Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El espectáculo terminó, ahora el futuro de la NBA es una incógnita

El contrato colectivo de la NBA vence el 30 de junio, para entonces dueños de los equipos y jugadores deberán tener un acuerdo
mié 15 junio 2011 07:57 AM
nba
nba nba

La proclamación de los etapa de Shaquille O'Neal y Kobe Bryant juntos con los Lakers de Los Ángeles, pero también son conscientes de que si no hay un acuerdo para la firma de un nuevo convenio colectivo, la competición de la próxima temporada peligra.

Los dueños ya han dejado muy claro en todas sus reuniones y el propio Stern lo ha manifestado públicamente, que el actual modelo económico que rige la NBA no puede mantenerse de cara a la firma del nuevo convenio colectivo.

Los jugadores, a través de sus representantes legales, como el abogado Jeffrey Kessler, consideran que la situación que se puede crear será demasiado extraña como para que los aficionados la puedan entender.

Después de que los Mavericks lograron el triunfo el pasado domingo, en el sexto partido de las Finales de la NBA por 105-95, el espectáculo deportivo del mejor baloncesto del mundo entró en un receso y la incertidumbre es la nota dominante.

Las posiciones de los dueños y de los jugadores son muy diferentes, como ha quedado demostrado en las negociaciones previas sobre un nuevo contrato colectivo que sustituya al que finaliza el próximo 30 de junio.

Cada una de las partes asegura que tiene la intención de llegar a un acuerdo mediante la negociación, pero a la vez denuncian que del otro lado no existe esa voluntad.

Publicidad

Los jugadores aseguran que los dueños tienen todo listo para un cierre patronal unilateral si no hay un nuevo convenio, siguiendo el ejemplo del colapso laboral que existe actualmente dentro de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

La última vez que los problemas laborales forzaron un cierre de campos fue en la temporada de 1998-99, en la que no se disputaron 50 partidos de competición y el Juego de las Estrellas, una situación que podría repetirse de nuevo.

Los dueños insisten en que esta temporada las perdidas serán superiores a los 300 millones de dólares y la NBA no ha cedido ante los jugadores en su deseo de un cambio significativo en la actual estructura financiera.

Los puntos claves que defienden los propietarios de los 30 equipos están relacionados con la firma de contratos más cortos y con menos garantías para los jugadores.

También quieren reformar el tope de salarios para impedir que los equipos lo superen, como pueden hacerlo ahora en algunas circunstancias, en las que pagan el impuesto de lujo.

El efecto que han tenido los jugadores libres reforzó aun más el convencimiento de los dueños que quieren cambios, porque mientras que los mercados grandes pueden hacer fichajes millonarios, los pequeños quedan fuera de la lucha.

De ahí que busquen una estructura para frenar el gasto con un tope salarial estricto, algo a lo que los jugadores se oponen con rotundidad.

Billy Hunter, el director ejecutivo del sindicato de jugadores, ha sido categórico al calificar las aspiraciones de los dueños de "irreales" y espera que las reuniones previstas para esta semana las posiciones se acerquen.

Sin embargo, hasta ahora el verdadero problema ha sido encontrar el punto medio, de no conseguirlo, la NBA será actualidad en los tribunales de justicia como sucede con la NFL.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad