México, un paraíso para una segunda casa

El mercado de los bienes raíces de turismo llega al país por su ubicación, clima y medio ambien las propiedades vacacionales son percibidas como una buena forma de invertir.
México y Centroamérica son de los lugares favoritos de los d
Regina Moctezuma G.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Durante mucho tiempo los bienes raíces de turismo fueron exclusivos de los estadounidenses, pero el mercado se expande cada vez más y llega a México, que por su medio ambiente, clima y  ubicación es ideal para quienes quieren comprar una segunda casa.

Los tiempos compartidos no son una opción para el viajero de lujo, por eso empresas como Group RCI, dedicada a las propiedades vacacionales, explotan un mercado con un gran potencial de crecimiento, con  un valor de 2 mil millones de dólares y conformado por las propiedades fraccionadas o totales y los clubes de residencias privadas.

“El mercado de lujo es cada vez más exigente y nosotros ofrecemos experiencias vacacionales”, aseguró Juan Ignacio Rodríguez, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Group RCI para México, Centroamérica y el Caribe, en el tercer Simposio de Luxury Markets celebrado en la capital mexicana. El directivo calcula que actualmente hay cerca de 65 proyectos en México para desarrollar residencias vacacionales.

El gran diferenciador de las bienes raíces de turismo de un tiempo compartido es que el desarrollador transmite la propiedad al nuevo dueño y no sólo se la ‘presta’. Los compradores tienen un gran abanico de dónde escoger.

La propiedad fraccionada consiste en compartir la compra con varios dueños que, además de disfrutarla ciertas semanas al año, pueden rentarla para obtener ingresos. La propiedad total, es sólo para un dueño, con la posibilidad de renta o de intercambio con otras propiedades de lujo, a través de empresas como The Registry Collection.

Y en un segmento superior están los clubes de residencias privadas, un producto realmente de lujo. Los compradores no tienen la necesidad de rentar su propiedad, que  les significa un símbolo de estatus.

“No sólo estás vendiendo la propiedad, estás vendiendo un estilo de vida”, dice Wally Hobson, director administrativo para las Américas de North Course Advisory Systems, consultora en bienes raíces de lujo.

Las propiedades vacacionales son una buena opción de inversión, mientras algunos compran acciones de la bolsa y otros se afilian a un fondo, muchos otros compran una segunda casa para diversificar su capital.

La mayoría de éstos son conocidos como baby boomers, quienes tienen un gran poder adquisitivo y, resultado de la recesión de la economía estadounidense, son cada vez más cautelosos en sus compras e inversiones y este mercado les sonríe.

México tiene todo para atraer la inversión extranjera en el desarrollo de residencias vacacionales, sin embargo se requiere de una mejor infraestructura para que los aeropuertos, las carreteras y los servicios no desprestigien este producto de lujo.

Ahora ve
No te pierdas