Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Yao Ming, el 'pequeño gigante' que contagió el basquetbol en China

El exitoso jugador chino de la NBA anunció su retiro del basquetbol. Él logró ser uno de los jugadores extranjeros más reconocidos
jue 21 julio 2011 03:41 PM
yao
yao ming yao

Con una breve declaración, la superestrella más alta de China anunció este miércoles su retiro del basquetbol, después de semanas de intensas especulaciones en los medios sobre su futuro.

“Voy a terminar mi carrera deportiva y formalmente me retiro del juego de basquetbol”, dijo Yao Ming, quien cumplirá 31 años en septiembre, ante una concurrida conferencia de prensa en su ciudad natal.

El nativo de Shanghái, cuya estatura es de 2.29 metros, culpó a las lesiones persistentes de cortar su gloriosa carrera en la cancha .

“A finales del año pasado, nuevamente tuve una fractura por estrés en mi pie izquierdo y tuve que alejarme del basquetbol”, dijo. “Desde entonces, al igual que muchos amigos que se preocupaban por mí, esperaba y tenía la esperanza de que podría regresar”.

El llamado Pequeño Gigante, fue firmado por los Rockets de Houston en 2002 como la principal selección general en la Asociación Nacional de Basquetbol (NBA por sus siglas en inglés) en Estados Unidos.

Desde entonces, Yao anotó un promedio de 19 puntos por partido y en ocho ocasiones fue elegido como jugador All Star de la NBA, convirtiéndose en uno de los jugadores extranjeros más exitosos en la liga.

Publicidad

Sin embargo, durante los dos últimos años, lesiones en el pie y en el tobillo lo obligaron a perderse la temporada 2009-2010 y alejarse la mayor parte del último torneo después de sólo cinco partidos.

A pesar del reciente revés, el excentro de los Rockets de Houston hizo una mención especial en inglés para agradecer a la que considera su ciudad adoptiva.

“Hace nueve años, llegué a Houston como un jugador joven, alto y delgado”, dijo. “Toda la ciudad y el equipo me transformaron en un hombre maduro —no solamente como jugador de basquetbol ahí también tuve a mi hija”.

Amy, la hija de un año de Yao, sonriendo ante un muro de flashes, casi opaca a su famoso padre cuando toda la familia —incluyendo a los padres y la esposa de Yao— subió al escenario.

El potencial lugar de su nacimiento fue un tema polémico en China el año pasado, mientras los seguidores debatían las implicaciones de que su héroe, quien había liderado a la selección nacional en campeonatos mundiales y los Juegos Olímpicos, se convirtiera en padre de una ciudadana estadounidense.

En la conferencia de prensa, en medio de grandes elogios de funcionarios deportivos, Yao contestó las preguntas a quemarropa de los periodistas —las cuales iban desde su partido más memorable hasta el primer “papi” de su hija— con su acostumbrada brevedad y seco sentido del humor.

“En la Tierra”, respondió cuando un periodista local le preguntó en dónde tenía pensado vivir en el retiro.

Ahora como dueño de su antiguo equipo, los Shanghai Sharks, Yao describió un ocupado calendario después del retiro, lleno de trabajo, incluyendo entrenamientos, fundaciones de caridad y comercio (demasiado ocupado para ayudar a mejorar a la selección holandesa, como le sugirió un periodista holandés).

También solicitó a los aficionados chinos a seguir viendo basquetbol, en medio de la preocupación de que su salida pudiera disminuir el interés nacional en el juego. La franquicia de la NBA ha hecho avances enormes en China gracias a la popularidad de Yao.

La liga le pagó a Yao 93 millones de dólares durante sus nueve años de carrera. También ganó un estimado de 25 millones de dólares en patrocinios de productos locales y marcas internacionales como Apple, McDonald’s y Visa.

Sin embargo para sus admiradores, el papel multifacético de Yao como estrella deportiva, ídolo nacional y embajador cultural simplemente lo hace invaluable.

Hong Nanli fue la única periodista a la que se le permitió subir al escenario cuando le presentó a Yao un regalo especial: una enorme impresión de una fotografía elegida entre miles que le había tomado desde que era un deportista adolescente.

“Era su seguidora incluso antes de que se convirtiera en estrella”, dijo la fotógrafa deportiva de 73 años del diario Oriental Sports Daily. “Cuando me enteré de su retiro, tuve un sentimiento de pérdida —ya no veremos de nuevo al Pequeño Gigante en la cancha”.

Incluso la estrella de basquetbol sonaba más optimista —y un poco filosófico— cuando CNN le preguntó: ¿Cuándo veremos al siguiente Yao Ming en la NBA?

“Yo seguí los pasos de alguien —jugadores chinos en la liga que estuvieron antes que yo”, dijo. “Siempre es tomar el legado de jugadores anteriores —lo tomas, ganas experiencia con eso y creas tu propio éxito.

“Creo que en el futuro habrá más jugadores chinos siguiendo nuestros pasos y avanzando todavía más”.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad