Una poción milenaria, la enemiga de la superbacteria SARM

Un remedio que se encontró en un libro de medicina del siglo X podría ser la clave para fabricar antibióticos más potentes
bacterias resistentes a antibioticos
bacterias resistentes a antibioticos  bacterias resistentes a antibioticos
Nick Thompson y Laura Smith-Spark
Autor: Nick Thompson y Laura Smith-Spark | Otra fuente: CNN
LONDRES, Reino Unido (Reuters) -

Tal vez suene a cuento antiguo, pero una poción anglosajona de mil años de antigüedad para las infecciones oculares podría ser la clave para erradicar la bacteria moderna SARM, según unas nuevas investigaciones.

El bálsamo ocular del siglo X se descubrió en la Biblioteca Británica, en un volumen encuadernado en cuero del Libro de las sanguijuelas de Bald, al que se considera uno de los libros de texto sobre medicina más antiguos.

Christina Lee, experta en la sociedad anglosajona de la Escuela de Inglés de la Universidad de Nottingham tradujo el antiguo manuscrito a pesar de encontrar algunas ambigüedades en el texto.

Lee: ¿Cómo se creo 'SArM', la superbacteria?

"Elegimos esta receta del Libro de las sanguijuelas de Bald porque contiene ingredientes tales como el ajo, al que otros investigadores están estudiando actualmente por su potencial efectividad antibiótica", dijo Lee en un video que se publicó en el sitio web de la universidad.

"También analizamos una receta bastante clara. Es una receta que, según dicen, es 'lo mejor del arte de la sanación', ¿cómo no habríamos de probarlo? Nos dio curiosidad".

Lee recurrió al apoyo de los microbiólogos de la universidad para ver si el remedio funcionaba.

La receta lleva dos especies de Allium (ajo y cebolla o puerro), vino y bilis de buey y se debe preparar en un recipiente de latón.

"Recreamos la receta tan fielmente como pudimos. Bald da instrucciones muy precisas sobre la proporción de los diferentes ingredientes y sobre la forma en la que deben combinarse antes de usarse, así que tratamos de seguirlas lo más estrictamente posible", dijo la microbióloga Freya Harrison, quien encabezó el trabajo en el laboratorio de la Escuela de Ciencias de la Vida.

El libro indicaba que la preparación debía dejarse reposar durante nueve días y luego colarla con un lienzo. Los esfuerzos para replicar exactamente la receta incluyeron encontrar vino de un viñedo que se sabe que existía en el siglo IX, de acuerdo con Steve Diggle, profesor asociado de Sociomicrobiología, quien colaboró con el proyecto.

Los investigadores probaron su receta en cultivos de SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina), una clase de estafilococo que no responde a los tratamientos con antibióticos que se usan comúnmente.

Lee: Las superbacterias, una amenaza real para la OMS

Los científicos no tenían grandes esperanzas de que funcionara, pero los sorprendieron los resultados de las pruebas de laboratorio.

"Lo que descubrimos fue muy interesante: encontramos que el remedio ocular de Bald era un antibiótico antiestafilococo increíblemente potente en este contexto", dijo Harrison.

"Pasamos de tener una población madura y establecida de unos cuantos miles de millones de células, todas juntas en esta película biológica altamente protegida, a tener unos cuantos miles de células vivas. Esta es una gran, gran capacidad de erradicación".

Diggle dijo que el equipo pidió a sus colegas en Estados Unidos que probaran la receta con un modelo in vivo (es decir, con un organismo vivo); "básicamente la gran sorpresa es que al parecer es más eficaz que el tratamiento con antibióticos convencionales".

Los científicos estaban preocupados de no poder repetir la hazaña. Pero se prepararon tres tandas desde cero y se obtuvieron los mismos resultados, de acuerdo con Harrison; al parecer el bálsamo conserva su potencia por un largo rato tras haberse almacenado en botellas en el refrigerador.

El equipo dice que ahora cuenta con datos positivos que ha replicado y que muestran que el medicamento mata hasta al 90% de las bacterias SARM en las pruebas con ratones.

Harrison dice que los investigadores aún no están del todo seguros de cómo funciona, pero tienen algunas ideas, principalmente que podría haber varios componentes activos en la mezcla que atacan a las células bacterianas en diferentes frentes, por lo que les cuesta resistir; otra teoría es que al combinar los ingredientes y dejarlos macerar en alcohol, se crea una nueva molécula antibacteriana más potente.

"Aún no puedo creer del todo que este antibiótico de mil años de antigüedad al parecer funciona", dijo Harrison. "Cuando recibimos los primeros resultados, simplemente estábamos desconcertados. No nos lo esperábamos".

Agregó: "Obviamente nunca puedes saber con total certeza que funcionará como antibiótico si funcionó en el laboratorio, pero el potencial de llevar esto a la siguiente fase y decir: 'sí, en realidad funciona como antibiótico' supera mis sueños más locos, honestamente".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Lee, quien tradujo el texto del inglés antiguo, cree que el descubrimiento podría cambiar la noción de que el periodo medieval fue una época "oscura".

"A menudo se considera que la Edad Media fue el 'Oscurantismo'. Actualmente usamos el término medieval en sentido peyorativo… solo quería hacer algo que me explicara la forma en la que la gente de la Edad Media veía la ciencia", dijo.

Ahora ve
La investigación a Rafa Márquez podría afectar a cientos de niños mexicanos
No te pierdas
×