La disfunción sexual, un problema que también prevalece en las mujeres

No sólo los hombres tienen problemas sexuales, también las mujeres experimentan disfunciones que les impiden sentir placer
sexual
orgasmo sexo  sexual
Hope Ashby, especial para CNN
Autor: Hope Ashby, especial para CNN | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Hope Ashby es una psicoterapeuta que se especializa en terapia sexual, y es profesora en la Escuela de Medicina Morehouse de Estados Unidos. Visita su sitio web para conocer más

(CNN) — Los momentos más significativos en la historia de la medicina sexual podrían ser la creación de las píldoras anticonceptivas en la década de 1960 y la presentación del Viagra en 1998.

Cuando el Viagra llegó al mercado, cambió el rostro de la sexualidad para los hombres. Llevó a la disfunción sexual de estar a puerta cerrada a ser algo conocido, pero también destacó que la investigación en el funcionamiento sexual y tratamiento de las mujeres se retrasaba.

Algunos estudios reportan que el 43% de las mujeres experimentaron, o experimentan alguna forma de disfunción sexual.

Aquí está lo que debes de saber sobre cada uno de los problemas de función sexual en las mujeres:

Trastorno del deseo sexual hipoactivo

El trastorno del deseo sexual hipoactivo se define como la ausencia de pensamientos o sentimientos sexuales. Es uno de los problemas más prevalentes en las pacientes, es una situación estresante que puede impactar negativamente las relaciones.

Las causas van desde una historia de trauma sexual, la cualidad de la relación actual de una mujer (no me gustas tanto…), el desequilibrio hormonal, hasta casos de depresión o ansiedad.

Cuando los pacientes vienen a verme por este problema, normalmente les pregunto si tienen fantasías con otras personas. Si la respuesta es sí, entonces probablemente sea más una cuestión de relación, no un problema psicológico y/o biológico. Para las mujeres, es difícil dejar de pensar en la pelea que tuvieron con su esposo o las cosas que hacen constantemente y no les gustan. 

La mayoría de las veces la solución es la comunicación y pasar tiempo de calidad juntos. Una cita sexual usualmente es mi receta. 

Trastorno de la excitación sexual

El trastorno de la excitación sexual es la incapacidad de lograr o mantener una lubricación adecuada después de estimulación suficiente. A menudo se sobrepone con el trastorno del deseo sexual. También puede ser dependiente de la etapa en la que una mujer está.

Por ejemplo, la menopausia se caracteriza por una pérdida significativa de estrógeno y puede tener un gran impacto en la actividad sexual de una mujer. La pérdida de estrógeno puede llevar a la pérdida de lubricación vaginal y causar atrofia vaginal, que puede ser dolorosa.

Para las mujeres que no están en la menopausia, la excitación sexual también puede ser causada por una falta de flujo sanguíneo en los labios, un desempeño pobre de la pareja, hormonas y otros factores. El Viagra fue recetado a las mujeres para ayudar a aumentar la excitación en la vulva, pero la FDA (siglas en inglés de Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) no aprobó este tipo de uso. 

La excitación y deseo a veces van de la mano. Los hombres tienden a olvidar que las mujeres necesitan un mayor juego previo; se necesitan aproximadamente 15 minutos o más para estar completamente excitado. Además este proceso no sólo es físico, sino también mental, así que comienza el juego previo antes de que llegues a la cama. Correos electrónicos y mensajes de texto pueden lograr mucho.

Trastorno del orgasmo

El trastorno del orgasmo es la incapacidad de lograr un orgasmo. Poder estar excitada, ya sea física y/o mentalmente, es necesario para lograrlo. 

El problema para algunas mujeres es que no pueden quedarse en el momento, piensan en otras cosas que las distraen. Además otras personas no conocen bien sus cuerpos y tienen dificultades para pedir lo que les hace sentir bien. ¿Cómo puedes defender las mejoras si no entiendes lo que intentas mejorar?

A veces, improvisar el orgasmo puede ser tan fácil como cambiar tu posición sexual. Cambiar a una mujer de la posición de misionero a estar arriba también puede ayudar a darle mayor estimulación en el clítoris así como un control de la profundidad de la penetración y la velocidad de empuje.

Trastornos de dolor

Los trastornos de dolor en las mujeres son algo común. En algún punto de la vida de una mujer, muchas experimentarán sexo doloroso.

La dispereunia es un dolor genital persistente o recurrente que ocurre antes, durante o después de la relación sexual. El vaginismo es el espasmo involuntario de los músculos de las paredes vaginales. Hay una serie de causas para estos trastornos de dolor que incluyen lubricación insuficiente, trauma, cirugías, irritación y factores emocionales.

A principios de este año, Osphena fue traído al mercado y cambió las vidas de algunas mujeres con este trastorno causado por síntomas de menopausia. Por otro lado, el vaginismo es tratado al utilizar tamaños variantes de dilatadores vaginales, usualmente en conjunto con la terapia.

Cuando una paciente viene por este problema, siempre quiero saber si utilizan látex, ya que podría existir una alergia, o si un lubricante a base de agua es utilizado. Los lubricantes a base de agua tienden a secarse más rápido, por lo que se necesita aplicarse repetidamente. El secado puede llevar a pequeñas rasgaduras vaginales debido a la fricción. Los lubricantes a base de silicona tienden a ser más resbalosos y necesitan aplicarse de nuevo menos, que a menudo significa menos desgarres.

Problemas hormonales

Biológicamente, las mujeres y hombres son bastante diferentes en su composición hormonal. La testosterona y estrógeno son nuestras hormonas principales y juegan un papel significativo en nuestra respuesta sexual.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La testosterona, cuando está en un bajo nivel en los hombres, puede llevar a un menor deseo y erecciones menos firmes. Las mujeres también necesitan testosterona para el deseo. En investigaciones se mostró que las píldoras anticonceptivas tienden a atar la testosterona libre en la sangre de las mujeres, lo que deja muy poca para impulsar el deseo.

Se ha hablado mucho sobre testosterona recetada a las mujeres para mejorar el funcionamiento sexual. A pesar de la controversia, para 2006, más de 1.3 millones de recetas de testosterona fueron escritas para mujeres. Las mujeres claramente están listas para cambiar el status quo y reclamar su derecho al buen sexo.

Ahora ve
¿El nuevo TLCAN contemplará los trabajos agrícolas temporales en EU?
No te pierdas
×