Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El voluntariado se convierte en estrategia de retención de empleados

Fortalecimiento de las relaciones institucionales y mejoramiento del clima laboral son algunos de los beneficios que reciben las empresas con programas de voluntariado.
vie 03 noviembre 2017 10:00 AM
Unión de fuerzas.
Unión de fuerzas. Los programas de voluntariado empresarial canalizan el deseo de los colaboradores por ayudar. (Foto: asiseeit/Getty Images)

El sismo del 7 de septiembre pasado movilizó la red de voluntarios de la empresa Telefónica: había que unir fuerzas para ayudar a los damnificados. En conjunto con organizaciones de la sociedad civil, los empleados de la compañía de telecomunicaciones ofrecieron su tiempo, conocimiento y recursos para identificar las entidades dañadas y enviar ayuda.

Las miradas de los voluntarios estaban concentradas en Oaxaca, donde -según el gobierno federal- más de 50,000 inmuebles resultaron dañados. Pero el temblor del 19 de septiembre demandó más ayuda y decidieron distribuir los esfuerzos: realizaron tareas de acopio y abrieron una plataforma para recaudar fondos.

“En la madrugada del 20 de septiembre pudimos recabar y llevar acopio a Juchitán, y repartir carpas en la colonia Roma”, dice Nidia Chávez, directora de Fundación Telefónica México. La red de voluntarios de la empresa española no sólo opera en territorio mexicano, tiene presencia en más de 30 países y apoya diferente iniciativas, desde proyectos a favor del medio ambiente hasta programas de atención al embarazo adolescente.

Lee también: Voluntariado mejora las oportunidades laborales

El objetivo principal de la red, dice la directiva, es canalizar el deseo que tienen los colaboradores de la compañía de contribuir en el mejoramiento de las condiciones de la sociedad. Pero esta estrategia también tiene beneficios secundarios que impactan de manera positiva en las compañías que lo implementan.

Captación y retención de talento, fortalecimiento de las relaciones institucionales, mejoramiento del clima laboral y adquisición de nuevas habilidades -como liderazgo, trabajo en equipo y comunicación- por parte de los empleados son algunos de los beneficios a favor de la empresa que decide poner en marcha programas de voluntariado, según el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi).

Publicidad

“Estos programas son una oportunidad para que te involucres con el talento de tu gente en actividades productivas de la comunidad y las organizaciones”, dice Carlos Saucedo, gerente de ciudadanía corporativa de IBM México. “Da un sentido de ayuda y pertenencia, el empleado se siente apoyado por la misma compañía”.

Lee también: El voluntariado te hace más sexy ante los reclutadores

En IBM opera, desde hace 14 años, el programa de voluntariado On Demand Community. A través de su plataforma virtual, los empleados pueden registrar las acciones de voluntariado que realizan, conocer la oferta de actividades o acceder a materiales didácticos. Además, los colaboradores tienen la oportunidad de promover una organización ante la compañía tecnológica para que reciba un donativo.

“Año con año, los empleados pueden promover una organización para que reciba una donación”, explica Saucedo. “Para IBM es una oportunidad de potenciar ese trabajo que hizo el empleado”.

Manos a la obra

Las buenas intenciones no son suficientes para que los programas de voluntariado empresariales tengan éxito. Por ello, los especialistas consultados coinciden en que es necesario que las compañías diseñen una estrategia que motive al empleado a sumarse a estas actividades y, al mismo tiempo, genere buenos resultados a la empresa.

1. Definir un equipo de trabajo que lleve las riendas de la iniciativa. En el caso de Telefónica, la fundación es la responsable de proponer los planes de acción y gestionar los esfuerzos hacia un fin común.

2. Planificar las acciones a realizar. No todas las causas empatan con la visión de la empresa y el programa de voluntariado. Por ello, los especialistas recomiendan destinar un tiempo para elegir las causas y aconsejan seleccionar aquellas que son más afines a la compañía. Por ejemplo, si la empresa es tecnológica pueden participar en actividades vinculadas a desarrollo científico o innovaciones. “Nuestra selección se hace en reuniones globales que organizamos a inicios de año”, dice Chávez.

3. Establecer indicadores de éxito. Las actividades deben estar regidas por métricas que reflejen el nivel de avance y alcance de cada iniciativa. Algunas de las más comunes son número de voluntarios que participan y número de personas beneficiadas.

4. Difundir el programa. La promoción de las actividades de voluntariado es clave para alcanzar los objetivos. Por eso, es recomendable que el equipo de trabajo diseñe estrategias de comunicación, difusión y vinculación al interior de la compañía para motivar a que sean más los colaboradores que se sumen.

5. Generar alianzas. Para que el alcance sea mayor, los expertos aconsejan establecer alianzas con organizaciones de la sociedad civil para que, en conjunto, alcancen las metas planteadas.

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad