América del Norte quiere gas shale

-
América del Norte quiere gas shale  (Foto: Getty)

Canadá y Estados Unidos son los países que más han destacado en la explotación y aprovechamiento de gas shale para su consumo masivo. Esto significa que, de aprobarse las leyes secundarias que darán luz verde a la Reforma Energética, las compañías mineras, principalmente las canadienses con operaciones en México, podrían aprovechar su experiencia para extraer gas de los yacimientos nacionales. Sin embargo, habrá que ser precisos en la manera en la que se darán los permisos de exploración y explotación.

Si bien es cierto que la Reforma señala que las mineras con presencia en suelo mexicano no tendrán acceso directo a los hidrocarburos aunque estos se encuentren en su terreno, también lo es que sí gozarán de la libertad de unir fuerzas con empresas gaseras y obtener beneficios extra. De hecho, se habla de que al menos nombres como Alamos Gold, Argonaut Gold, First Majestic y Gold Corp contarán con importantes posibilidades de obtener ganancias pues operan en Sonora, un estado con grandes reservas de gas shale.

Al ser punta de lanza en materia de aprovechamiento de dicho gas, analistas del sector energético señalan como interesados en invertir en yacimientos de lutitas, donde se extrae gas shale, a grupos provenientes de Columbia Británica y Alberta (Canadá). Respecto a la experiencia en explotación, esta provendría de Texas (EE.UU), con especial foco en los estados de Coahuila y Veracruz debido a su similitud geológica con el país vecino del norte.

A pesar de que México está posicionado como la cuarta reserva más importante de gas shale, no cuenta con la infraestructura necesaria para hacerla una fuente rentable de ingresos, como Canadá, Estados Unidos e incluso China. Prueba de ello, es que en tanto los estadounidenses ya tienen detectados yacimientos en 48 de sus 50 estados, México solo ha descubierto el energético en Coahuila. En ese sentido, abrir la inversión a países con más experiencia resultaría un movimiento que le valdría mayor Inversión Extranjera Directa (IED) que si se decide asumir el control de la exploración y explotación.

México prepara el terreno para que grandes trasnacionales operen en aras de incentivar la IED, generar más fuentes de empleos y potencializar la economía nacional. Ante un escenario de tales dimensiones, resulta imprescindible contar con la experiencia de instituciones financieras familiarizadas (y exitosas) en materia de comercio exterior. La oportunidad llegó y solo triunfarán las empresas que la aprovechen de manera inteligente.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×