Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

El pulso de la vivienda / header desktop
Publicidad

Nuestras Historias

Mi casa de fin de semana, ¿es buena idea?

Una inversión a considerar cuando tienes estabilidad económica y deseas seguir una estrategia patrimonial
Mi casa de fin de semana, ¿es buena idea?
Bienes raíces para hacer patrimonio y familia.

Las propiedades de descanso —también llamadas segundas casas, porque suelen comprarse una vez que ya se cuenta con una vivienda propia— tienden a crecer al mismo ritmo que el sector turístico. Y México ocupa el octavo lugar dentro de las 10 naciones más visitadas en el mundo, señala el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

En este recuento no sólo se incluye a los rubros de playa y sol o ciudades coloniales, señala el Informe del Mercado Inmobiliario 2017 de la consultora Lamudi, sino que ahora se añaden las vertientes del turismo de negocios y médico, así como el turismo rural y de sustentabilidad.

Pequeñas ciudades han comenzado a voltear las miradas a este sector como motor de crecimiento económico y trabajan en el desarrollo de estrategias que les permitan explotar esta vertiente.

Por otra parte, la explosión de Airbnb como una plataforma para rentar las casas vacacionales ha abierto también el apetito de los inversionistas, así como de los propietarios de segundas casas que buscan opciones de rentabilidad en sus inmuebles.

Grupo RCI, consultoría y asesoría en bienes raíces y propiedades vacacionales en general, señala que en México, la mayoría de los compradores de una segunda casa elegirá un radio promedio de 150 kilómetros de distancia desde su vivienda “de uso diario” a la de fin de semana.

De ahí que en el país haya varios corredores de casas de descanso que circundan las ciudades grandes y medias: municipios campestres del Estado de México (como Amecameca e Ixtapan), Morelos (Tepoztlán, Cuernavaca, Xochitepec), Tijuana-Rosarito, así como los alrededores de Puebla, Querétaro, Cancún, Mazatlán y Los Cabos.

Publicidad

En estos rubros pueden encontrarse desde opciones residenciales de lujo, hasta fraccionamientos de interés social con instalaciones deportivas compartidas que sirven de casas de descanso para los habitantes de las urbes más próximas.

Son opciones de inversión porque pueden costar menos que un bien raíz urbano y tienen más espacio y amenidades; pueden rentarse mientras no se ocupan y, generalmente, registran una plusvalía más acelerada.

Igualmente, el hogar de las vacaciones puede llegar a convertirse en el hogar de retiro, en la etapa de jubilación. Se trata de opciones para invertir que son consideradas por las generaciones que ya están en su etapa adulta (más de 40 años de edad) o en plena madurez (más de 60 años de edad).

En resumen, la casa de descanso es una propiedad que se adquiere para disfrutarse en familia y con amigos, para luego considerarla como una posible fuente de ingresos por alquiler.

Para averiguar si es buena idea para ti, podrías empezar por alquilar una propiedad durante un tiempo. Si te gusta como estilo de vida, analiza tus posibles fuentes de financiamiento: Hipoteca Plus de Santander tiene beneficios que podrían adaptarse a este formato que conjunta la inversión con la calidad de vida.

Fuentes: Secretaría de Turismo (Sectur) e Infonavit.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad