La lepra, la enfermedad de la 'pobreza' que no termina por desaparecer

Cada año se diagnostican más de 200,000 nuevos casos, principalmente en países con sistemas sanitarios débiles
lepra
lepra  lepra
(Reuters) -

Con más de 200,000 nuevos casos diagnosticados cada año en el mundo, la lepra es una enfermedad que no termina por desaparecer e incluso es considerada como la enfermedad de la pobreza por ser común en zonas con sistemas de salud poco desarrollados.

"Es desesperante, no conseguimos ver el final", subraya el profesor Vincent Jalier, infectólogo francés especializado en la enfermedad.

"Ante todo, es la enfermedad de la pobreza", asegura el médico beninés Roch Christian Johnson, recordando que la lepra sigue golpeando a los países con sistemas sanitarios "débiles" y que afecta sobre todo a adultos jóvenes que tendrán las secuelas durante "toda su vida".

Lee: Los virus que golpearon al mundo en 2014

La cifra de casos anuales detectados ha pasado de un 1 millón a 300,000 en los últimos veinte años. Desde 2005 se ha estabilizado entre los 200 y los 300,000, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La lepra es una enfermedad infecciosa, causada por una microbacteria transmitida por las vías respiratorias, conocida desde la antigüedad que desapareció espontáneamente de los países occidentales en el momento en que mejoraron la calidad de vida y el nivel de higiene.

La enfermedad afecta primero a la piel, después al sistema nervioso y si no es tratada a tiempo, puede provocar parálisis, mutilación de los miembros, y ceguera.

Su evolución es extremadamente lenta -la incubación dura entre uno y diez años, a veces más - hace que se manifieste como una enfermedad difícil de controlar en una veintena de países pobres, en el sur de Asia, África o América Latina, donde es endémica.

La prevención, la única arma

Según la OMS, India es el país más afectado (con más de 127,000 casos en 2013), seguido de Brasil (31,000), Indonesia (cerca de 17,000) y dos países africanos, Etiopía y República Democrática del Congo (entre 3,500 y 4,000 nuevos casos).

Desde 1995, la OMS ofrece gratuitamente a los países pobres tratamientos que combinan tres antibióticos, lo que ha permitido a entre 15 y 16 millones de personas recuperarse. De ellas, entre un 20 y un 30% padece minusvalías definitivas.

La detección precoz es la única arma actual para limitar sus secuelas, según los especialistas, ya que no existe un esquema de vacunación eficaz ante este virus.

"La lepra puede ser totalmente curada si se interviene cuando sólo hay manchas cutáneas. Cuando los nervios ya están afectados es otro asunto", precisa el doctor Francis Chaise, cirujano de la mano y de los nervios periféricos.

El problema sigue siendo diagnosticar en las zonas más pobres, que con frecuencia son además de difícil acceso.

Para el doctor Jarlier, "habría que volver cada año para detectar rápidamente a los nuevos enfermos en fase de incubación, que pueden contaminar a su entorno" al no saber que portan la enfermedad. El otro gran desafío es el diagnóstico bacteriológico, que sólo puede hacerse a través de pruebas muy complejas.  

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×