La tuberculosis infantil se ha convertido en una epidemia invisible

En 2013 se calculó que 550,000 niños en el mundo padecen esta enfermedad, la cual es curable si se detecta a tiempo
uganda tuberculosis  uganda tuberculosis
Autor: Meera Senthilingam
(Reuters) -

En la epidemia mundial de tuberculosis (TB) de hoy en día, los niños se han convertido en una población invisible, ya que mueren a causa de esta enfermedad curable porque son difíciles de encontrar y diagnosticar. Al pasar desapercibidos por los servicios de salud, los niños personifican una "epidemia oculta", la cual los expertos en salud pública están tratando de derrotar.

En 2013, se calculó que 550,000 niños estaban infectados alrededor del mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un proyecto reciente en Uganda, conocido como SPARK-TB, ha estado buscando a los miles que no han sido diagnosticados, quienes a menudo quedan ocultos en medio de los barrios pobres urbanos de la capital, Kampala, y sus distritos circundantes.

“Se espera que los niños contribuyan entre el 12% y el 20% de nuestros casos de tuberculosis... eso representa unos 12,000 niños”, dice Frank Mugabe, gerente del programa nacional contra la tuberculosis del Ministerio de Salud de Uganda, donde cada año se diagnostican más de 60,000 nuevos casos. Uganda es uno de los 22 países con alta carga de tuberculosis a escala mundial, y la débil inmunidad se debe a la alta tasa de VIH en la población lo que exacerba aún más la incidencia de tuberculosis.

La tuberculosis es una enfermedad complicada que tiene el potencial de afectar muchas partes del cuerpo y puede permanecer latente en las personas durante muchos años, lo que hace que no sean conscientes de que están infectadas. La principal forma activa de la enfermedad afecta los pulmones; si no se trata, puede ocasionar considerables daños en los pulmones, lo que eventualmente puede producir la muerte. Pero la enfermedad es curable.

Con las pruebas estándar de tuberculosis no se pueden detectar fácilmente las infecciones en los niños, lo que a menudo hace que sean diagnosticados demasiado tarde, o que no sean diagnosticados en absoluto. "La mayoría de los niños tienen que ser diagnosticados clínicamente... por lo que están entre los casos que no se detectan", explica Mugabe.

Encontrar la enfermedad

"El reto sigue siendo llegar a estos niños en el momento adecuado con el diagnóstico", indica el doctor Hondimagegnehu Alemu, el representante de Uganda para la OMS.

El principal método para diagnosticar la tuberculosis es analizar muestras de mucosidad —conocidas como esputo— que tosen los pacientes que se sospecha, están infectados. Los especialistas buscan la presencia de la bacteria que está detrás de la enfermedad —mycobacterium tuberculosis— en estas muestras, para identificar a quienes están infectados. Pero los niños no pueden producir mucho esputo, y cuando tosen, usualmente hay menos bacterias dentro, lo que hace que sean aún más difíciles de diagnosticar.

Este fue el caso de Bukenya Hethiri, de seis años de edad, quien fue diagnosticado con tuberculosis en 2014. Él vive con su madre en un barrio pobre de la división Kawempe de Kampala, donde las calles de tierra, las densas viviendas y un bajo acceso a sistemas de alcantarillado acompañan su vida diaria. Debido a la mala ventilación en muchas de las casas de estos barrios pobres, los niños quedan fácilmente expuestos a las infecciones transportadas por el aire, como la tuberculosis. "Para cuando tienen cinco años de edad, la mayoría de ellos han sido expuestos a la tuberculosis", señala Alem.

Hethiri había estado tosiendo durante más de tres años. A pesar de hacer varias visitas a los servicios de salud e incluso recurrir a los curanderos tradicionales locales, no fue diagnosticado... hasta que un día, una voz llegó gritando en la distancia.

La voz era la de un miembro del equipo de salud local de la aldea, quien era parte del programa SPARK TB, una asociación de instituciones públicas y privadas de salud en Kampala, coordinada por la Unión Internacional de Enfermedades Respiratorias y Tuberculosis.

Mejor diagnóstico

Como parte de SPARK TB, los equipos de salud de las aldeas y los campamentos de salud mensuales en los mercados están ayudando a difundir información sobre los signos y síntomas de la tuberculosis en las comunidades de mayor riesgo.

"Tenemos un campamento de salud al mes para cada división administrativa", comenta la doctora Anna Nakanwagi, directora del país para la Unión Internacional.

El objetivo es también superar la falta de habilidades y equipo para diagnosticar la tuberculosis en las 1,000 o más clínicas de salud privadas que se calcula funcionan en Kampala, las cuales, debido a su tamaño y proximidad, son el primer punto de contacto para más del 50% de la población en Kampala. Pero las infecciones a menudo se diagnostican mal, o no se diagnostican en absoluto.

"Si acudiste a un centro de salud privado... deberías esperar poder encontrar a alguien con la capacidad de diagnosticar la tuberculosis", añade Nakanwagi.

A las 70 clínicas en la primera ronda del programa se les proporcionó acceso a las máquinas "Gene Xpert", las cuales permiten el diagnóstico rápido de muestras de tuberculosis en cuestión de unas cuantas horas, y con una mayor precisión. El programa Spark TB Plus más reciente, el cual se inició en 2014, se ha ampliado para equipar a 208 clínicas en Kampala y sus distritos circundantes. Catorce de las clínicas se han beneficiado de las máquinas de inducción de esputo, donde se utiliza un nebulizador y tubos para estimular la producción de esputo dentro de la laringe de un niño para luego extraerlo, a modo de utilizarlo como muestra.

"Hasta ahora hemos examinado a 10 niños con la inducción de esputo", explica el Dr. Drake Kizito, director de la clínica Doctors Medicare en Mukono, cerca de Kampala, donde el personal de la clínica fue capacitado en la inducción de esputo hace seis meses. La clínica Medicare se encuentra en un área tranquila periurbana donde solo pasa tráfico ligero por sus calles de tierra color naranja.

En promedio, 30 pacientes visitan la clínica al día, y pagan 10,000 shillings de Uganda (3 dólares, 45 pesos mexicanos aprox.) para ver a un médico y ser diagnosticados, pero luego, el tratamiento es gratis. De las 10 inducciones de esputo que Kizito ha realizado, solo una persona fue diagnosticada con tuberculosis. "Pero hay muchos habitantes en la comunidad donde vivimos", agrega. "Creo que podemos encontrar más números".

Fuera de los pulmones

Otro factor que complica el diagnóstico es que mientras la tuberculosis por lo general afecta a los pulmones, los niños tienen más probabilidades que los adultos de desarrollar una forma de la enfermedad conocida como tuberculosis extrapulmonar, en la que otros órganos resultan infectados. Esto puede ocasionar un amplio rango de síntomas que fácilmente son pasados por alto como parte de la tuberculosis y nuevamente son difíciles de diagnosticar, ya que requieren de biopsias o escáneres radiológicos para buscar señales específicas de infección.

"Alrededor del 30% de la tuberculosis en los niños es extrapulmonar", indica Alem. "Pero ellos no son infecciosos; no tienen la capacidad de transmitirle la enfermedad a otras personas". La transmisión de la enfermedad es por el aire, comúnmente a través de la tos de alguien que está infectado.

Esta falta de contagiosidad, junto a la menor contagiosidad de los niños que padecen de la forma estándar pulmonar de la tuberculosis significa que ellos no han sido establecidos como una prioridad por los equipos de salud pública, lo que fomenta la epidemia oculta no solo en las áreas pobres de Kampala, sino en todo el mundo.

Pero las cosas están cambiando.

"Recientemente le hemos estado dando prioridad a todas las formas de tuberculosis", comenta Mugabe, quien ahora también está coordinando las encuestas nacionales de prevalencia de tuberculosis a lo largo de Uganda para obtener una visión más clara de la epidemia en el país.

Esta parte de la población que una vez fue invisible, ahora se está colocando en el centro de la atención, al menos en Uganda.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Ahora ve
Un cuestionado estudio vincula el consumo de azúcar con el cáncer
No te pierdas
×