Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La colaboración, la inclusión y el e-commerce son claves para los negocios

La participación de las empresas con otros actores ayudará a conseguir objetivos que permearán en el desarrollo integral de la sociedad.
mié 07 julio 2021 02:01 PM
161119229
Es momento de estrechar lazos entre las empresas y generar un entorno más inclusivo que permita mayor crecimiento.

¿Cómo podemos crear modelos de negocio innovadores? Sin duda, hoy más que nunca nos hemos dado cuenta que ya no es posible pensar en buscar objetivos de manera aislada para una organización, sino que es necesario trabajar en conjunto para lograr las metas individuales y colectivas que generen beneficios para las organizaciones y la sociedad en la que operan. Hay tres puntos clave que nos llevan a generar nuevos esquemas de negocio: la colaboración, la inclusión y el e-commerce.

En este sentido, Ana Cristina Dahik Loor, profesora del área de Entorno Político y Social de IPADE Business School conversó con Judy Achar, fundadora y directora general de Fundación Mitz, acerca del compromiso de las nuevas generaciones y la importancia de la colaboración. Achar mencionó que si los organismos gubernamentales, sociales y educativos, con el sector privado trabajan de forma mejor orquestada, van a lograr un impacto colectivo.

Publicidad

Apuntó que, si realmente entendemos que en el mundo hay una desigualdad que duele, entendemos que el trabajo es generar mayor equidad, mayor oportunidad. Esta premisa sirve para forjar modelos de negocio que generan beneficios para todos.

En la Fundación Mitz, por ejemplo, a partir de la creatividad se ha desarrollado un esquema en el que aprovechan desperdicios para hacer productos como cubrebocas, además de buscar la inclusión laboral de las mujeres.

Por otra parte, la participación de las compañías en cámaras y asociaciones también multiplica los resultados fructíferos para el desarrollo social.

En el encuentro “Empresa, Crecimiento e Inclusión”, realizado en 2018 por el IPADE Business School y la Universidad de la Santa Cruz en Roma, Rafael Gómez Nava, profesor del área de Dirección de Operaciones del IPADE Business School y entonces director general, consideró que debe existir “un compromiso de generar valor de manera integral y de hacer que las sociedades, las comunidades empresariales y los países sean más prósperos, como un deber de todos, no de unos pocos, no de una cúpula, no de un grupo, sino de una sociedad que se compromete para hacer que más personas vivan una calidad de vida cada vez más humana”.

 

Y bien, estamos de acuerdo en que es necesaria la colaboración con inclusión. En un artículo en la revista Istmo, Ana Cristina Dahik expone que, durante el mismo evento, María Inés Martín, representante del Foro Económico Mundial en Ginebra, aseveró que el crecimiento inclusivo es el que “contribuye a mejorar la vida de las personas, que pone al ser humano en el centro, y, por lo tanto, el ser humano se siente partícipe de esa creación de riqueza, de ese crecimiento”.

Al respecto, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), destacó que el crecimiento inclusivo se refiere a indicadores sociales como la distribución del ingreso, la pobreza y la participación laboral de la mujer, por lo cual, indica que el concepto de desarrollo tiene que ser multidimensional y no unidimensional.

Pero más allá de géneros y la condición social, la inclusión igualmente debe considerar a las personas con discapacidad.

Recientemente, la profesora Ana Cristina Dahik también entrevistó a María del Pilar Bazán Ruiz, directora ejecutiva nacional de Olimpiadas Especiales de México, quien refiere que en este organismo buscan “que el mundo vea la gran capacidad que tienen las personas con discapacidad, y que podemos abrirles las puertas, pueden ser colaboradores en organizaciones; que se les dé la oportunidad para educarse, para poder conseguir un empleo, para ser autosuficientes y que construyamos puentes, que trabajemos juntos para que ellos sean incluidos realmente en la sociedad”.

 

El e-commerce es otro punto a considerar en los nuevos modelos de negocio. Para Luis Macín, fundador de El Camino Consulting, la COVID-19 implicó un mayor uso del comercio electrónico, ya que, hasta marzo de 2020, en México, cuatro de cada 10 personas hacían compras por esa vía y ahora son siete de cada 10.

“Nadie sabe qué terminará sucediendo, pero cuando comienzas a entender la conveniencia, la ventaja de ocupar tu tiempo de forma distinta en lugar de estar en la fila de un supermercado, prefieres hacerlo a través de una plataforma. Esos son cambios radicales que afortunadamente van a permanecer”, señala Luis Macín –entrevistado por Istmo— por lo que las empresas deberán aprovechar esta tendencia para proveer un servicio de e-commerce eficiente.

De esta manera, las empresas deberán colaborar más con otros actores de la sociedad y formular modelos de negocio con una visión más social e inclusiva, que a su vez esté a la vanguardia al integrar tecnologías y plataformas digitales que permitan un comercio también incluyente y un desarrollo integral y social.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad