Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Julio César Chávez Jr. derrotó al alemán Zbik y es campeón Medio del CMB

El hijo de la leyenda venció por decisión mayoritaria al alemán Sebastian Zbik y con ello sigue los pasos de su padre JC Chávez
dom 05 junio 2011 07:54 AM
jc chavez jr
jc chavez jr jc chavez jr

Julio César Chávez Carrasco dejó de ser el cachorro que anhelaba emular las glorias de su padre y ya firmó la primera página escrita en letras doradas en su propia historia al ser el nuevo dueño del cinturón Mediano del Consejo Mundial de Boxeo.

El mayor de los hijos del legendario JC Chávez fue en crecimiento en el cuadrilátero para vencer por decisión mayoritaria (113-113, 115-113 y 116-112) al ex monarca alemán Sebastian Zbik , quien fue perdiendo la brújula del que fue su reinado y en los últimos episodios fue víctima de la furia del junior.

Chávez Carrasco se sacude un poco de la presión de ser hijo del considerado más grande campeón que ha dado México, luego de presumir un cinturón que ganó con sus puños y no con la fama del Gran JC Chávez.

Un campeonato que entra en la historia del boxeo tricolor por ser el primero que gana un pugilista mexicano en la historia de los pesos medianos y porque convierte al dúo de padre e hijo Chávez en el segundo que se apodera de coronas mundiales en territorio nacional junto a la dinastía de los Guty Espadas.

En el cuadrilátero, Chávez Junior fue un muro que aguantó de pie el ataque de Zbik en los primeros asaltos. Momentos de apremio para el retador sinaloense que absorbía mucho castigo de su oponente, que parecía enfilado a defender con éxito su corona.

En el tercer round, Zbik aterrizó con gran precisión una serie de combinaciones en el rostro de Julio, quien como queriendo dar muestras de fortaleza después de recibir los impactos, dio un par de pasos atrás para hacer un movimiento de caderas para desestimar la fuerza del ataque del que había sido víctima.

Publicidad

La primera parte del combate se inclinó claramente del lado del campeón alemán. Por cada golpe que tiraba Chávez, Zbik contestó con tres, y la efectividad de aterrizar golpes en zonas de hacer daño del germano fue altísima.

Para Julio quedaba echar el corazón para adelante y no renunciar a la oportunidad de emular a su padre. Al final del quinto episodio dio un derechazo que sacudió la cabeza del europeo, que iba perdiendo fuerza con el paso de los minutos.

La balanza dio un vuelco a partir del séptimo round. Chávez iba en crecimiento mientras su rival ya no conectaba las máquinas de combinaciones de los primeros minutos. Zbik mostró cansancio a partir de ese momento y renunció al triunfo por la vía rápida para acorazarse en la defensa.

Con el oponente perdiendo empuje y dureza, el ánimo de Chávez explotó. Se lanzó al frente para dominar los últimos cinco episodios mientras en las gradas lucía la figura nerviosa de JC en un traje de frac entre gritos de ¡Chávez!, ¡Chávez!

Con la llegada de los últimos tres minutos, la victoria y el cinturón lucían en la bolsa del heredero de Chávez. A pesar de tener control, se lanzó al frente una vez más ante el aún monarca que renunciaba a dar más batalla y prefería reclamar golpes del joven hambriento de gloria.

No había más que hacer y el cetro Mediano del CMB ya se perfilaba a tener un nuevo dueño. Como hace 27 años, Julio César Chávez Carrasco emuló el primer gran logro de su padre, cuando se coronó campeón mundial Super pluma del CMB en Los Ángeles, para comenzar el andar en una de las carreras más exitosas del boxeo mundial.

Ahora el junior le ha dado brillo a su propio nombre cuando se anunció su victoria. La primera noche que ser un Chávez es algo que va más allá de las victorias que marcaron una época dorada del Gran César del Boxeo.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad