Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Venezuela, de 'Cenicienta' a princesa del futbol sudamericano

Tras la sorpresiva actuación de la 'vinotinto' en Copa América, la afición venezolana ya siente el amor que el futbol le había negado
mié 20 julio 2011 12:35 PM

Los últimos tres goles de Venezuela en la Copa América fueron en jugadas pensadas, con el balón detenido. César Farías, un ex futbolista frustrado que decidió poner fin a su carrera para convertirse en entrenador, se volvió obsesivo con este tipo de esquemas.

A primer poste siempre, con el balón enviado de manera sesgada a donde el defensa Osvaldo Vizcarrondo aparece para rematar al arco o desorientar a la defensiva. La premisa es que los centros los tire el mejor jugador de su historia, Juan Arango.

Antes se creía que Venezuela giraba en torno a tres puntos: telenovelas, beisbol y mujeres hermosas. La implosión novelesca en la pantalla chica fue en gran parte de una generación de escritores que tomaban a los grandes letristas para modificar ciertos aspectos y con una historia que concordara con el estilo de vida venezolano.

“Para muchos puede ser una sorpresa, pero este equipo merece respeto; algunos pensaban que sólo sabíamos hacer telenovelas pero crecimos con humildad y tranquilidad”, dijo después del juego contra Chile el arquero Renny Vega.

La Ciudad de San Juan será inolvidable para un pueblo que se cansó de sufrir ofensas . "Ya no pedimos respeto, ahora lo ganamos”, dijo Farías tras consumar sus logros, y que tiene tras de sí, a una multitud que se ha embelesado con el futbol.

Pero de un tiempo a la fecha, la telenovela del futbol venezolano viene modificándose, desde que se acostumbró a ser comparsa de los rivales, hundida en un profundo silencio, viendo pasar de largo las eliminatorias, hasta su primer gran éxito que sin embargo no fue en esta edición, sino el de perseguir un anhelo y confiar en César Farías después de haber organizado su primera Copa América en 2007.

Publicidad

Para 2009 se clasificó por vez primera a una competencia regida por la FIFA al ganarse el derecho de jugar el Mundial Sub-20 en Egipto. Cuando los venezolanos dejaron de creer que todo era beisbol en lo deportivo, se volvieron locos con la actuación de sus muchachos que clasificaron a octavos de Final tras perder con los Emiratos Árabes Unidos.

Lo más valioso para los venezolanos es que su propia novela empieza a darles el amor que tanto les negó el futbol. Hasta esta edición de la Copa América en Argentina, Venezuela era el peor equipo de la historia; lo seguirá siendo, pero el futuro es diferente.

La vinotinto sólo contaba con dos victorias, en 1967 (3-0 a Bolivia) y en el 2007 (2-0 a Perú), por lo demás, los números son demoledores: nueve empates, 38 derrotas y -121 en la diferencia de goleo. En esta excursión argentina, no ha conocido la derrota a pesar de que tuvo que enfrentar a potencias consagradas como Brasil y otras en vías de desarrollo como Chile y Paraguay.

Tanto ha sido la euforia del ascenso venezolano, que hasta el presidente Hugo Chávez ha olvidado un poco sus malestares de salud para escribir en su cuenta de Twitter cada vez que hay un gol de su selección. Ante Paraguay puso, “Gooool, ¡Viva Venezuela! ¡Viva Salomón Rondón! ¡Vamos muchachos!, este equipo será a sangre y fuego”.

El mandatario no se equivocó. Minutos después el portero Renny Vega se iba al frente a rematar un tiro de esquina y movió de tal forma la pelota que le cayó a su compañero Perozo para empatar a Paraguay. Ante Chile, Hugo Chávez felicitó al equipo por su pase a semifinales.

César Farías es el gran artífice de esto. Hijo de una maestra de colegio, no aguantó desperdiciar tanto talento por la falta de organización. Es meticuloso y empedernido del orden. Le habla al oído a los jugadores a los que puede tener capturados por horas diciéndoles consejos de futbol.

“Lo más importante es sincronizar la defensa y planear los esquemas. La ejecución es fundamental en el futbol”, mencionó el estratega, quien fue uno de los grandes seguidores de Vicente del Bosque, entrenador español al que expuso sus dudas en Sudáfrica. 

Ya resueltas varias de ellas, ahora aplica las fórmulas en beneficio de su país. “El futbol venezolano estaba montado al revés. Sólo le hemos puesto orden y dado la vuelta. Aprovechamos mucho la Copa América del 2007 para edificar una liga de 18 equipos, una segunda división de otros 18 y exigir a los clubes invertir en las bases, en los niños”.

El final feliz de la telenovela venezolana puede venir ante Paraguay.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad