Publicidad
Publicidad

Carpas y autos, el refugio de italianos

Los sobrevivientes de L´Aquila instalaron carpas para pasar la primera noche tras el terremoto; bomberos y policías excavan bajo los escombros en busca de sobrevivientes.
Unas 50,000 personas quedaron sin hogar luego de que el sismo destruyera edificios en 26 ciudades y localidades. (Foto: Reuters)
italia-terremoto-re (Foto: Reuters)

Italia en ruinas

El sismo ocurrió poco después de las 3:30 hora local (01:30 GMT) del lunes, y destruyó casas, viejas iglesias y otros edificios en 26 ciudades y aldeas.

Escombros

El sismo ocurrió poco después de las 3:30 hora local (01:30 GMT) del lunes, y destruyó casas, viejas iglesias y otros edificios en 26 ciudades y aldeas.
Al menos 150 personas perdieron la vida y que más de 1,500 resultaron heridas, reportaron las autoridades.

Las víctimas

Al menos 150 personas perdieron la vida y que más de 1,500 resultaron heridas, reportaron las autoridades.
La agencia de protección civil sostuvo que el número de damnificados alcanzaba 50,000.

Damnificados

La agencia de protección civil sostuvo que el número de damnificados alcanzaba 50,000.
El primer ministro, Silvio Berlusconi, declaró emergencia nacional y dijo que entregaría 30 millones de euros para reconstruir la ciudad medieval de L´Aquila.

Emergencia

El primer ministro, Silvio Berlusconi, declaró emergencia nacional y dijo que entregaría 30 millones de euros para reconstruir la ciudad medieval de L´Aquila.
Miles de personas se refugiaron en sus vehículos o en tiendas de campaña ante el temor de posibles réplicas.

Refugios

Miles de personas se refugiaron en sus vehículos o en tiendas de campaña ante el temor de posibles réplicas.

Envueltos en frazadas, cientos de sobrevivientes en la montañosa ciudad italiana de L'Aquila instalaron carpas o se refugiaron en vehículos el lunes, para pasar la primera noche desde que un mortal terremoto los obligó a huir de sus viviendas.

Mientras bomberos y la policía continuaban excavando bajo los escombros de edificios colapsados buscando sobrevivientes, los hambrientos y agotados residentes se dirigieron a espacios abiertos dentro y en los alrededores de la ciudad para pasar una lluviosa noche lejos de las debilitadas estructuras.

Publicidad

"No había manera de que nos arriesgáramos a volver a nuestra casa, incluso si sólo está levemente dañada", dijo Gianni Festa, de 41 años, quien llevó a su esposa y a su hijo de ocho años a un enorme campo de atletismo para pasar la noche.

"Y tampoco me arriesgaría yendo a un hotel", sostuvo.

Muchos habían pasado la tarde recostados sobre bancas en el campo deportivo en las afueras del centro de la ciudad, pero durante la noche la lluvia los obligó a instalar grandes tiendas de campaña.

En una enorme carpa blanca, filas de hombres y mujeres estaban recostados juntos con frazadas sobre camas improvisadas en el suelo, mientras algunos estaban sobre sillas.

Publicidad

Los trabajadores de rescate entregaron botellas de agua y cajas plásticas con porciones de jamón, pasta y hot dogs, al tiempo que la lluvia causaba más miserias a aquellos que quedaron sin hogar cuando el terremoto remeció la región de Abruzzo poco después de las 3:30 hora local (01:30 GMT) del lunes.

Más de 130 personas murieron y cerca de 1,500 resultaron heridas, mientras que un máximo de 50,000 quedaron sin hogar luego de que el sismo destruyera edificios en 26 ciudades y localidades, indicaron funcionarios.

Al otro lado de la ciudad, unas pocas decenas de familias se preparaban para pasar la noche dentro de sus vehículos, estacionados en una plaza frente a una iglesia.

"Ha sido un día tan duro y largo", dijo Piera Colucci, sentada en su automóvil junto a su familia en plena oscuridad.

Publicidad

"Ahora estamos todos sentados en nuestro auto, todo está comenzando a hundirse", agregó.

 

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad