Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Calderón alaba el esfuerzo de la Sub-17 como ejemplo para el país

El presidente recibió a los jugadores de la Selección Mexicana de Futbol, con medallas y trofeos, y alabó su esfuerzo como ejemplo
lun 11 julio 2011 02:33 PM
recorrido de la sub 17 hacia el angel de la independencia
sub-17-recorrido recorrido de la sub 17 hacia el angel de la independencia

¿Participaste en la celebración del Tri Sub-17? Comparte tus fotos y videos con ireport@expansion.com.mx

(CNNMéxico) — El presidente Felipe Calderón dijo en una rueda de prensa conjunta con los jugadores de la Selección de futbol Sub-17, que México no será el mismo después de obtener el campeonato mundial porque el trofeo servirá para cambiar la manera en que el país enfrenta las dificultades.

“Tenemos que aprender mucho de la garra, del tesón, de la perseverancia de estos jóvenes”, sostuvo el mandatario. 

También los invitó a imaginarse como campeones del mundo de la selección mayor, y les gradeció por la alegría que dieron al país: “El día de ayer fue un día muy emocionante para todos los mexicanos”.

El capital del equipo, el delantero Antonio El Pollo Briseño, dijo que su triunfo era un ejemplo de que el país puede brillar en varias disciplinas deportivas: “Los mexicanos somos grandes personas y grandes deportistas”, aseguró. También destacó que su triunfo fue resultado del trabajo en equipo.

El director técnico, Raúl El Potro Gutiérrez, dijo que antes de salir a la cancha este domingo expuso a los jóvenes el concepto de héroes. Les dijo que estos son personas que hicieron un compromiso extraordinario porque se necesitaba cambiar algo, y que los jóvenes se dieron cuenta de que ellos debían asumir ese rol.

Publicidad

“Lo que vivimos en el Turibús nos tiene que marcar, porque esa felicidad nosotros tenemos la posibilidad de hacerla permanente”, concluyó. 

Entre bocinas y vítores

El recorrido triunfante de la Sub-17 por la Ciudad de México arrancó poco después de las 11:00 (hora local) de este lunes con cientos de aficionados aclamando al delantero  Julio Gómez  cuando éste y sus compañeros abandonaron el hotel donde se concentraban y subieron al Turibús rumbo al emblemático Ángel de la Independencia.

Gómez llevaba en la cabeza su ahora característico vendaje y en la mano su Balón de Oro al mejor jugador del torneo. Al paso del autobús, los aficionados hicieron sonar las bocinas de sus autos y los recibieron con gritos y vítores, mientras los futbolistas mostraban sus medallas y sus trofeos.

"¡Olé, olé, olé!", cantaban los seguidores del equipo a lo largo de las calles que mostraban ambiente de fiesta, mientras los transeúntes detenían su camino para ver pasar a los futbolistas y saludarlos, y algunos más los observaban desde los puentes peatonales.

Los oficinistas, ataviados con traje formal, abandonaban sus trabajos para tomar una fotografía del recuerdo de los campeones que consiguieron el triunfo contra la selección de Uruguay este domingo en un marcador de 2-0 en el Estadio Azteca.

Alegre alteración del tráfico

El Periférico, una de las principales vías de comunicación de la ciudad, se paralizó por momentos ante el paso de los campeones, que cantaban y brincaban durante su trayecto.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal escoltaba y allanaba el recorrido de los jugadores con decenas de motocicletas, mientras que los familiares de los jóvenes les seguían a distancia a bordo de otro autobús.

Docenas de automovilistas detuvieron sus vehículos en vías de alta velocidad para ver pasar el contingente, que avanzó a una velocidad de entre 20 y 30 kilómetros por hora.

El Turibús llegó poco después de las 12:39 a la céntrica Avenida Paseo de la Reforma, con dirección al Ángel, donde se encontraba la mayor concentración de aficionados, que gritaban "¡México, México!". Los seguidores lanzaban playeras a los jugadores con la esperanza de conseguir un autógrafo.

Familias, estudiantes, amas de casa, oficinistas y trabajadores de comercios de la zona abarrotaron el monumento armados con banderas, vendas en la cabeza, cámaras fotográficas, trompetas, playeras de la Selección Mexicana, pelucas con los colores de la bandera, pancartas y espuma.

"Olé, olé, olé, México campeón" y el tema Cielito Lindo fueron otros de los cánticos que se escucharon al paso de los pupilos del técnico Raúl El Potro Gutiérrez, ataviados con coronas de fantasía, rumbo a la Glorieta de la Palma, en el centro de la ciudad. De ahí se encaminaron a su siguiente parada: la residencia oficial de Los Pinos, para entrevistarse con el presidente mexicano.


Con información de mediotiempo.com

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad