Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sangre por entradas al Super Bowl, comida por un pedazo de estadio

¿Qué estarías dispuesto a hacer por tu equipo? ¿Qué harías por conseguir entradas para el Super Bowl? Te presentamos aquí ejemplos extremos
dom 06 febrero 2011 08:00 PM
Super Bowl 45
fans super bowl Super Bowl 45

Si quieres saber más sobre el mercado más pequeño pero más exitoso de la NFL, habla con los fans.

Jim Becker, de Racine, Wisconsin, de 80 años de edad, vio su primer partido de Green Bay “un par de semanas antes de Pearl Harbor”.

Él solía vender sangre por 10 o 15 dólares por unidad para comprar boletos de la temporada. Denny DeLuca, de 57 años de edad, es chef de Carnegie, Pennsylvania, y les dirá cómo consiguió una viga del Estadio Three Rivers de Pittsburgh, y por 30 años, DeLuca lo adornó con una línea de tiempo de los grandes logros de la NFL y lo mantuvo dentro de su propio sótano.

Aunque equipos como los Browns (Cafés) de Cleveland y los Leones de Detroit podrían contar sus propias historias si hubieran llegado al Gran Juego, los Super Bowls no pueden ser tan de clase obrera como este.

“Pittsburgh ya no es el productor de acero que era hace años, pero esa parte sigue ahí, su conexión con el equipo”, dijo Ron Vergerio, de 57 años de edad, chofer de Cheswick que ha sido fan de los Acereros desde la primera vez que vio a Eugene "Big Daddy" Lipscomb jugar en los 60.

Vergerio realmente se conecta con sus Acereros, tanto, que ha pasado la última década transformando su cuerpo en un collage de jugadores y escenarios de la ciudad. Su espalda, brazos y pecho están cubiertos con el pasado y presente de los Acereros, y no son necesariamente las estrellas más grandes, sino gente que comenzó a agradarle.

Publicidad

Además de un retrato del fundador fumador de los Acereros, Art Rooney, se encuentran Kordell Stewart, Joey Porter, Lynn Swann, "Mean" Joe Greene, Jerome Bettis, Max Starks y Troy Polamalu.

Su pecho alberga el recuerdo de Mel Blount, inspiración para nombrar a su único hijo, mirando el Cliff Branch de los Raiders de Oakland, y pasó cinco horas el jueves tatuándose a Flozell Adams de la ofensiva del equipo.

“En esta ciudad, el fanatismo de los Acereros se hereda de generación en generación”, dijo. “Tengo cuatro hijos, y todos crecieron en el campo de los Acereros, y tres son niñas”.

Becker tiene 11 niños que crió como fans de los Empacadores, y durante su infancia tuvieron problemas económicos. Sintió que habría sido un error comprar boletos de la temporada con el presupuesto para la comida, por lo que donaba sangre varias veces al año para conseguir el dinero de los boletos.

En los 50, la entrada a un juego costaba 5 o 6 dólares, dijo, “ahora ni una cerveza cuesta eso”. Compró sus primeros boletos de la temporada en 1959.

“Conseguí cuatro boletos de la temporada el mismo año que vino Vince Lombardi”, dijo, en referencia al renovado entrenador cuyo nombre aparece en el trofeo del Super Bowl. “Las cosas despegaron rápidamente”.

Aunque en alguna ocasión tuvo diez pases de la temporada (consiguió seis más hace aproximadamente 20 años, cuando un amigo murió y le dejó sus boletos) ahora sólo tiene ocho. El ex esposo de su hija se quedó con dos después del divorcio.

Cuando el año pasado entró al Salón de la Fama de los Empacadores (sí, sí existe), él calculó que había vendido cientos de unidades de sangre con el paso de los años. También explicó cómo los Empacadores salvaron su vida, o al menos la iluminaron.

Durante un examen médico de rutina en 1975, un médico le dijo que padecía hemocromatosis, un desorden en la sangre que había cobrado la vida de su padre a los 43 años. El tratamiento del desorden era retirar sangre con regularidad para que los niveles de hierro regresaran a la normalidad. Un médico le dijo que quizás prolongó su vida asistiendo a todos esos partidos de los Empacadores.

Quizás no hay anécdotas tan reveladoras como el nombre de ambos equipos.

