Escasean empleados en lugares de veraneo

Estados Unidos está concediendo menos visas temporales que llenaban estas vacantes turísticas; ante esta situación, los establecimientos no podrán ni siquiera servir 3 comidas al día.
Sin permisos temporales para extranjeros, los establecimient
HYANNIS, Massachusetts EU (AP) -

En el complejo Crown & Anchor de Cape Cod no se servirá desayuno esta temporada.

El hotel de Provincetown generalmente contrata entre 10 y 12 jamaiquinos y europeos orientales como cocineros, mucamas y encargados de mantenimiento. Pero las nuevas restricciones a la concesión de visas hace que muchos de los empleados por temporada que vienen todos los años no puedan hacerlo en esta ocasión. Y ante la escasez de personal, los administradores del hotel decidieron que no estarán en condiciones de servir tres comidas al día.

''No queremos hacerlos trabajar horas extras solo para servir desayuno'', comentó el subgerente general Rick Reynolds. ''No tiene sentido desde un punto de vista financiero''.

Empresas de todo el país que dependen de trabajadores por temporada se preparan para operar sin miles de empleados extranjeros que contrataban en el pasado para trabajar en restaurante, hoteles, jardinería y otras actividades. El gobierno está concediendo menos visas temporales, lo que obliga a las empresas a tratar de encontrar de algún modo reemplazantes, presionar en el Congreso por un cambio en la legislación y prepararse para salir adelante con menos personal.

Se pronostican numerosos problemas si no se logran llenar esas plazas dejadas vacantes por los extranjeros: los restaurantes probablemente no puedan tener tantas mesas y las esperas para ser atendidos serán seguramente más largas. Tomará más tiempo recibir las llaves de una habitación ya que habrá menos personal de limpieza y los hoteles ofrecerán menos comidas.

''De algún modo saldrán adelante y permanecerán abiertos, pero no van a prosperar'', expresó Jane Nichols Bishop, un consultor que se especializa en conseguir trabajadores temporales extranjeros para firmas de Cape Cod.

La escasez de personal ya se hizo sentir en los centros invernales, desde Colorado hasta Vermont, y se espera que afecte ahora a centros veraniegos como Newport (Rhode Island) y Cape Cod, cuyos negocios dependen en buena medida de los trabajadores temporales. Muchos extranjeros han trabajado en los mismos sitios por años y sus patrones dicen que valoran mucho su experiencia y el que estén dispuestos a tomar trabajos que pocos quieren hacer y para los que ni siquiera se apuntan los estudiantes que tienen el verano libre.

A los extranjeros que tienen visas H-2B se les ofrece generalmente el mismo sueldo que ganaría un residente, aunque el salario depende de la posición y el lugar.

Rick Farrick, propietario de cinco posadas en Newport, está buscando reemplazantes para seis mucamas jamaiquinas que ganaban 9 o 10 dólares la hora. Dice que está dispuesto a pagar un poco más con tal de conseguir gente de la zona confiable, pero que eso no resolverá los problemas causados por la pérdida de empleadas que trabajaron en el lugar por años.

''Si alguien trabajó aquí tres años, haciendo siempre el mismo trabajo, uno simplemente le dice que vaya y haga lo que hay que hacer, y ellos lo hacen'', manifestó Farrick.

En la actualidad se conceden solamente 66.000 visas H-2B, otorgadas a trabajadores temporales que no realizan tareas agrícolas. Las autoridades dejaron sin efecto una exención por la cual no se incluiría en esa cuota a las personas que habían trabajado en esas condiciones en los últimos tres años. El año pasado se emitieron en total 130.000 visas, la mitad de las cuales fueron para personas que regresaban y no fueron tomadas en cuenta para la cuota.

El gobierno suspendió esa exención durante el debate de una reforma integral a las leyes de inmigración. Pero el Congreso está reconsiderando nuevamente la posibilidad de permitir el retorno de personas que ya trabajaron en esa industria ante la presión de comerciantes que dicen que es vital la presencia de más trabajadores extranjeros. Hay algunos indicios alentadores de que la medida podría ser aprobada.

''El problema es que cuanto más tiempo pase, menor será el impacto en esta temporada'', dijo el representante demócrata de Rhode Island Jim Langevin.

La escasez de personal extranjero representa una oportunidad para los trabajadores locales, en una época de deterioro económico y alto desempleo. Pero Keith Stokes, director ejecutivo de la Cámara de Comercio del Condado de Newport, dijo que los locales generalmente no se apuntan para estos trabajos.

Si embargo, en una feria laboral realizada en Hyannis este mes mucha gente se interesó en los trabajos temporales en hoteles y restaurantes, incluido Robert Buxton, un chico de 19 años que hace poco perdió su puesto en una planta de artículos electrónicos.

''No salto de alegría porque los extranjeros no pueden venir'', dijo Buxton. ''Pero a mí me favorece, aunque para ellos sea algo tan malo''.

El condado de Newport tiene que llenar unas 500 vacantes de trabajadores que venían con la visa H-2B, según Stokes. En Cape Cod y las islas de Nantucket y Martha's Vineyard generalmente hay entre 5.000 y 7.000 trabajadores con visas H-2B.

Los patronos están viendo si pueden traer personal con otro tipo de visa. Y algunos contratan extranjeros con la visa H-2B que ya se encuentran en el país y pueden extender su estadía.

Steven Filippi, presidente del Ballard's Inn de Block Island, un popular sitio turístico cerca de la costa de Rhode Island, dijo que había encontrado a entre 20 y 30 personas en Florida y Arizona para reemplazar a los filipinos que contrataba como bartenders, chefs y meseros, quienes no podrán regresar.

Muchos de esos empleados estaban tan seguros de que regresarían que dejaron ropa y muebles al irse el año pasado.

Otros comerciantes no saben qué harán.

Milton Kelley, gerente general del Green Harbor Waterfront Lodging de Falmouth, dijo que contrata pocos extranjeros normalmente y que esta vez le costará más llenar esas plazas en vista de que empresas más grandes acapararán seguramente a los trabajadores de la zona que hay disponibles.

''Podríamos vernos obligados a clausurar parte de nuestras instalaciones'', se lamentó. ''Y no habrá nadie que conteste el teléfono''.

Ahora ve
No te pierdas