El hombre más rico de Asia costea un monasterio de 193 millones de dólares

La edificación cuenta con habitaciones a prueba de balas y una espectacular vista del puerto de Hong Kong
Naomi Ng
Autor: Naomi Ng
HONG KONG (Reuters) -

Situado en una tranquila ladera, el más nuevo monasterio budista de Hong Kong incluye habitaciones VIP a prueba de balas y la segunda estatua más grande del mundo de la diosa de la Piedad, una deidad budista.

El monasterio fue completamente pagado por el hombre más rico de Asia, Li Ka-shing, quien contribuyó con 193 millones de dólares (2,953 millones de pesos mexicanos, aproximadamente) de su fundación personal al proyecto de construcción.

Los edificios, con estilo de la dinastía Tang, se extienden por un área exuberante y verde de 152 kilómetros cuadrados, cerca de nueve campos de futbol americano.

Puede alojar hasta 500 visitantes diarios, pero no será abierto a grupos de turistas como medida para preservar la atmósfera sagrada.

Li inició el proyecto en 2003 para promover el budismo en la ciudad y la construcción tomó 5 años en ser completada.

Vistas espectaculares, estatuas y ventanas a prueba de balas

A una altura de 76 metros, la estatua de la diosa de la Piedad observa el sitio y la espectacular vista del puerto de Hong Kong y varias islas.

El monasterio también incluye varios salones grandes, incluyendo uno que contiene tres vistosas estatuas budistas chapadas en oro de 24 quilates, donde la gente puede meditar y aprender sobre budismo.

Pero quizás lo más intrigante son las recámaras a prueba de balas.

Uno de los tres dormitorios que proveen hospedaje para los monjes visitantes de todo el mundo tiene ventanas a prueba de balas para proteger a “huéspedes importantes”.

“Instalamos las ventanas con vidrio a prueba de balas porque esperamos que pueda ser un lugar para proteger a nuestros huéspedes importantes como el supremo patriarca de Tailandia y otros monjes principales”, dijo Walter Ngai Kai-shu a medios locales.

Las habitaciones aún están vacías, y Ngai añadió que no estaban diseñadas para Li u otro individuo específico, reportó el South China Morning Post.

Los visitantes no tienen permitido traer incienso, carne, alcohol, u otras ofrendas de comida, para mantener el espacio amable con el medio ambiente —en su lugar, el monasterio proveerá agua.

“Hay muchas otras maneras de ofrecer a Buda además de incienso”, dijo Ngai a medios locales.

Actualmente, una docena de monjes, principalmente de Hong Kong y el sudeste asiático, habitan en el monasterio.

El 15 de abril será abierto al público, pero el registro y reservaciones ya están disponibles en línea.

Shen Lu contribuyó a este reporte.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×