Cómo vivir el sueño playero en California

El estado estadounidense ofrece más de 1,300 kilómetros de costas, ambientes y actividades para todo tipo de viajeros
Corinne Purtill
Autor: Corinne Purtill
(Reuters) -

Ya lo dice Katy Perry en una de sus más famosas canciones: podrás viajar por el mundo pero nada se acerca a la costa dorada de California.

Los 1,350 kilómetros de costas del estado tienen algo para todos: desde los elegantes resorts de playa del condado de Orange hasta los sitios para acampar en las playas bordeadas de secuoyas del condado de Humboldt.

A continuación hay unos cuantos consejos para aprovechar al máximo una escapada a la playa en un estado que, como decían los raperos 2 Pac & Dr Dre, sabe cómo divertirse. 

Lleva traje de baño

Nada revela mejor que no eres de la zona que el retozar en el océano vestido con unos shorts empapados y una camiseta transparente. En las tiendas de regalos del malecón venden trajes de baño.

Puedes encontrar opciones menos costosas (y una mejor selección para los vacacionistas maduros o de proporciones amplias) en las cercanas tiendas Target o Wal-Mart: dos megatiendas que se encuentran a 20 minutos en auto de casi cualquier sitio en Estados Unidos.

Si usas ropa en el mar, parecerá que te dejaron salir de alguna especie de sanatorio.

A nadie le importan tus muslos, tus abdominales o el vello de tu espalda. Ponte un traje.

OPINIÓN: Lo que no puedes dejar de empacar para visitar la playa este 2015

Deja los Speedo en casa

Entendemos que esos calzoncillos ajustados de Spandex mejoran tu desempeño aerodinámico mientras te diriges tranquilamente al bar.

Entendemos que en algunas partes del mundo, los Speedo se consideran un atuendo playero aceptable.

Pero California no es uno de ellos.

Ponte tus shorts de surfista, Borat.

En California llega a hacer frío. Prepárate

Mark Twain nunca dijo que el invierno más frío de su vida lo había pasado un verano en San Francisco. Pero de todas formas, los turistas siguen decepcionándose de que California tenga días muy grises y fríos.

Las temperaturas promedio mensuales en el soleado San Diego alcanzan los 18° Celsius entre diciembre y febrero: no es helado, pero tampoco es tropical.

En Baker Beach, en San Francisco, desde donde tienes una vista espectacular del puente Golden Gate, hay casi la misma temperatura todo el verano.

En las regiones costeras también sopla la brisa y hay una densa bruma matutina conocida como capa marina, que mantiene el clima más fresco que en las ciudades tierra adentro.

Revisa el clima antes de reservar y empaca una sudadera porque las noches son frescas todo el año.

Haz tu tarea antes de desvestirte

California tiene playas en las que la ropa es opcional.

En un desconcertante giro del destino para el aspirante a naturalista, la concentración de playas nudistas y topless aumenta en las latitudes más septentrionales (y más frías).

Ten eso presente, pero no dejes que te desanime.

Lee: Unas vacaciones 'ligeras' tendrás si dominas el arte de empacar

Si hay una imagen mental que debes llevarte de tus vacaciones, es la de un hippie desnudo, entrado en años, que tiene frío.

Pon atención a las aletas

"Si estás en una playa del norte de California y caminas sobre cadáveres de focas a medio comer en el agua, debes tener cuidado", dijo Wes Willis, un hombre de 63 años que surfea desde 1970 y vive en Garden Grove, California.

Ha habido 83 ataques de tiburón a lo largo de la costa de California desde 2000, según el Comité de Investigaciones sobre los Tiburones.

Difícilmente es una epidemia… ¡además, solo cinco fueron letales!

De cualquier forma, un buen parámetro es que si todos se están saliendo del agua, probablemente no debas meterte.

"Hablé con un novato que dijo que se preguntaba por qué todos los animales salían a toda prisa del agua mientras el nadaba sobre su tabla agua adentro", dijo Willis, riendo. "A final de cuentas regresó".

Toma una clase de surf

El surf es muy divertido y es un ejercicio estupendo, pero necesitas intentarlo unas cuantas veces para sentirte cómodo en la tabla. Aprovecharás más las sesiones en el agua si has tomado una clase de surf.

Hay escuelas profesionales de surf y entrenadores independientes en casi todos los pueblos y ciudades de la costa. Incluso hay retiros de surf de dos días para quienes quieren aprender a subirse a la tabla y revivir los días gloriosos de los campamentos juveniles.

Intenta con Endless Summer Surf Camp (P.O. Box 414, San Clemente, California 92674; +1 949 498 7862), Pacific Surf School (707 Pacific Beach Drive, San Diego; +1 858 488 2685), o con Richard Schmidt (849 Almar Avenue, Box 192, Santa Cruz; +1 831 423 0928).

Si decides saltarte la clase y dirigirte directamente al agua, te recomendamos que ahorres algo de tiempo y que simplemente tires el dinero de la renta de la tabla al mar, te tragues un vaso de agua salada y estrelles tu cabeza contra una tabla de surf que encuentres cerca.

Usa bloqueador solar

Sabemos que solo tienes un fin de semana y quieres desesperadamente regresar a casa bronceado.

Pero no puedes engañar tan fácilmente a la Madre Naturaleza.

Además del cáncer de piel y del envejecimiento prematuro, una quemadura de piel puede hacerte enfermar y arruinar el resto de tu viaje. El bloqueador FPS 30 es un artículo esencial, incluso en los días nublados.

No lo olvides: el sol llegará a los lugares a los que tú no puedes.

Sal al malecón

Si necesitas descansar de la arena pero no puedes soportar perder el mar de vista, California tiene unos malecones clásicos grandiosos: hay algodón de azúcar, videojuegos, recuerdos kitsh y juegos mecánicos vertiginosos.

El embarcadero de Santa Mónica tiene de todo: desde una escuela de trapecio hasta un acuario, además de que es una de las vistas más lindas de California al atardecer. Más al norte está el malecón de Santa Cruz Beach, una gema de 1907 y el parque de diversiones más antiguo del estado que aún funciona como en sus primeros días.

Para los niños

Para quienes llevan a los pequeñines, hay muchos lugares hermosos e ideales para familias. Echa un vistazo a Baby Beach en Dana Point Harbor o al Parque Marino de Long Beach, una ensenada a la que los lugareños conocen como Playa de las madres por su mar tranquilo y poco profundo y porque hay una zona de juegos cerca de allí.

Por otro lado, si tu viaje soñado a la playa no incluye una pista sonora de chillidos constantes por la arena o por el jugo derramado, este es uno de los lugares que es mejor evitar.

Encuentra tu lugar

Las playas tienen distintos niveles de dificultad en cuanto al oleaje, igual que las pistas de esquí, solo que no tienen un útil código de clasificación.

Para los surfistas principiantes o los que hacen bodyboarding, es esencial encontrar un sitio idóneo para su nivel de habilidad.

Dale Goosen, sudafricano de 35 años, lo aprendió a la mala durante un viaje que hizo en 2009 a Huntington Beach, cuando inocentemente nadó sobre su tabla rentada al norte del famoso embarcadero de la ciudad.

Aunque los surfistas novatos no lo sepan, se trata de uno de los lugares más competidos en lo que se conoce legalmente como Surf City, USA, cosa de la que Goosen se enteró cuando le cerró el paso accidentalmente a otro surfista, quien lo insultó vehementemente.

"Lo esencial del mensaje quedó muy claro", recuerda Goosen. "Él se alejó nadando muy molesto".

Los principiantes pueden admirar a los expertos en Trestles, en la playa estatal de San Onofre, antes de surcar olas más suaves en la cercana Old Man's. No hay necesidad de ir al embarcadero de la playa municipal de Huntington Beach si tienes cerca la playa estatal de Huntington, más amigable para los principiantes.

Pide consejo sobre el mejor lugar para disfrutar del agua según tu destreza en la tienda de surf más cercana.

Respeta la "vibra"

En cualquier clase de surf, respeta la "vibra" de los surfistas preexistentes. No perjudiques a los otros surfistas.

Estos dos mantras, tomados de la Carta de Derechos del Surfista de Surfology, se traducen en pocas palabras como: "no seas un idiota desconsiderado".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Esto también es válido en tierra. Para vivir la mejor experiencia en las playas de California, debes estar dispuesto a dejarte llevar. Relájate. Charla con los notoriamente amistosos californianos, a quienes les da mucho gusto compartir sus recomendaciones de sitios para surfear y comer tacos.

"En gran medida, California es bastante placentera, de verdad", dijo Bob Levy, de 68 años, quien ha surfeado toda su vida y vive en Long Beach. "Si de alguna forma te adaptas a ellos y pones mucha atención a lo que hacen, al final te aceptarán".

Ahora ve
Cámaras de seguridad captan a un extraño objeto iluminando el cielo
No te pierdas
×