Green Bay concibió a los Empacadores en 1919, cuando el cofundador, Earl "Curly" Lambeau convenció a la Indian Packing Co., un negocio de enlatado de carnes donde él ganaba 250 dólares al mes, para que comprara el equipo y abriera el campo de la compañía para que el equipo pudiera entrenar.

Los Acereros comenzaron como los Piratas, tomando su nombre de la popular franquicia de béisbol. En 1940, el fundador Art Rooney, que había comprador al equipo por 2,500 dólares en 1933, cambió el nombre para reflejar el pilar económico de la ciudad.  

Los Rooney aún son dueños de los Acereros, mientras que los Empacadores son propiedad de 112,158 accionistas (sépase, fanáticos), que reunieron los 4.75 millones de acciones del equipo sin recibir un solo dividendo.

Además de ser la segunda y la quinta franquicia más viejas de la NFL, respectivamente, los Empacadores y los Acereros también generaron gran parte del éxito de la liga.

Green Bay tiene 12 campeonatos, incluyendo tres triunfos del Super Bowl, mientras que los seis triunfos de los Acereros en el Super Bowl son el récord de la historia de la NFL. Sólo los Vaqueros de Dallas han asistido al Gran Juego tantas veces como Pittsburgh.

Ambos equipos han sumado exitosos resultados estadísticos; vale la pena decir que el Super Bowl XLV es el primero sin porristas, pues los Empacadores no han formado un equipo desde 1988 y los Acereros desde 1970. Después de todo, es futbol.

La franquicia crea equipos desde el interior y aunque acepta que ha habido excepciones, DeLuca dice que los Acereros suelen ser jugadores humildes, reconocidos por su sagacidad mental y por su poder físico.

“Todos dicen que juegan como unidad, como una hermandad, y en su caso esto es cierto”, dice DeLuca. “Habrían metido al Pato Donald si Dan Rooney creyera que podía jugar bien”.

Aunque DeLuca cuenta muchas historias de sus días como fanático de los Acereros, una de las más fascinantes es una varilla de acero en su sótano. En el viejo Estadio Three Rivers, “en la yarda 50, tan alto como podía estar”, DeLuca se sentó años debajo de esa varilla, que apoyaba un cubículo de cámaras.

Ocultó un marcador mágico y documentaba lo más importante de los juegos: “Terry Bradshaw y su pase completo 500, Lynn Swann y tres anotaciones en un juego, Donnie Shell noquea a Earl Campbell”.

Cuando los Acereros estaban listos para retirarse de Three Rivers, DeLuca iba al estadio a ver las máquina excavadoras preparándose para la implosión. Se hizo amigo de un guardia de seguridad que acababa de mudarse de Syracuse, Nueva York, y moría de ganas por una cena deliciosa.

“Consígueme la varilla y llámame, y yo te prepararé una gran cena”, dijo DeLuca, quien cocina en un restaurante italiano de lujo. “La noche siguiente, yo estaba trabajando y tocaron la puerta. El valet dijo que había un hombre con un pedazo de metal”.

Y así, la viga se volvió parte del sótano de DeLuca, que se convirtió en un elaborado altar de su equipo favorito. DeLuca ha visto varios partidos desde la bodega, pero este año se reunirá a su hija para ver el juego, porque la Universidad Carnegie Mellon movió la Habitación Acereros de DeLuca a su galería Whatever It Takes: Steelers Fan Collections, Rituals, and Obsessions.

“¿Qué hay de nuestro amigo acerero tatuado y el cabeza de queso donador de sangre? ¿Tienen grandes planes para el Super Bowl? No, ambos dijeron que ir a un bar deportivo es una gran distracción.

Vergerio planea ver el juego en casa con un grupo pequeño, sobre todo familiar, y Becker dijo que se quedará sentado “en la silla en la que estoy ahora”.

No es el primer Rodeo

 Green Bay y Pittsburgh han asistido a 11 Super Bowls en conjunto antes de este domingo, y han tenido éxito. (Número de Súper Tazón en negritas).

 

1 Empacadores 35 - Chiefs 10

Empacadores 33 - Raiders 14

Acereros 16 - Vikingos 6

10 Acereros 21 -Vaqueros 17 

13 
Acereros 35 - Vaqueros 31

14 Acereros 31 - Rams 19 

30 Vaqueros 27 - Acereros 17

31 Empacadores 35 - Patriotas 21

32 Broncos 31 - Empacadores 24

40 Acereros 21 - Seahawks 10

43 Acereros 27 - Cardinales 23 

Fuente: NFL

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad