Los mejores destinos que debes visitar en La Habana

Los cambios en las relaciones entre EU y Cuba beneficiarán al turismo en la capital de la isla con sus restaurantes, clubes y hoteles
la habana
la habana  la habana
Christopher Baker
Autor: Christopher Baker
(Reuters) -

Exótica, misteriosa, vibrante. La Habana está llena de esplendor.

Pero con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciando una revisión histórica en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la mayor isla del Caribe y su capital de La Habana están en el precipicio de un cambio dramático.

Hogar de dos millones de personas, la capital de Cuba se parece a un set de Hollywood, alguna vez glamurosa, ahora desgastada por la edad, pero todavía con mucha acción para los turistas que se preguntan qué hacer en La Habana.

La vieja Habana está llena de castillos coloniales, conventos y plazas empedradas. Las viudas de Detroit con billetes lo suficientemente afilados para atraer una pelea en el boulevard en el paseo marítimo del Malecón. Y el cabaret Tropicana, un gran espectáculo sensual cargado de salsa, recuerda el apogeo prerevolucionario lleno de pecado.

Bienvenido al comunismo, al estilo del Caribe. Socialismo y sensualidad.

La autenticidad libertina y arenosa de La Habana es única; una amalgama fascinante de colonialismo, capitalismo y comunismo.

Leer: La Habana, una nueva "maravilla del mundo"

También es únicamente encantadora. No querrás dormir para perderte una experiencia vital mientras exploras las calles embrujadas por el fantasma de Ernest Hemingway.

Pero incluso antes de la llamada telefónica de diciembre de Obama con el presidente cubano Raúl Castro, que reflejó la primera comunicación a nivel presidencial con Cuba desde la revolución cubana, La Habana estaba en un proceso de cambio dramático.

Restaurantes en casas privadas (llamados “paladares”) mejoraron la escena de la comida durante años.

Los sofisticados hoteles boutique que destilan una sensación chic colonial de Miami ya están llenos de visitantes estadounidenses (gracias a una reciente provisión de licencia), que ahora superan a los turistas canadienses y europeos.

Leer: Estadounidenses, ansiosos por viajar a Cuba

Aquí detallamos qué debes hacer en La Habana:

Hoteles

De lujo

Hotel Saratoga

Los inversionistas europeos experimentados están detrás del hotel de La Habana, Saratoga.

Su fachada colonial es solo eso; dentro hay habitaciones cavernosas que tienen un estilo chic y amenidades del siglo 21. Es el único hotel de La Habana con Wi-Fi gratuito.

La piscina en el techo tiene una terraza para descansar y broncearse, perfecta cuando planeas qué hacer en La Habana.

En el restaurante Anacaona de temática morisca, puedes fumar un puro o beber un coctel en el bar iluminado con luces neón en el mezzanine.

Hotel Nacional

Elevándose frente al Malecón, este gran punto destacado es considerado el mejor hotel de la ciudad. A lo largo de las décadas, un desfile de celebridades, desde Al Capone hasta Naomi Campbell, ha dormido aquí.

Las habitaciones están un poco gastadas. Las habitaciones de nivel ejecutivo son mejores y valen la pena el derroche.

El lobby temático morisco ofrece una gran opción arquitectónica para tomar fotografías.

Los cigarros y mojitos en el bar del patio son un buen precursor de la emoción en el cabaret parisino del hotel.

De precio medio

Hostal Los Frailes

A pocos pasos de la Plaza Vieja, en el corazón de La Habana, esta encantadora boutique juega con el tema monástico, incluyendo al personal vestido con hábitos de monjes. Sin embargo, no hay nada de austeridad medieval, las habitaciones tienen amenidades modernas.

Un cuarteto en vivo se presenta expertamente en el bar del lobby.

Los sitios históricos rodean el hotel. La plaza cercana tiene galerías de arte, museos y una taberna.

Económicos

Hostal Valencia

Toma la antigua casa de un conde español, convierte la planta baja en un restaurante de paella y bistro bar y el nivel superior en habitaciones llenas de antigüedades con pisos geniales de mármol.

¿El resultado? Una belleza con precio de ganga en el meollo de la plaza colonial.

Cada habitación es distinta. Muchas tienen balcones que dan a la calle, aunque algunos no tienen aire acondicionado y el agua caliente nunca está garantizada.

Para cenar

La Guajira

Amado por diplomáticos de La Habana, expatriados glotones y VIPs que visitan la ciudad, el restaurante de moda de Cuba está reservado cada noche de la semana.

Su ambiente, el tercer piso de un edificio casi en ruinas pero fotogénico en el distrito arenoso de Cerro, pertenece a una película de Fellini, con obras de arte originales y posters que adornan las paredes.

El dueño Enrique Nuñez ha vivido en España y lleva un tacto europeo al menú, como el pollo con mostaza dulce y medallones de cerdo con salsa de mango.

Podrías reconocer a La Guajira como el escenario de la exitosa película Fresa y Chocolate.

Después de decidir qué hacer en La Habana, aquí es donde vas para comer.

La Guajira, Calle Concordia 418, Centro Habana; +53 7 866 9047; costoso

Café Laurent

Este paladar recientemente abierto (“paladares” son restaurantes privados, a menudo ubicados dentro de las casas de los dueños) ocupa una suite en el techo del distrito Vedado. Cocina algunos de los mejores platillos en la ciudad con un menú cambiante.

El brownie de chocolate es excepcional.

Hay una linda terraza para tomar cocteles con vistas dramáticas del edificio Focsa.

La decoración estilo retro encajaría bien en South Beach en Miami; razón suficiente para ponerte ropa más elegante.

Los precios son toda una ganga, y el servicio es impecable.

Le Chansonnier

El exterior hastiado de la mansión de Bellas Artes contrasta con la belleza contemporánea y colonial de este restaurante privado lujosamente decorado, es la concepción impecable del dueño Héctor Higueras.

Las influencias francesas se fusionan con ingredientes cubanos en el menú cambiante. El pulpo en su tinta, seguido de pechuga de pollo con salsa de tamarindo son memorables cuando están disponibles.

Hay música y, algo raro para Cuba, el salón principal para cenar es área de no fumar. Los fumadores tienen su propio espacio privado, mientras que los románticos pueden pedir la mesa con toldo en la terraza.

Atelier

Un trío de hermanos ideó una mansión idiosincrática en su paladar cosmopolita sobre un edificio de departamentos de cinco pisos. Los expatriados vienen aquí, tu mejor indicador de que algo es bueno en La Habana.

Los chefs no tienen miedo de experimentar, desde pato confitado hasta bistec delicioso con camarones y mousse de apio.

Los menús de todos los días son escritos en tarjetas cubanas de racionamiento. Sin embargo, las porciones, no te dejarán queriendo más.

Puedes pasar el rato en un balcón espacioso con sofás acojinados.

La Torre

Con las mejores vistas de la ciudad, este restaurante dirigido por el estado en el piso 33 del edificio más alto de La Habana tiene paredes envolventes de vidrio para una perspectiva panorámica.

La parte del sur ofrece las vistas más impactantes. Es un buen lugar para observar mucho tiempo mientras decides qué hacer en La Habana.

El menú combina platillos continentales y cubanos. Los platillos clásicos son ropa vieja (estofado de ternera con arroz blanco y vegetales) o filete de pescado cocido en vino blanco, seguido de los mejores profiteroles de la ciudad.

El Aljibe

Recientemente abandonado por la comunidad expatriada y ahora un punto destacado de grupos en tour, El Aljibe, todavía sirve quizá el mejor pollo asado (en salsa de naranja) en La Habana.

Por supuesto, este menú a la carta tiene algo para cada paladar, pero el platillo de pollo es la mejor apuesta para aquellos con grandes apetitos, por encima de todo lo que pueda comer con todos los adornos.

Este restaurante al aire abierto en el distrito Miramar tiene una gran lista de vinos, además de una tienda de puros.

El servicio puede ser lento cuando hay muchos grupos.

Los Nardos

La larga fila para entrar a este restaurante lo dice todo.

Subiendo un conjunto de escaleras en ruinas en un edificio frente al Capitolio, este lugar escondido ofrece porciones apiladas de lo más destacado de Cuba.

Los favoritos incluyen camarones al ajo, y langosta en salsa catalana.

La sangría de la casa es buena y servida para grupos en jarras.

El restaurante semiprivado es dirigido por la Asociación Asturiana Española, así que el servicio es rápido.

El mejor lugar para sentarse es el salón principal en el segundo piso, con sus muebles de madera hechos a mano.

Coppelia

Los cubanos aman el helado y lo alaban en su templo, que es toda una cuadra en el corazón de Vedado, convenientemente cerca de los hoteles clave.

Por desgracia, los extranjeros están relegados a su propia sección diminuta y se les cobra 1 CUC (1 dólar) por cucharada.

Los visitantes experimentados se harán amigos de los cubanos en la fila y se les unirán en una de las secciones del parque frondoso o, en días lluviosos, en un edificio estilo espacial de la década de 1950.

Aquí, por sólo cinco pesos cubanos te comprarán un tazón lleno de helado delicioso. ¡Felicidades! Acabas de experimentar un rito de paso cubano en un verdadero estilo habanero.

Coppelia, Calle 23 and Calle L, Vedado; +53 7 832 6149; económico

Vida nocturna

Tropicana

Por supuesto, la revolución cerró los clubes de striptease, pero el paganismo en tacones todavía manda en el cabaret más pícaro (y grande) de La Habana, al estilo Las Vegas.

Más de 200 artistas menean, vibran y canturrean en este himno de alegría al aire abierto con excitación retro. Incluso las clientas lo aman, nada menos que por la decoración exagerada y los acróbatas del espectáculo que parecen Adonis.

La entrada cuesta 70/80/90 CUC (70/80/90 dólares), dependiendo de cuán cerca quieras estar de la acción. Te quitará mucho dinero, pero un puro y una botella de ron (más refresco de cola) son arrojados para asegurar tu alegría.

Casa de la Música

La salsa suficientemente caliente para cocinar un cerdo es lo destacado en “Casa de la Música”.

El club de baile más popular de La Habana atrae a aficionados que realmente saben cómo calentar la pista, y no son tímidos de invitar a los extranjeros a bailar.

Las bandas más calientes de Cuba a menudo se presentan allí.

Los artistas a menudo no comienzan hasta más allá de la medianoche, una buena justificación para una siesta en la tarde.

Taberna de la Muralla

En esta tradicional cervecería de la vieja Habana, los asientos se derraman en Plaza Vieja.

Los bebedores dedicados pueden ser alentados al saber que la operación fue establecida y es coadministrada por austriacos. Sirve una pilsner refrescante y una cerveza oscura contundente.

Los bebedores serios (o grupos) pueden ordenar una dispensa de tres litros, un cilindro alto de vidrio con un grifo y un tubo central lleno de hielos para mantener la cerveza fría.

Taberna de la Muralla, Calle San Ignacio, #364, Habana Vieja; +53 7 866 4453; barato

Café Concierto Gato Tuerto

Casi esperas que Frank Sinatra y el Rat Pack aparezcan en esta inmersión elegante al estilo de la década de 1950, a unos pasos del Hotel Nacional. Cualquier noche es una fiesta para la música en vivo, los actos pueden ir desde bolero sensual hasta funk y reggaetón.

Es un gran lugar para salir, aunque le falta espacio para bailar y puede llenarse de humo.

Aun así, es un gran lugar para poner en la lista cuando se piensa qué hacer en La Habana.

Hay un restaurante arriba, pero el club se llena, así que tendrás que comer temprano si quieres un asiento en primea fila para el espectáculo.

Compras/Atracciones

HabanaBusTour

Para una vista de la ciudad y de qué hacer en La Habana, no hay mejor opción que subirse en cualquier lugar del circuito HabanaBusTour con el techo abierto y de dos pisos.

La tarifa de 5 CUC (5 dólares) es válida durante 24 horas y puedes subir y bajar en cualquiera de las 44 paradas.

Si quieres radiar en la playa, aborda un autobús de un solo piso en Parque Central y dirígete a Playas del Este.

Plaza Vieja

La más mágica de las cuatro grandes plazas de la parte colonial recientemente emergió de una restauración de una década. Los edificios de hace siglos en cada lado ahora brillan como confecciones de piedra.

La lista de cosas que “debes” ver incluye al Museo de Naipes y el Planetario. Un elevador sube al techo del Edificio Gómez, donde puedes disfrutar una vista de 360 grados en tiempo real vista a través de una Cámara Oscura.

Ahora te ganaste una cerveza fría en la Taberna de la Muralla.

Museo Nacional de Bellas Artes

Albergado en una estructura impresionante modernista de la década de 1950, el Museo de Bellas Artes (sección cubana) hipnotiza con sus mejores pinturas, litografías y esculturas que abarcan cuatro siglos.

Lo más destacado es la colección del siglo 20 que exhibe nombres consagrados como Armando Menocal, Wifredo Lam y René Portocarrero.

Para conocer más, necesitarás contratar un guía que hable inglés por 2 CUC (2 dólares).

Museo Nacional de Bellas Artes, Trocadero entre Zulueta y Monserrate, Habana Vieja; +53 7 863 9484

Plaza de la Revolución

Ya pasaron los días en los que Fidel hechizaba a las multitudes con su oratoria ofuscada, pero esta extensa plaza causará exclamaciones de agradecimiento.

Las vistas increíbles incluyen una estatua de mármol de 18 metros del héroe nacional José Martí frente al palacio de gobierno (donde los hermanos Castro traman la política estatal).

Cuidando todo está una icónica máscara fija de cinco pisos de alto del Che Guevara, apropiadamente, en la fachada del espeluznante Ministerio de Interiores.

Si es posible, haz que tu visita sea para el Desfile del Día de Mayo (1 de mayo).

Fuera de la ciudad

Museo Ernest Hemingway

El mayor templo para los fanáticos de “Papa” es la antigua casa del autor ganador del Premio Nobel, Finca Vigía, en las afueras de La Habana, a 30 minutos en automóvil.

La casa encima de una montaña es mantenida justo como Hemingway la dejó, con sus posesiones de valor incalculable en su lugar.

Sin embargo, no puedes entrar. Ves todo por las puertas y ventanas abiertas.

Su barco para pescar, “Pilar”, está encima de pilares en el jardín.

Playas del Este

En los fines de semana calurosos, la mitad de La Habana parece dirigirse a Playas del Este para broncearse, ir de fiesta y coquetear.

Las arenas blancas se disuelven en aguas turquesa perfectas para descansar y nadar, aunque en invierno podrías encontrarte con medusas en el agua.

Puedes rentar botes de pedal y windsurfer. Los ranchitos de paja venden pescado a la parrilla y ofrecen un respiro del calor.

Tarará es la sección más linda y tiene la mayoría de las instalaciones, pero cobra por la entrada por unos 10 CUC (10 dólares).

Las Terrazas

Esta comunidad sustentable es donde los habaneros van para un respiro de aire fresco.

Las rutas de senderismo y casas de café de la era colonial esperan la exploración, y los guías especialistas en pájaros te llevarán en busca del tocororó, el pájaro nacional. Vale la pena detenerse en el estudio agradable del artista de paisajes, Lester Campa.

Puedes tomar un almuerzo en Fonda de Mercedes, y un cappuccino en Café María.

Las Terrazas, Autopista Nacional Habana-Pinar del Río, Kilómetro 52; +53 48 57 8600; CUC1 ($1)

Parque Nacional de Viñales

Nada en Cuba se compara con la belleza escénica de Valle de Viñales.

Es un destino popular para los fanáticos de la naturaleza que escalan, andan en caballo y ven formaciones espectaculares de rocas llamadas mogotes.

Esto también es un lugar para el tabaco. La mejor época para visitarlo es el invierno, cuando se plantan los campos; o en primavera, cuando se cosecha el tabaco.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Parque Nacional de Viñales, 26 kilómetros al norte de Pinar del Río y 212 kilómetros al oeste de La Habana.

Nota: 1 CUC equivale a 1 dólar, aunque los dólares estadounidenses tienen un recargo del 10% que no aplica a los dólares canadienses o a los euros.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×