se vean igual (ya sea en color y forma) que el medicamento original.

En un estudio publicado este lunes en Annals of Internal Medicine se encontró que cuando las píldoras genéricas de un paciente que tuvo un infarto cambian en forma y color, hay un mayor riesgo de que deje de tomar estas píldoras que potencialmente salven la vida.

En el estudio se recolectaron datos de 10,000 pacientes dados de alta entre 2006 y 2011 después de hospitalizaciones por infartos. A los pacientes se les recetaron varias píldoras de genéricos, incluyendo bloqueadores beta, medicación para el colesterol, etc.

Los resultados: los investigadores encontraron que las probabilidades de que el paciente descontinúe el uso o no repongan su medicación aumentaban en un 34% después de un cambio de color y un 66% después de un cambio en la forma de las píldoras. En un estudio previo, liderado por investigadores del Hospital Brigham and Woman, se encontraron resultados similares para medicamentos genéricos antiepilépticos.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Así que, si juzgas a una píldora por su forma y color, probablemente es mejor analizar menos la apariencia y prestar atención a lo que está dentro.

Para conocer más: Annals of Internal Medicine

Ahora ve
Relámpago cayó en la punta del One World Trade Center de Nueva York
No te pierdas
×