Los atractivos que debes conocer de Escocia (más allá del referéndum)

Los visitantes de Escocia pueden disfrutar de sus leyendas y tradiciones, a la espera del resultado del referéndum independentista
Escocia, ¿independiente de Gran Bretaña?
Autor: David Torrence
(Reuters) -

Es casi obligatorio que los artículos sobre Escocia comiencen con una descripción lírica de la tierra de la tela a cuadros, las gaitas y el brezo.

Sí, tiene todas esas cosas, pero tratemos de ir más allá de los campos de golf y los kilts y exploremos qué más tiene qué ofrecer este país.

No hay que pasar por alto la feroz veta independentista que, según cómo resulte el referéndum del 18 de septiembre, podría significar que se separe de Reino Unido y se vuelva un país soberano.

Eso significaría que los viajeros que se dirijan a Escocia podrían ser candidatos a obtener otro sello en su pasaporte.

Si es así, estas son ocho cosas que tal vez tengan que saber:

1. A Escocia le encanta la política

Aún sin referéndum por la independencia, Escocia es extremadamente política.

Holyrood, la colosalmente costosa casa del Parlamento escocés, es un buen lugar para ponerse al tanto de los acontecimientos contemporáneos.

El edificio aún causa polémica (anda, pregunta a un taxista qué opina al respecto), pero los recorridos guiados son populares entre los locales y los turistas, al igual que los duelos de gritos semanales, mejor conocidos como las Preguntas al Primer Ministro, que se pueden ver desde la galería pública.

Edificio del Parlamento escocés, Holyrood, Edimburgo; +44 131 348 5000

2. El platillo favorito de Escocia ni siquiera es escocés…

El haggis, las mollejas y las tartas aterradoras están bien y son buenas, pero la mayoría de los escoceses prefiere desviarse del menú tradicional cuando llega la hora de almorzar.

Esto no debería sorprender, particularmente en Glasgow, ciudad multicultural en la que miles de asiáticos, italianos y europeos del este se han asentado durante el pasado siglo.

El sur de Asia ganó: el curry triunfó como el platillo favorito de la nación.

Glasgow cuenta con varios restaurantes de curry de primera, incluido Mister Singh's, en el West End, que ahora que conquistó la cocina local, crea platillos que fusionan la cocina escocesa con la india, tales como el haggis chasni y el curry de carne molida y papas.

Mister Singh's India, 149 Elderslie St., Glasgow; +44 141 221 1452

3. …pero la bebida favorita es…

No a todos los escoceses les gusta beber, pero es probable que el whisky sea la exportación más famosa de Escocia.

Las islas, las Tierras Altas e incluso las Tierras Bajas de Escocia  están salpicadas de destilerías y a todas les encanta ofrecer recorridos y catas… con costo, desde luego.

La isla de Islay, en las costas occidentales de Escocia, tiene cuando menos ocho gracias a las turberas fértiles y a las fuentes de agua pura que inspiraron a los monjes irlandeses a empezar a destilar en el siglo XIV.

A pesar de su atractivo mundial, el whisky no es la bebida favorita de Escocia.

Ese título corresponde al Irn Bru, una bebida de color brillante que cura resacas y, al parecer, destruye alfombras.

4. Nos dio a la primera superestrella literaria

Walter Scott nació en Edimburgo en 1771 y fue el autor más vendido con novelas históricas como Ivanhoe, Rob Roy, El corazón del Midlothian y La novia de Lammermoor.

Todos fueron best-sellers en Escocia y en las islas británicas, además de que tuvieron difusión internacional e influyeron en escritores de Rusia y Estados Unidos.

También se les atribuye haber moldeado la identidad escocesa.

Abbotsford House, la casa del autor en los Borders escoceses, se restauró recientemente y alberga una ecléctica colección de objetos inusuales y artefactos históricos que inspiraron a Scott a escribir sus más grandes poemas y novelas.

La casa de Scott en Abbotsford, Abbotsford, Melrose; +44 1896 752043

5. Sus ferrocarriles son asombrosos

Los fans de Harry Potter (creación de J.K. Rowling, otra superestrella literaria que ha vivido en Escocia) recordarán la escena en la que un tren de vapor transporta a los niños a Hogwarts a través de un paisaje campirano espectacular y por un viaducto impresionante.

Se llama Glenfinnan y forma parte de la Línea Ferroviaria de las Tierras Altas Occidentales que va de Fort William a Mallaig. Incluso reduce la velocidad para que los niñitos impacientes tomen fotos.

Los paisajes asombrosos también son el telón de fondo de puentes Forth y Tay que cruzan extensas vías fluviales de la costa este de Escocia.

El resto de la red ferroviaria sigue siendo una forma barata (más o menos) de visitar todos los rincones de Escocia.

El pase Freedom of Scotland de ScotRail te da cuatro días de viajes ilimitados en trenes, transbordadores y algunos servicios de autobús, mientras que el boleto Kids Go Free ofrece descuentos adicionales y entradas gratuitas a algunas de las mejores atracciones de Escocia.

6. Es un puente hacia Escandinavia

Aunque las cadenas de tiendas de la calle Princess de Edimburgo reflejan el control comercial que Reino Unido ejerce sobre Escocia, sus inhóspitas islas, hermosas y distantes, parecen más cercanas a Noruega.

Eso probablemente se deba a que muchas de ellas alguna vez formaron parte del antiguo reino nórdico y se incorporaron a Escocia tras varios siglos de dominio escandinavo.

Las islas Occidentales cambiaron de manos en el siglo XIII; las islas Orcadas y las islas Shetland siguieron el ejemplo unos 200 años más tarde, pero los lazos siguen siendo fuertes.

Muchos de los nombres de los lugares y las banderas de las islas tienen raíces nórdicas e incluso hay un vuelo directo de la ciudad de Bergen, en la costa de Noruega, a Shetland durante el verano.

La isla de San Kilda es un lugar sobresaliente.

Esta roca desolada que alguna vez fue el punto más occidental de las islas británicas fue una vez la esperanza de un pueblo con pies genéticamente grandes y dedos prensiles que les permitieron trepar por los acantilados.

San Kilda quedó abandonada en 1930 y ahora, una aldea en ruinas es parte de su fantasmagórico paisaje.

Transbordadores Caledonian MacBrayne; +44 (0)1475 650100

7. Bannockburn sigue causando polémica

Por la forma en la que algunos escoceses hablan sin parar sobre Bannockburn, creerías que esa batalla se libró el año pasado y no en 1314.

Esa fue la batalla en la que el rey Roberto I Bruce de Escocia guio a su reducido ejército a la victoria sobre el ejército inglés de Eduardo II (sin tomar una sola gota de Irn Bru).

Sus tácticas cambiaron el curso de la historia de Escocia y ayudaron a forjar un espíritu de independencia cuya persistencia debe ser en parte responsable del actual referéndum… es una feliz coincidencia para los nacionalistas escoceses que la votación se lleve a cabo en el 700º aniversario de la batalla.

Está claro que no se requiere mucho para refrescar la memoria de los escoceses, pero ahora cuentan con la ayuda de un centro recientemente inaugurado que invita a los visitantes a tomar su sitio en el campo de batalla y enfrentarse cara a cara con los reyes contrincantes.

Batalla de Bannockburn, Glasgow Road, Whins Of Milton, Stirling; +44 844 493 2139

8. Sus festivales de verano son mejores que los veranos

Los visitantes podrán quejarse de que el verano escocés cambia en menos de lo que cuentas un chiste, pero al menos hay algo de qué reírse.

Eso se debe en parte al Festival de Edimburgo, que cada agosto reúne a algunos de los mejores comediantes y estrellas de la comedia en ciernes en un desfile de espectáculos de comedia standup que definen carreras.

Para ser muy precisos, no existe el Festival de Edimburgo como tal, sino que se trata de una serie de festivales que se empalman, aunque la mayoría de los locales los considera uno solo.

El Festival Internacional de Edimburgo tiene una atmósfera intelectual, es el más antiguo y a su sombra se estableció el Festival Edinburg Fringe, de tono un poco menos erudito.

A estos se han agregado eventos más recientes como el Festival Internacional del Libro de Edimburgo.

Es sabido que los locales se quejan de que miles de creativos lleguen a la capital escocesa por unas semanas, pero sigue siendo la mejor época para experimentar la ciudad.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Festivales de Edimburgo; Waverley Court, 4 E. Market St., Edimburgo; +44 131 529 6763

David Torrance es escocés, comunicador, escritor y estudioso de la historia de la política.

Ahora ve
A 100 metros de altura, Jeff Bezos inaugura la nueva granja eólica de Amazon
No te pierdas
×