La Torre Eiffel celebra 120 años

La Dama de Hierro celebra más de un siglo de abrir sus puertas a los turistas de todo el mundo; el símbolo arquitectónico de París se inauguró y recibió a sus primeros visitantes en el 1889.
francia-torre eiffel  (Foto: Embajada de Francia)
Nathalie Gricorciuk
CIUDAD DE MÉXICO (Embajada de Francia) -

La Torre Eiffel celebra su 120 aniversario, desde que se inaugurara el 31 de marzo de 1889 y se abriera al público el 15 de mayo del mismo año. Sus orígenes no fueron fáciles. Fue criticada y vapuleada. Sin embargo, se ha convertido en uno de los íconos del imaginario colectivo mundial, una evolución que no debe nada al azar. Su característica silueta hace soñar en todo el mundo. Pero al principio todo fueron críticas. Guy de Maupassant, Charles Gounod y Alexandre Dumas hijo vilipendiaron la Torre Eiffel en una carta común. "La inútil y monstruosa Torre Eiffel", "la deshonra de París", "supositorio agujereado" para Huysmans o "esqueleto sin gracia" para Maupassant. Pero Gustav Eiffel no se dejó intimidar. El ingeniero respondió a los artistas que la torre tendría "su propia belleza".

El público no tuvo dudas. Hubo visitas en masa desde su inauguración, durante la Exposición Universal de 1889. Dos millones de curiosos se precipitaron para visitar el monumento más alto de la época, título que perdió en 1930 ante el Chrysler Building de Nueva York. Decenas de miles de valientes ni siquiera esperaron a la construcción de los ascensores para subir a su cima. Un triunfo.

Sin embargo, el final de la exposición se vio seguido por un drástico bajón del interés y del número de visitantes. Nada pudo pararlo, ni siquiera el recorte del precio de la entrada. Algunas voces tristes evocaron incluso la demolición del monumento. Para evitar el desastre, Eiffel decidió rentabilizar su obra explotando su potencial científico. Se instaló una pequeña estación de observación y una antena de telegrafía sin hilos y más adelante una antena de radiodifusión.

Los visitantes siguieron siendo escasos. Habría que esperar hasta los años sesenta y la emergencia del turismo internacional para que las visitas vivieran un repunte. En la actualidad, la torre supera los seis millones de visitas anuales.

Iluminación

Para seguir atrayendo a los curiosos, la dama de hierro diversificó su atractivo. Brilló para dar la bienvenida al año 2000. Se vistió de azul durante el Día de Europa en 2006 y de la presidencia francesa de la Unión Europea en 2008; de rojo para celebrar el nuevo año chino en 2004 y de verde con ocasión de la Copa del Mundo de Rugby en 2007.

La Torre Eiffel está presente cada vez que se trata de celebrar un gran evento. En vista de su notoriedad, la repercusión está asegurada. ¿Se ha convertido la Torre Eiffel en el eje de comunicación del Estado francés, en el icono de los grandes eventos? En realidad lo ha sido siempre, incluso antes de su construcción.

En aquella época, los dirigentes europeos se dieron cuenta de que los avances tecnológicos pueden servir de escaparate político, ya que la opinión pública es muy sensible al progreso. Al presentar sus innovaciones, un Estado muestra su superioridad sobre sus rivales. Gustav Eiffel no se equivocó destacando "el símbolo de la ciencia contemporánea" que representa su obra, "la audacia de su creación" y sobre todo la prueba de que "no sólo somos el país del entretenimiento, sino también de los ingenieros y de los constructores, que son solicitados desde todas las regiones del mundo".

Símbolo del saber hacer francés, la Torre Eiffel suscita la admiración y los celos. Son innumerables las copias y réplicas en China, EU, Japón y otros países. Pero, ¿qué es en realidad? Roland Barthes ofrece la mejor definición: "Mirada, objeto, símbolo, la torre es todo lo que el hombre pone en ella, y ese todo es infinito. Espectáculo observado y que observa, edificio inútil e irremplazable, mundo familiar y símbolo heroico, testigo de un siglo y monumento siempre nuevo, objeto inimitable y reproducido hasta la saciedad, es el símbolo puro, abierto a todos los tiempos, a todas las imágenes y a todos los sentidos. Es la metáfora infinita. A través de la torre los hombres pueden desarrollar la gran función de su imaginario, la libertad, ya que ninguna historia, por muy sombría que haya sido, ha logrado quitársela nunca".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La dama de hierro seguirá haciendo soñar al planeta...

(Artículo proporcionado por la Embajada de Francia en México).

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×