Una experiencia artística la espera de un autobús en Austria

Los habitantes de un pueblo en Austria buscaron a artistas que hicieran de su espera en una parada de autobús algo extraordinario
/
(Reuters) -

En general se considera que esperar en una parada de autobús es una de las experiencias más ordinarias del mundo. Pero ese no es el caso si eres un habitante del pequeño pueblo de Krumbach, en Austria.

Ahí, la asociación cultural del pueblo invitó a siete artistas de renombre mundial, entre ellos a Wang Shu y Lu Wenyu (ganadores del premio Pritzker), para que diseñaran refugios a lo largo de la ruta del autobús. La recompensa era simplemente una semana de vacaciones en la región.

Notablemente, los arquitectos aceptaron y la construcción recibió recursos a través de los donativos de la comunidad exclusivamente, y no de recursos públicos. Las siete visiones arquitectónicas resultantes, tales como la obra triangular de la firma Architecten De Vylder Vinck Taillieu, transforman a la humilde y común parada de autobús en un monumento vanguardista.

Dietmar Steiner, curador del Museo Nacional de Arquitectura de Austria, se encargó de seleccionar a los arquitectos. Inicialmente rechazó la idea luego de que lo contactara un puñado de habitantes de Krumbach.

"No creí que funcionaría, era un propósito muy loco pero creo que lo que atrajo a estos despachos fue la libertad total para crear lo que quisieran", dijo.

El arquitecto japonés Sou Fujimoto creó un punto elevado desde el cual la gente pudiera admirar el pintoresco paisaje que los rodea: "Al subir a las alturas, la gente puede esperar: el autobús, a un amigo, a que algo llegue, tu futuro, o admirar desde lo alto un destino propio", dice.

La región en la que Krumbach se encuentra ha sido famosa desde hace tiempo por la estupenda calidad de su artesanía, una de las cualidades que atrajo al despacho noruego Rintala Eggertsson Architects.

"Todo lo que se dice de los arquitectos estrella nos causa gracia", dice Dagur Eggertson, "porque para nosotros el objetivo era conocer a los artesanos estrella de la región. Ellos han adoptado la tecnología moderna y al tiempo han preservado su tradición y su herencia", agrega.

Unos 300 voluntarios locales participaron en el proyecto y cada arquitecto internacional colaboró con un socio local. Debora Mesa y Anton García-Abril, del despacho Ensamble Studio, creadores de una parada de autobús de apariencia rústica, aseguran que les intrigó la naturaleza extravagante del encargo: "Es una idea experimental. Nos daba curiosidad ver el resultado y ser parte de ello".

Dietmar Steiner subraya que el esfuerzo que emprendieron los mil habitantes del pueblo es algo que nunca había visto. "Es el proyecto más maravilloso en el que he participado. Los refugios son como templos del sistema de autobuses, la gente de la región los construyó por su cuenta y para sí", explica.

La superestrella rusa de la arquitectura, Alexander Brodsky, presentó su visión en forma de una torre de observación; incluso hay una banca y una mesa para esperar cómodamente en caso de que el servicio de autobuses austriaco (que es notablemente puntual) se retrase.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los ganadores del premio Pritzker, Wang Shu y Lu Wneyu, del despacho Amateur Architecture Studio de Hangzhou, diseñaron una versión de una cámara réflex gigante que captura el vasto paisaje: "El objetivo se enfoca en el paisaje, la luz del sol ilumina el interior mientras una suave brisa se filtra a través de él y guía nuestra mirada hacia las montañas en la lejanía", explica Wang Shu.

Entrevistas hechas por Milena Veselinovic

Ahora ve
Mexicanos hacen frente a las pérdidas que les dejó el sismo del 19 de septiembre
No te pierdas
×