Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

125 años de Wimbledon: testigo de la historia del gran tenis

El prestigioso torneo que se realiza en Inglaterra festeja con exhibiciones su aniversario y su legado al tenis
vie 24 junio 2011 10:45 AM

Como curador del museo del torneo más antiguo y probablemente más prestigioso de tenis del mundo , Honor Godfrey vive la rica historia de Wimbledon todos los días.

De hecho, a sus 61 años, ayuda a revivir el pasado en la colección y tour interactivo del museo, que este año destaca la edición número 25 del torneo sobre césped.

“Me encanta coleccionar los aspectos del museo y encuentro los campeonatos muy estimulantes”, dice.

“Tratamos de capturar cualquier cosa que sea nueva o muy, muy diferente. Cada campeonato es diferente y cada campeonato es un desafío”.

Las piezas expuestas incluyen algunos de los equipos de juegos de los primeros juegos sobre césped, un cartel desechado del torneo de 1893, hallado en casa de alguien, y adornos kitsch de tenis y originales del vestidor de los hombres.

La moda de todas las épocas enriquece la recolección, desde trajes antiguos para mujer increíblemente poco prácticos, hasta diseños clásicos de Ted Tinling y prendas usadas por recientes campeones como Rafael Nadal , Roger Federer, Serena Williams y Maria Sharapova.

Publicidad

La reconocida y enorme fila para entrar a Wimbledon, que fue una característica del torneo durante el siglo pasado, es el centro de la exhibición especial de este año.

Esta exposición recoge anécdotas de espectadores que a menudo han pasado toda la noche en su intento de lograr entrar en la codiciada pista central.

Otro punto a destacar es la exhibición que conmemora el partido más largo en la historia del tenis, la épica batalla de 11 horas entre el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut en Wimbledon el año pasado, dividida en tres días.

“Mahut vino a visitar el museo y tomó fotografías de esta muestra”, dice Godfrey.

El All-England Club, sede de Wimbledon, es la cuna del tenis como lo conocemos . Antes de que el club introdujera el juego en césped en 1875, había sido en gran medida un deporte de interiores.

La llegada del juego al aire libre se debió principalmente a un hombre, el empresario victoriano Mayor Walter Wingfield.

“Él popularizó el juego enormemente. Produjo un set que incluía una red, postes, raquetas y pelotas para jugar el juego; y lo más importante es que tenía sus reglas”, dice Godfrey.

“Fue absolutamente fantástico en la comercialización de este producto y envió su juego a todo el mundo. Tenía muy buenas conexiones con el clero, los abogados, y la aristocracia, y envió miles de juegos en el primer año, en 1874”.

El All-England Club comenzó como una organización de croquet, y los primeros campeonatos de tenis allí en 1877 ayudaron a recaudar fondos para reparar el rodillo roto que mantenía la hierba plana en el sitio original en Worple Road, en el suroeste de Londres.

“Estaba abierto para todos pero era un campeonato de caballeros”, dice Godfrey.

“Todos los que entraban al campeonato pagaban una guinea (con un valor de alrededor de 80 dólares actuales) por cuota de entrada, y los espectadores que vinieron a ver el final pagaron un chelín cada uno (unos cuatro dólares) y vieron a Spencer Gore derrotar a William Marshall en la final”.

Gore era un aficionado del cricket y creía que el tenis al aire libre nunca se pongan al día. Perdió en la final al año siguiente, pero en el momento de su muerte en 1906 el tenis ya había capturado la imaginación del público.

El museo muestra 1,893 carteles que muestran que las mujeres y las competencias de dobles se habían añadido al calendario de Wimbledon, que ese año comenzó a las 4.30 por la tarde y se realizó del 10 al 17 de julio, curiosamente cerrando en lunes.

“Lo genial de ese cartel es quelo encontraron apretujado detrás de un espejo y lo envió alguien al museo diciendo: '¿Les gustaría tenerlo? Si no lo necesitan, sólo quémenlo'”.

En 1922, incapaz de hacer frente a la demanda de entradas, el club se trasladó desde la carretera Worple a su sitio actual en Church Road, un paseo sinuoso con subidas y bajadas a través de caminos con filas de árboles desde la estación de tren local, que bien podía poner a prueba a los que visitaban por primera vez. Hay un servicio de autobús durante el campeonato, lo cual es una opción más fácil.

Esa época del torneo introdujo a jugadores extravagantes como Suzanne Lenglen, la seis veces campeona de Wimbledon que revolucionó lo que las mujeres podían usar, y a su compatriota Jean Borotra –el dos veces ganador que fue uno de los cuatro mosqueteros del tenis masculino de Francia.

El museo evoca su gracia y su estilo con piezas Art Deco de diseñadores como Karl Hagenauer y Ferdinand Priess, junto con material fílmico de la época. Es la exhibición favorita de Godfrey.

Esa muestra es seguida por los escaparates de moda que dominan la segunda mitad de la visita al museo.

“Cuando las mujeres comenzaron a jugar tenis de césped se vestían con sus mejores ropas de fiesta de jardín. Usaban corsés y capas de enaguas debajo de la ropa. Eso dificultaba jugar”, dice Godfrey.

“El Mayor Wingfield decidió pesar la ropa usada por una dama oponente en un juego y encontró con que eran 4.9 kilogramos de peso –que es cerca de cinco bolsas grandes de azúcar– a diferencia de sus ropas, que eran alrededor de 2.4 kilogramos.

Tinling era un ex jugador de tenis que se convirtió en árbitro personal de Lenglen antes de ganar fama como diseñador de ropa.

Vistió a las mujeres campeonas de Wimbledon en la década de 1950, 60 y 70, mientras que la legendaria Billie Jean King se aseguró de que su legado perdurara hasta una cuarta década, cuando lució una de sus creaciones en la final de dobles mixtos de 1984.

El tour también incluye un holograma de John McEnroe, quien recuerda su primera visita al sagrado vestuario de hombres como “un chico punk de 18 años, de Queens, Nueva York, que de alguna manera llegó a las semifinales en Wimbledon”.

“Si has llegado aquí, sabes que eres alguien. Aquí es donde realmente comenzó la competencia. Aquí es donde la adrenalina comenzó realmente a bombear” dijo el estadounidense, quien ganó tres títulos de Wimbledon.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad